Crónica del Cassette Rock en la Plaza de Toros de Arroyo de la Encomienda – junio 2013

, , Leave a comment

Loquillo-Cassette_Rock-foto-Fran_Cea-01Apenas unos días antes de que una nueva edición del hiper subvencionado Valladolid Latino llegue a la capital castellana con su campaña mediática y el costo repartido entre los contribuyentes locales, tuvo lugar en la plaza de toros de Arroyo de la Encomienda, apenas a un par de kilómetros de la ciudad del Pisuerga, un festival de carácter privado. el Cassette Rock, que consiguió juntar a cerca de 3000 personas, todos más cercanos a los 40 que a los 30, que disfrutaron de manera intensa de un espectáculo que se extendió durante casi siete horas, y no dejó insatisfecho a nadie aunque probablemente si sedientos porque los presentes a punto estuvieron de acabar con las existencias de bebida en las barras.

La confección del cartel componía un grandes éxitos de los 80 que las bandas, salvo un pequeña excepción por parte de Burning, respetaron de manera escrupulosa alejando de sus repertorios los experimentos y dando a los presentes lo que habían ido a buscar.

De esta manera cuando Javier Andreu y Toni Marmota salieron al escenario, todavía a una hora muy temprana y con el sol filtrándose por los cristales de la cúpula, no necesitaron más interpretar Juan Antonio Cortes y El Limite para poner a toda la arena a dar saltos ignorando que la carrera aún era larga. La Frontera hicieron un muy buen show y como me comentaba un amigo periodista han envejecido de manera más que digna porque no solo ejecutan su repertorio de manera fresca sino que mantienen vivo el espíritu y demuestran tener un cancionero más que solvente: siete calaveras, cielo del sur, pobre tahur, judas el miserable, una estupenda versión acústica de rosa de los vientos y para acabar la fiesta la versión del viva las vegas de El Rey.La_Frontera-Cassette_Rock-foto-Fran_Cea-01

Fueron Burning los encargados de salir a continuación y de poner sobre la mesa su propuesta de banda viva. Es cierto que tienen clásicos que garantizan un set list imbatible pero Johnny Cifuentes y el sobresaliente Edu Pinilla son capaces de honrar la figura de Pepe Risi cuando suena Baila Mientras Puedas, Que Hace Una Chica Como Tu, Es Decisión o Como Un Huracán pero también demostrar que siguen en forma con sus nuevas canciones como la inédita La Bestia Azul que sonó de lujo. Son sólidos y clásicos. Chulos y desafiantes como rockeros de pro y además se marcaron una versión en castellano de sus admirados Stones, Star Star como declaración de intenciones. Toda la gloria para Johnny y su espíritu de rock.

Los_Rebeldes-Cassette_Rock-foto-Fran_Cea-01Los Rebeldes por su parte se presentaron en formato cuarteto con contrabajo y saxo tenor y a mi juicio realizaron la actuación más floja de la noche. Es verdad que cuando Carlos Segarra agarra su guitarra es muy difícil que encuentre rival en actitud pero no consiguió hilvanar de manera adecuada el repertorio y las numerosas paradas entre las canciones y las veces que se limitó a improvisar le quitaron el ritmo a la actuación. Tan pronto te enganchaba con Un Español en NY o Una Rosa y Una Cruz o las más bailadas Mi Generación y Meditarraneo como se diluía en una confusa Mescalina que se acabó incluso haciendo larga. Quizás en una sala más reducida el ímpetu hiciera doblegarse la balanza pero yo cuando llevaba media hora de actuación ya estaba mirando el reloj.

Y tarde, pasada la una de la mañana, salió a escena El Loco con una banda de acompañamiento de seis músicos (3 guitarras, bajo, batería y teclado) de primer nivel y donde Igor Pascual y sobre todo Jaime Stinus demostraron ser un tandem perfecto. Le había visto por última vez hace un par de años en el WOP Festival y me había dejado algo frío pero en Valladolid estuvo soberbio tanto en la voz, actitud y presencia como en entrega, incluidos algunos movimientos y bailes escénicos cuanto menos peculiares. Además estructuró el repertorio de menos a más, y tras una intro con el Working Class Hero de Lennon, empezó por las canciones de  sus últimas obras Linea Clara o Cruzando El Paraiso e ir retrocediendo en el tiempo a través del Hombre de Negro, Rompeolas, Rock Suave, Carne Para Linda, Las Chicas del Roxy, Feo Fuerte y Formal (con la colaboración de Carlos Segarra) y terminar con un póquer formado por La Mataré, El Ritmo del Garaje, Rock And Rol Star y Cadillac Solitario que dejó mudos y contentos a todos y nos puso de camino a la fresca noche veraniega mientras los acordes del Heroes de Bowie salían de los altavoces.Loquillo-Cassette_Rock-foto-Fran_Cea-03

Quedó demostrado con este concierto/festival que si al público le ofreces un espectáculo de calidad a un precio razonable, las entradas estaban a 20 euros en taquilla, las posibilidades de éxito se incrementan y sobre todo si lo haces en una fecha adecuada, un sábado, sin restricciones de horarios y dirigido a un público que por edad aún puede permitirse pequeños lujos. Pero que nadie lance las campanas al vuelo, la vida del promotor tiene más de arena que de cal y tendrán que cruzar los dedos para la versión «heavy» de este cassette rock que contarán en unos días con Obus, Los Suaves y Saratoga como alineación. Les deseo la mejor de las suertes.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico