13 junio 2024

TXARRENA es el juguete de Enrique Villareal “El Drogas” ahora que la actividad de los navarros Barricada se ha interrumpido tras los actos de celebración de su 25 aniversario y la posterior grabación y gira del álbum conceptual “La Tierra Está Sorda” dedicado íntegramente a la guerra civil española.

Y es que El Drogas manifiesta en los últimos años una hiperactividad que no le permite permanecer estático y necesita un vehículo con el que dar salida a su prolífica faceta de escritor de canciones y resucitar a Txarrena, casi veinte años después de la edición de su debut, aunque con nueva formación, tiene el sentido necesario ya que como se ha demostrado con la publicación de su actual “Azulejo Frío” muchas de las composiciones que figuran entre los 15 cortes del cd difícilmente tendrían sitio en el repertorio de la banda madre.

Comentaba unos días antes de la fecha de la actuación con un miembro de otra banda nacional que “El Drogas” se ha convertido, además de en uno de los personajes fundamentales para comprender el rock nacional de las últimas décadas, en una “marca” capaz de aglutinar a su alrededor un movimiento de seguidores que en una cifra cercana a 300 pasaron generosamente por taquilla y dieron color a un espectáculo musical, con el acostumbrado buen sonido que goza la Jimmy Jazz de Vitoria, que rozó las dos horas de duración en las que Enrique, liberado de sus labores de bajista, nos obsequió con representaciones ligeramente teatralizadas de las composiciones de sus trabajos y con varios cambios de vestuario y máscaras que dieron un colorido especial a la actuación.

Porque arriesgar como lo hizo y dejar al lado todas sus composiciones con Barricada, dedicándose únicamente a tocar de manera completa los dos trabajos de Txarrena, propició que la audiencia permaneciera más estática de lo habitual en este tipo de espectáculos y centrada en el contenido de unas canciones que se alejan de motivaciones sociales y se concentran en las preocupaciones de su compositor: fundamentalmente en el paso del tiempo, la vida en la noche y las relaciones personales (enfocadas por supuesto desde su particular punto de vista). Pero El Drogas es perro viejo en estas lides musicales, las ha visto pasar de todos los colores, y se ha sabido rodear de una banda diametralmente diferente a Barricada en cuanto a sonido y técnica de ejecución y ha echado mano de dos componentes de la banda Lengua De Trapo: El Flaco al bajo y un sobresaliente Txus Maraví a la guitarra que dio una exhibición de técnica y gusto por el sonido limpio de acordes abiertos y sencillez sonora que arropó una voz que contó más que cantó y que recitó más que entonó las letras. Una pena que no pudiera estar en esta fecha a la batería Brigi Duque por sus compromisos con Koma, sustituido por Iosu “Viti”, que cambió pegada por precisión y groove.

Apareció el vocalista sobre las tablas con una cachaba en la mano que apenas abandonó durante toda la velada y una máscara en la cara para empezar con Salvaje Mirar y enlazarla con Así, también de su nuevo trabajo, y a partir de aquí combinar composiciones casi sin pausas entre las mismas y con menos comunicación con el público de lo que es habitual en él. Una audiencia que por su parte respondió de manera favorable en todo momento aunque se mostró más cercana a los instantes más enérgicos como Todos Los Gatos (quizás el tema más “barriquero” de los interpretados), la poética El Fuego De La Tarde (personalmente el mejor momento de la velada) o las más antiguas Nos Queda Poco Tiempo, El Lobo Feroz (máscara incluida), Empujo Pa´Ki o la versión de Frío de Alarma. Además estuvo la sorpresa al ver al cantante con una guitarra acústica en las manos para interpretar Todo Lo Enamora, guitarra slide de Txus incluida, y una respuesta algo más fría en temas como En Punto Muerto.

Podemos decir por todo ello que fue un concierto con varios altibajos en cuanto a intensidad y que alternó momentos de excitación con otros un poco más densos, motivado probablemente por la extensión del mismo y el empeño en no hacer concesiones al repertorio. La banda cumplió sobradamente con su papel y el protagonista de la noche se desenvolvió con tablas ante la tesitura de aglutinar todas las miradas sobre él sin poderse “esconder” tras su instrumento. El repertorio aguantó bien el envite a pesar de la distancia en el tiempo entre las grabaciones y la audiencia salió más que contenta de poder escuchar una voz inconfundible haciendo las cosas “de otra manera”. La continuidad del proyecto será la que produzca un asentamiento entre el público, que no ha dudado en entregarle su favor a la primera de cambio, pero la sombra del grupo de la Txantrea será siempre demasiado larga.

VITORIA – REPERTORIO –

1- SALVAJE MIRAR
2- ASI
3- EL CHARCO
4- TODOS LOS GATOS
5- DIRECTO A LA CABEZA
6- QUIERO QUE
7- DEJALO MUÑECA
8- DIME COMO BESAS
9- NOS QUEDA POCO TIEMPO
10- PIEL DE GATO
11- PELEA DE BARRO
12- POCA LUZ
13- ESTOS CLAVOS
14- TODO LO ENAMORA
15- EN PUNTO MUERTO
16- EN OTROS RINCONES
17- CON TU PIEL
18- ELLA NO PARA
19- EL PELDAÑO MAS CERCANO
20- EL FUEGO DE LA TARDE
21- NADA SIN TI

22- ALGO MAS QUE TU CARIÑO
23- EL LOBO FEROZ
24- ALGUNAS COSAS POR TERMINAR
25- FRIO
26- OTRO CORAZON
27- EMPUJO PA´KI
28- AZULEJO FRIO