Crónica del concierto de Lüger en la sala Shocko de Madrid – Septiembre 2011

Esta fue la segunda cita de la gira que comienzan los madrileños Lüger por nuestro país. Precisamente después de comenzarla un día antes en la sala Porta Caeli de Valladolid. Las referencias no admitían peros. Un primer disco que les sacó del anonimato de un fuerte empujón, varios directos entre los que destacan los más recordados en el Día de la Música y Sonorama Ribera. Ahora vuelven en un segundo asalto con Concrete Light(2011), segundo álbum que mantiene las líneas psicodélicas y kraftwerkianas que les caracterizan.

La sala Shocko fue la encargada de albergar el evento, y no se le pueden poner demasiadas pegas al sonido que se consiguió, sobre todo acostumbrados como estamos a ciertas salas que no vamos a mencionar. Y hay que destacar el atractivo de las proyecciones en la pared semicircular del escenario y en los laterales de la sala que da un aire envolvente al espectáculo. Antes de los principales, la banda de rock instrumental La Muñeca de Sal hizo un buen trabajo a pesar de tener que tocar para menos de veinte personas. Sonaron contundentes y con garra, perfectos para abrir boca a lo que venía, aunque después de unas cuantos temas su propuesta se hizo ciertamente monótona. Lo paliaron con una versión de Voyage Voyage de Kate Ryan de Desireless que nos sacó una sonrisa a todos.

Llegando el momento de Lüger, aparecen entre nubes de humo para desparramar su rock psicodélico por doquier y hacer que los cuellos se movieran allí donde mirasen. Con un setlist a medio camino entre sus dos trabajos demostraron que las críticas recibidas en cuanto a su potente directo son más que merecidas aunque les quede todavía camino por recorrer. Comenzaron presumiendo del sitar que llama la atención en Zwischenspiel/Quidquid Latet Apparebit como tranquilo aperitivo. Pero si lo que queréis es olvidaros por un rato de la vida cotidiana las píldoras perfectas son Hot Stuff y Swastika Sweetheart, arrolladoras ambas dos. Y que decir del ritmo trepidante del que presumen con Dracula’s Chauffeur Wants More. Aunque tal vez un poco menos de intensidad en los sintetizadores hubiera dado más protagonismo a la voz de Daniel Fernández, no impidió que nos golpeasen con el estribillo de Monkeys Everywere. Y para qué vamos a engañarnos, es una de sus señas de identidad y saben explotarla.

Para un futuro, Lüger es otro de los grupos que se han ganado a pulso la etiqueta de ‘muy recomendable directo‘. En nuestra agenda se han ganado un sitio preferente.

6 comentarios sobre “Crónica del concierto de Lüger en la sala Shocko de Madrid – Septiembre 2011”

  1. No vimos el mismo concierto. La muñeca de sal monótonos?¿ Si tocaron 30 minutos…. y fueron los mejores de la noche con diferencia. Los que si hicieron monótonos fueron los siguientes…. y la maldita prensa chupaculos que os movéis al son de las modas absurdas. Menuda mierda de reportaje.

  2. No mo lo puedo creer. Que el tema de los 80 de Desireless “Voyage, Voyage” se lo atribuyas a Kate Ryan no puede ser cierto. Tio, aprende a escribir, infórmate y sobre todo, ten criterio a la hora de hablar. Ah, por cierto, sin desmerecer a Lüger, que son muy buenos, si algo es monótono es el kraut, presisamente el género que practican ellos. La muñeca de sal me parece un gran grupo con una gran trayectoria como para que los descalifiques así.De verdad, alucinante que te dejen publicar esto. Saludos desde Madrid. Y por si acaso tenías alguna duda, “Come as You Are” no es de Ramoncín.

  3. Veo que esto está levantando revuelo. En primer lugar el que tiene boca se equivoca, y es mejor eso que no decir nada. Aquí he expresado mi opinión, lo que sentí durante el concierto. Tenéis el derecho de hacer lo mismo, pero tal vez os faltan formas.

  4. Si, el error de Kate Ryan se las trae…lo malo es que digas que La Muñeca de Sal fueron monótonos con apenas 30 minutos de concierto y como tu dices con sorpresas como la inesperada versión del Voyage. Además alternaron muy bien los tiempos, cosa nada fácil en el post-rock tod@s nos quedamos con muchas ganas de más, habrá que seguirles muy de cerca…”Monótono” fue más bien Lügger, a los 45 segundos de concierto ya lo habían dicho todo. ¡Cúanto mejor habría sido invertir el orden de los grupos!. Saludos!

  5. Tenéis razón en cuanto al error de Voyage, pero todos los días se aprende no?
    Ya digo que cada uno tiene su opinión, y la mía es que fue un buen concierto pero que no me transmitió más al final que al principio. Como dices, no es fácil dentro del post-rock sorprender más allá de los cánones establecidos, pero esa no es la cuestión.
    En cuanto al concierto de Lüger, no estoy para nada de acuerdo con vosotros. Los 45 primeros segundos fueron el tema con el sitar, tal vez te refieras a esa, pero el resto del concierto no tuvo desperdicio. Tampoco me refiero a que hiciesen o no cambios de registro, si no a la sensación que me transmitía.
    De todas formas, gracias por argumentarlo tan amablemente y espero volver a ver a La Muñeca de Sal para cambiar mi opinión. Un saludo!

  6. A mí me fliparon los dos grupos!
    Más bolos de estos es lo que necesitamos, grupos distintos, sonidos sorprendentes, en vez de los de siempre.
    Salud!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.