20 mayo 2024

Los Tiki PhantomsLos Tiki Phantoms decidieron presentar su nuevo disco, Los Tiki Phantoms Mueven el Esqueleto, el pasado viernes 1 de abril en la sala La [2] de Apolo. Su objetivo era claro y directo: hacer que todo el mundo bailase hasta perder el sentido. Lo consiguieron a base de un surf-rock crudo y directo, increíblemente potente, que hacía moverse hasta al más pasmado.

A los Los Tiki Phantoms hay que verlos de dos maneras. Primero como músicos, por muy obvio que parezca. La segunda como maestros de ceremonia, de esos que consiguen que comulgues con el espectáculo, que te involucres y les sigas el rollo. Los segundo lo consiguen ha base de una imagen bien cuidada, una pose y una comunicación con el público directa, como si estuviesen hablando con esos colegas con los que se van de cañas desde los quince años. Ninguno de los fantasmas habla, salvo el que parece el líder, el bajista (desconozco si es El Beat, El Bravo, El Kanibal o El Kahuna). Este aparente líder consigue alterar a las masas a base de comentarios sarcásticos, irónicos y con muy mala leche, propios de cualquier amante de sonidos del rock sucios como el garage, punk o el mismo estilo instrumental que destilan. En resumen, se deja de tonterías.

A la buena puesta en escena hay que sumar los juegos. ¿Juegos? Sí amigo, has leído bien. Todo aquel que vaya por primera vez a ver a estos profetas del dios Tiki, que tenga cuidado. La Conga o la Carrera de colchonetas de playa harán que la pista de baile se convierta en una auténtica locura. Si no lo has adivinado, la Conga no es más que todo el público, con fantasmas incluidos, bailando una caótica conga en medio de la pista. Más miga tiene la Carrera de colchonetas de playa que consiste en básicamente en ir de un lado a otro de la sala subido sobre una colchoneta, de playa. ¿Y el mar? Pues a falta de mar bueno es el público. Aún no me explico como, de las seis o siete personas que saltaron sobre el público, ninguna se abrió la cabeza. Hasta uno de los Tiki salto sobre una colchoneta, por eso de ver que pasa.

Los Tiki PhantomsPero volvamos a los puntos principales. ¿Qué hay del primero? ¿Su música merece la pena o toda la parafernalia descrita solo sirve para ocultar su música mediocre? Una cosa que he visto en la mayoría de los grupos de surf es que suelen cuidar mucho su directo. Los Tiki Phantoms no son menos. En directo, su música suena imparable, potente, con una rabia que roza el punk en algunos temas, pero ante todo es una música cuidada. Da lo mismo que estén sobre el escenario o en la pista, bailando con el público, sus temas siguen sonando bien, con un ritmo feroz que no te dejará descansar ningún momento. Parece que la forma que tienen de rendir culto a Tiki consiste en matar a todos sus asistentes a base de buenos ritmos.

Tocaron tanto temas de su nuevo disco como de los anteriores. Podríamos destacar grandes temas, que en directo suenan frenéticos, como Vulcan (de su disco Regresan de la Tumba), Estampida (de su segundo disco Y el Ejército de las Calaveras) o cualquiera de su increíble nuevo disco. Personalmente me quedo con los temas Siberia y sobre todo, su versión de Take on Me rebautizada Tiki on Me.

Tras más de una hora de concierto y dos bises, tanto Los Tiki Phantoms como el público acabamos extenuados. Esa noche nuestros bailes aplacaron la ira del dios Tiki de manos de sus profetas. Tiki podía estar contento, cada vez son más sus adoradores.