Harry Allen y el XVII aniversario del Café España

, , Leave a comment

CAFÉ ESPAÑA

HARRY ALLEN
Jueves 28 de febrero
22.30 hrs. / 10 €
CONCIERTO ESPECIAL XVII aniversario
Jazz

P1030999 1  Large

Mientras espero a que comience el concierto, repaso con avidez las fotos del calendario editado por el Café España para el este año. Son diecisiete ya, los recorridos en la presente etapa de existencia de este representativo local vallisoletano. Lo he acompañado la última década y me doy cuenta de que las instantáneas que cortejan a los meses de dos mil ocho son también momentos de mi vida.

No me resulta complicado recordar mi primera entrada en el número ocho de los soportales de Fuente Dorada. Una narración dramatizada sobre el texto del relato de Cortázar “El Perseguidor”, nada que ver con los monólogos que hoy en día nos saturan a diestro y siniestro, acompañada en directo por las atmósferas parkerianas de uno de nuestros más familiares saxos.

Una frase del relato, “Bird lives”, suspendida en mis oídos y a partir de ahí una larga y emocionante relación con el Café de los espejos que fielmente he mantenido hasta fecha actual.

Muchas han sido las noches, muy difícil quedarse con una. Próximo a la hora de comienzo del concierto de la noche que nos ocupa mis recuerdos juegan en un collage improvisado con retazos de actuaciones inolvidables. La atronadora versión del Purple Rain por Sharrie Williams una madrugada de diluvio invernal, el rugido y andares felinos de Frank Lacy, la personalísima pureza del bolero de Marta Valdés acompañada por Chano Domínguez, los gestos de Bobby Floyd destilando con su Hammond todo el feeling habido y por haber, Fuasi & Ensemble, la amplificación natural del rotundo saxo de Lew Tabackin, Jerry el pirata y Colina, la poesía directa y liberada de artificios de Elliot Murphy, “Skeeter” Brandon haciendo temas de Ray Charles, Chastang trayéndonos sus mejores proyectos y a los más distinguidos músicos internacionales, El Cigala antes del fenómeno, la impresionante primera actuación de Abe Rabade dentro del circuito del Injuve, el hermoso y sobrecogedor ocaso del maestro Malik Yaqub…

Si hay algo que caracteriza al España, al margen del servicio impecable y del trato siempre hospitalario, es el altísimo nivel y la gran calidad de cada actuación que programa, así como su constante apoyo a los músicos locales. También reflexiono sobre esto último e interiorizo la oportunidad que se nos ha dado en su escenario a muchos músicos que con mayor o menor nivel pero con enorme ilusión hemos podido exponer y compartir proyectos, improvisaciones, y arreglos con los asistentes. Esa labor ha propiciado también un excelente caldo de cultivo que ha contribuido a grandes charlas, buenas amistades y fructíferas colaboraciones.

Unos pocos minutos pasan del las 22:30 y los músicos suben al escenario. El set empieza con una versión medio tiempo de Yerterdays que ya perfila una rítmica precisa y bien engranada. El sonido y atmósfera creada en este standard de Kern, con aromas West Coast, sumerge a la audiencia en la actuación a lo que también contribuye un primer intercambio de cuatros entre los solistas que nos deja intuir la complicidad que acuña el cuarteto.

P1040010 1  Large

Harry Allen lleva consigo la etiqueta de gran baladista, y así lo demuestra con el segundo tema, una exquisita versión de My Romance, con un delicado primer solo de Joan Monné al piano seguido de un discurso profundo y sereno por parte de Allen. Músico americano, con su treintena recién terminada, despliega un estilo que refleja influencias de los tenores de los años cuarenta conjugadas con las ideas de saxos blancos de la siguiente década tales como Al Cohn, Zoots Sims o Stan Getz. Con buen hacer y una técnica bien asentada sobre un carácter imaginativo profesa el dogma mainstream, posicionando sus grabaciones en los puestos más altos en las listas de las revistas americanas especializadas en jazz.

What´s That Thing Called Love? de Cole Porter nos trae la primera pieza up-tempo de la noche. Swing febril de alta velocidad perfectamente encajado que me hace verme invadido por un imparable happy feet. El punto álgido alcanzado en esta interpretación se ve atemperado en un remanso de bossa-nova con un Quiet Nights Of Quiet Stars (Corcovado) en el que el saxo de nuestro solista de esta noche se ve poseído por el espíritu de Getz interpretando el clásico de Jobim. Un último tema antes del cierre del set nos deja una melodía muy pegadiza en la que el Allen saca un sonido algo más próximo a Coleman Hawkins. Con Night and Day se presenta al grupo y hacemos un breve descanso.

P1040014 1  Large

El segundo set continua con la progresión de la primera parte. El cuarteto vuelve a meterse en harina con Speak Low del alemán Kurt Weill llevado a medio tiempo para seguir con una imparable versión del clásico Sweet Georgia Brown que nos deja uno de los momentos más intensos de la noche. Me refiero al solo de batería de Esteve Pi que nos deleita con una larga y variada improvisación plagada de figuras complejísimas con elevada velocidad de ejecución y una excelente técnica. No es la primera vez que Pi nos visita en el España y siempre deja una impronta imborrable. Recuerdo, por ejemplo, el concierto de inauguración de la Red Café Música a cargo de Ximo Tebar, con Anthony Jackson de invitado especial, en la que hizo una labor digna de manual sobre batería de jazz. En este tema también se luce Ignasi González, imparable con su walking bass.

Paseamos alrededor de la madrugada con una hermosísima versión del Chelsea Bridge con Allen parafraseando a Ben Webster usando el subtone y los sonidos más graves de su tenor. Cierran esta noche de celebración otro par de interpretaciones, un tema swing y un acercamiento acelerado y directo a How High Is The Moon?.

A destacar la labor de la rítmica, un Joan Monné regalándonos con su piano citas al Carmen de Bizet o al Unit 7 de “Cannonball” Adderley. Esteve Pi brillando con luz propia, claro ejemplo de la energía y talento de nuestros músicos nacionales, impulsor del grupo y técnicamente impecable. Agradecimiento especial a Ignasi González artífice de la materialización de la noche que hemos comentado y al que también acogemos con placer siempre que visita Valladolid.

No quiero cerrar está crónica sin felicitar a Santi, Mario y al resto de la familia del España, animándolos a seguir adelante. No obstante, también vaya desde aquí el mensaje a nosotros, al público, la audiencia, o como queramos llamarnos, para que apoyemos la buena música en vivo. En este aspecto nuestro querido Café siempre ha sido y será una referencia y una garantía, pero precisa de oídos que le den la réplica.

Mi más sincera enhorabuena en este aniversario. Felicidades.

texto por Pablo SwingKid
fotos por Maggie

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico