13 junio 2024

Dirty BeachesAyer mismo revisando Facebook pude leer esto publicado por Campingás: Grupos que se dicen independientes, y que se dedican a publicar diariamente estadísticas sobre el número de escuchas. Como si eso significase absolutamente algo.
La independencia empieza por independizarse de eso.
El hecho de que desde el renacimiento hayamos convertido el arte en producto, no significa que la esencia mágica del mismo lo sea.
El arte y por extensión la música es incompatible con los números, y con los elogios de grandilocuencia, más propios de gladiadores y deportistas…

Gran parte de razón tienen en lo que dicen, quizás si todos esos grupos independientes hicieran caso omiso de las escuchas, podrían dejar fluir mas su creatividad innata, sin preocupaciones de si gusta o no. No digo que a todos les fuera a ir mejor, pero estoy seguro de que a muchos de ellos sí, y si no es así al menos tendríamos musica más pura y menos influida por las modas o público que numerosas veces ni siquiera es el esperado por la banda.

Tenemos los ejemplos ”negativos” de esto como ocurrió con Best Coast, o hasta Beach House, que aunque su último disco fue épico, si que se noto al igual que en los videoclips un cambio tirando más hacia el gusto común. Pero en este caso quiero hablar de lo que para mi representa el ejemplo positivo, ese ejemplo positivo se llama Dirty Beaches, y lo forma Alex Zhang un taiwanese de nacimiento, Canadiense de crianza.

Sin planteamiento comercial aparente, saca discos cortos, discos largos, EP’s entre medias, y consigue crear cosas tan perfectas como True Blue, o coger la pista de Voila de Francoise Hardy como parte instrumental, y no destruir su propia carrera musical. Fue lo arriesgado de ese mismo intento lo que le hizo crear Lord Knows Best su single más conocido probablemente.

Y ahora después de presentarnos disco en 2013, nos trae Hotel EP íntegramente instrumental de piano, que bien no es una obra maestra ni algo que estará en las listas de lo mejor del año, pero que es bonito y perfecto para amenizar una tranquila noche de verano.