17 mayo 2024

Al contrario de lo que podría parecer, La Habitación Roja afrontan “El Duelo” con un tema ágil y acelerado, el tercer sencillo de su nuevo disco es un auténtico hit, marca LHR, el dolor llevado a un terreno entre el post-punk y el synth-pop electrificado, puro delirio en el que la pérdida es enfrentada en un Road trip nocturno con el amor como protagonista .

Tomar el control, abriendo paso entre las lágrimas y las reflexiones , despedidas y silencios, baile redentor, ese al que nos enfrentamos en la asimilación de ese futuro con huecos emocionales.
 

“El Duelo”, fue grabada, mezclada y producida por Luis Martínez en los Little Canyon Studios de L’Eliana durante el invierno de 2024 y masterizada por Victor Garcia en Ultramarinos Barcelona. Cuenta con las colaboraciones de Eduardo Martinez a los sintetizadores y percusiones y Endika Martín al piano y los teclados. La portada es de Nacho Pérez Rubio de NPR Studio sobre una fotografía analógica de Pau Roca.


“El Duelo” es un tema bailable, es un claro reflejo de homenaje de la banda a los sonidos de los grupos que sonaban en las discotecas valencianas de los 80 y que fueron parte de su educación musical. La mejor versión de ellos mismos es superada en cada nuevo trabajo.

“El Duelo” es una canción que Jorge, vocalista de la formación, compone tras el fallecimiento de sus suegros. Leyendo sobre los procesos del duelo y a partir de unas palabras del escritor Jamie Anderson que encuentra en la red (“…el duelo es solo amor sin un lugar a donde ir…”) viene de golpe la letra, inspirada también por la potente imagen del cuadro Christmas Eve at the Grave de Otto Hesselbom. Todo el amor y el agradecimiento que por nuestros seres queridos profesamos busca un lugar a donde ir, y así lo narra el propio autor:

Escribo estas líneas el día en que se pone a la venta la casa de mis suegros. La hemos estado vaciando en los últimos meses y se ha quedado tan vacía como nosotros tras su pérdida. Busco en el móvil las notas de voz en las que guardé las melodías de “EL DUELO”. Compruebo que se grabaron el 12 de julio de 2022 en el apartamento de la playa de Dénia que cada verano solemos alquilar para pasar un par de semanas de julio. Allí suelo rasgar mi guitarra bajo lasombra que me ofrecen las palmeras del jardín mientras escucho a lamuchachada chapotear en la piscina comunitaria. Grabo las melodías que se me van ocurriendo en notas que voy almacenando en el móvil y a partir de estas comienzo luego a componer canciones. Veo que antes de esa fecha me había pasado seis meses sin componer nada. De alguna manera me sentía noqueado y abatido por los sucesos que estaban golpeando a nuestra familia. En el lapso de apenas un año hemos perdido a dos personas capitales en nuestras vidas. Mis suegros enfermaron y se fueron apagando prácticamente juntos, tal cual habían vivido. En un corto intervalo de tiempo se nos fueron ambos y eso nos ha dejado una profunda huella y un duelo que a día de hoy todavía no se ha resuelto del todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *