16 julio 2024

El certamen de la Villa del Caballero desafía a la crisis y conserva un puesto preferente en las citas culturales de la región

El tsunami asola la cultura en forma de recortes salvajes de consecuencias devastadoras para las artes escénicas tal y como las conocemos. Por goteo macabro van despareciendo certámenes y festivales pero la tormenta deja remansos en los que sobreviven ciertos encuentros con solera, que sortean trabajosamente los estragos de la crisis. Al menos lo han conseguido las ediciones de este año. El que viene quizá sea otra cosa, después del remate mortal que supondrá la supersubida del IVA (del 8% al 21%) para muchos productos culturales.

Pero confiemos en que el eterno enfermo siga siéndolo (eterno) y disfrutemos de que aún este verano podemos mirarnos en el espejo de los clásicos. Que falta nos hace: echar la vista atrás, reconocernos en otros tiempos, aprender de plumas sabias.

Alcalá de Henares, Almagro, Olite, Mérida… Y en Castilla y León, Olmedo Clásico, tradicional homenaje al Siglo de Oro español, es uno de esos animales supervivientes. El viernes levantó el telón y hasta el próximo domingo pasarán por la Villa del Caballero una decena de propuestas. De las producciones de la Comunidad no podía faltar Teatro Corsario (Jesús Peña ha dirigido El médico de su honra, de Calderón de la Barca) cuya insignia humana, el desaparecido Fernando Urdiales, lo es también del festival, del que fue cofundador. Su nombre lleva el VII Curso de Análisis e Intepretación que se está impartiendo estos días y que, junto a las Jornadas de Teatro Clásico y dos exposiciones, completan el programa de actividades del festival.

Sacristán es Don Quijote, uno de los platos fuertes del festival

“Hay una diferencia moral entre fracasado y perdedor. El perdedor lo veo como un personaje lúcido, en la línea de Don Quijote, que él nunca se planteó, porque tiraba p’alante, pero hay una realidad que es la que te rodea que hace que uno maneje uno datos y tenga la lucidez de saber que se va a morir conviviendo con el hijo de puta, con el trapisondero, con el ladrón, con el chorizo… Ahora bien, hay que salir cada día a librar la batalla diaria de la alegría y la dignidad. Y el fracasado es el que aspira y no le sale.”, decía la semana pasada José Sacristán en la prensa -muy pegado a la actualidad y muy crítico con todo lo que está ocurriendo- a próposito de Don Quijote, personaje que encarna este viernes en el espectáculo Yo soy Don Quijote de la Mancha, de Metrópolis Teatro. Al actor madrileño le sucederá bajo las estrellas que puedan verse desde la Corrala Palacio del Caballero la compañía Atalaya Teatro con La Celestina (Fernando de Rojas), dirigida por Ricardo Iniesta. Y para cerrar, la obra Abre el ojo, de Francisco de Rojas Zorrilla, versionada por 2RC Teatro bajo la dirección de Rafael Rodríguez.

httpvh://www.youtube.com/watch?v=BGvUv3Y0vmU

Aquí tenéis los espectáculos que aún se pueden ver está semana:

Vida de Timón, William Shakespeare
Martes 24 de julio. 22:30 h. Teatro Dran.
Versión y dirección:Jaime Rodriguez

La tempestad, William Shakespeare
Miércoles 25 de julio. 22:30 h. Barco Pirata.
Versión y dirección:Serigio Peris-Mencheta

La gran Zenobia, Calderón de la Barca
Jueves 26 de julio. 22:30 h. Teatro Galo Real. Versión y dirección: Gustavo Galindo

Yo soy Don Quijote de la Mancha, Basado en la obra de Miguel de Cervantes
Viernes 27 de julio. 23:00 h. Metrópolis Teatro.
Versión y dramaturgia:José Ramón Fernández
Dirección:Luis Bermejo

La Celestina, Fernando de Rojas
Sábado 28 de julio. 23:00 h. Atalaya.
Versión y dirección:Ricardo Iniesta.

Abre el ojo, Francisco de Rojas
Domingo 29 de julio. 22:30 h. 2RC Teatro. Compañia de Repertorio.
Versión:Yolanda Pallín
Dirección:Rafael Rodríguez

Entradas: 14 euros.

EXPOSICIONES:

Sembrando a los clásicos. Pío Baruque Fotógrafos.
Del viernes 20 al domingo 29 de julio. Lugar: Corrala Palacio Caballero de Olmedo.

La barraca, Teatro y Universidad: Ayer y hoy de una utopía
Del viernes 20 de julio al domingo 12 de agosto. Lugar: Centro de Artes Escénicas San Pedro.