Crónica del Concierto : Charles Lavaigne + Barzin . Teatro del Arte. Madrid. Son Estrella Galicia. Abril 2014.

, , Leave a comment

barzinHay canciones preciosas en las formas aunque sean duras en contenido y bonitas maneras de interpretar esas canciones, y si hubo una máxima el pasado martes en la actuación de Barzin fue esa capacidad de embelesar a los espectadores del Teatro Del Arte ,dentro del ciclo Son Estrella Galicia,  con su majestuosa interpretación en directo.

El nuevo trabajo del intérprete canadiense llegaba tras cinco años de parón «To Live Alone In That Long Summer” (Monotreme Records, 2014) vuelve a meterse de lleno en su forma de interpretar la Americana con sello propio. El universo melancólico del cantautor vuelve con fuerza a través de sus nueve temas más recientes, y este aura fue el que se impregno desde que el quinteto hiciera entrada en el acogedor Teatro.

Un público afianzado y el boca a boca parecen ser el secreto de la banda, que manifestaron sentirse cómodos y fueron  amables y sobre todo respetuosos con un público que tuvo un sentimiento recíproco con el grupo.

Past All Concerns‘ abría la velada , incluida en su álbum de debut, con importante papel del pedal-steel en el esqueleto de un tema que arrancó la primera oleada de ovaciones. De seguido fueron atacados los temas de su nuevo trabajo , un halo de intimismo y añoranza hacía acto de presencia con ‘All The While’ , acompañado a los coros con su partener femenina , Amy Manusov, que lo mismo tocaba el xilófono que endulzaba las melodías con su voz (All the while/ you wait for your heart/ to wake up). ‘Without Your Light‘ volvía a recrear esa neblina  donde el slowcore se satura con polvo desértico , polvo que desempolvaron para volver a traer al desaparecido Jason Molina (Songs:Ohia , Magnolia Electric Co. ) y marcarse una versión de ‘Cross The Road‘. Un par de temas más fueron llamados a escena para manifestar su soledad veraniega, ‘You Were Made for All Of This’ e ‘Is Hard To Love Blindly’ (ésta reservada para el final).

Influencias que van desde Low a Sun Kil Moon o Bill Callahan se hacían patentes en el recorrido del setlist. ‘My Life In Rooms’ y ‘Won´t You Come’ (de nuevo engrandecida con esa triste sensualidad coral) volvían al pasado de la banda (‘My Life In Rooms‘) . ‘Nobody Told Me’ aceleró el tempo más de lo habitual (Nobody told me / forgetting could be so hard) , grata sorpresa. El camino a casa estaba cerca y nos llevó de copilotos en ‘Let´s Go Driving’ acunándonos con esa bella parsimonia hacia los bises. Otro detallazo más del artista fue recoger la petición que poco antes un admirador había dejado en la palestra pidiendo  ‘Just More Drugs‘ ; tras mostrar su preocupación por si saldría airoso ante un tema que llevaba tiempo sin ensayar (cualquiera lo diría), prometió que lo intentaría y lo hizo en acústico para deleite de todos en general y de Miguel en particular , eso sí después de poner broche de oro con su banda cerrando con ‘In The Morning’. Y es que la cercanía de músicos de la talla de Barzin ensalza su grandeza.

Abriendo para el canadiense y los suyos estuvo Charles Lavaigne, en formato trío. El intérprete defendió guitarra en mano principalmente temas de su último trabajo ‘The Birdfish’. Acompañado de chelo y guitarra logró aromatizar un folk de raíces de un sonido más personal y logrando atrapar a los espectadores con su pose de cantautor pateador de áridos terrenos.

 

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico