La madurez musical : Crónica del Tomavistas Festival. Mayo 2016. Madrid.

La Madurez Musical : Crónica del Tomavistas Festival.

Una grata sorpresa fue lo que nos encontramos todos los que fuimos el viernes al Parque Tierno Galván y no solo musicalmente hablando. Los organizadores de Tomavistas han descubierto a Madrid un gran sitio para celebrar conciertos que hasta ese fin de semana estaba infravalorado para tal causa. Otro motivo para alegrarse es poder ver a niños disfrutando con sus padres de la música en directo sin tener que verse criminalizados, ya iba siendo hora.

publico

Sin duda el éxito de festival ha sido clavar un cartel donde lo más granado de la música independiente nacional no pijindie estaba representada en un cartel aupado por una mayoría de público donde por regla general abundaban los 30 para arriba. Festival celebrado y sobre todo apoyado por una gran cantidad de público y medios que lograron celebrar la llegada del buen tiempo rodeados de artistas de primera en un impresionante recinto donde brillaron el respeto y la diversión por partes iguales. Así mismo la oferta copó tres días, dos de ellos de pago y una última jornada gratuíta (a la que no pudimos acudir) que congregó a público de todas las edades y para todos los gustos, un triunfo de la organización hecho por y para amantes de la música.

tomavistas2

En el aspecto musical el viernes llegamos a tiempo para ver la presentación de Campeones del Mundo, el último disco de los gallegos Novedades Carminha con ese hitazo irreverente Que Dios Reparta Fuerte. Tampoco faltaron sus conocidos temas de antiguos trabajos como Fiesta Tropical o Antigua Pero Moderna. Nos hicieron mover el cucu desde temprano a los que estábamos allí. Otra propuesta diferente en el panorama actual es Guadalupe Plata, los de Úbeda han transvasado el Delta del Mississippi en el Alto Guadalquivir y de esa mezcla sale una música original y única, blues y garaje pasado por el tamiz del sur.

tomavistas1

Tras la despedida de Mercromina los amantes del Albacete Sound nos quedamos tristes, algo que ha compensado la vuelta este año de Chucho con disco nuevo (Años Luz) y energías renovadas para demostrar que son historia y presente del panorama indie nacional, la banda de Fernando Alfaro dio el concierto del viernes con Magic como punto final.  Una de las propuestas más arriesgadas del festival era la de Capsula haciendo en directo The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders From Mars un homenaje a Bowie y al glam que el público agradeció antes de quedar cegado por el poderío de A Place To Bury Strangers.

tomavistas3

El sábado conseguimos llegar a primera hora y comernos la solana bien acompañados de Ultimate Painting, sonido fresquito y bien contundente el de la banda formada entre otros por James Hoare (Veronica Falls) y Jack Cooper (Mazes) que volvía de nuevo a la capital. Un recorrido por ‘Green Lanes‘ para el público más tempranero, dejando la suficiente huella en los espectadores para interesarse más por esta banda que lo mismo te recuerda a Yo La Tengo que a los Real Estate.

Señores nos llevaron a la sombra en el escenario Mondosonoro, un reducto flanqueado de verdor que a pesar de intentar noquear a los sufridores de alergia nos empujó a continuar con fuerzas. Los bilbainos desplegaron su potencia que bebe de bandas como Nueva Vulcano en un set de algo más de media hora en la que dejaron claro que un ‘Curso Práctico de Autoestima’ viene bien en un festival de esta índole. Guitarreo del que nos gusta y con claras reminiscencias hardcoretas y noventeras, tenían todo a su favor.

Los murcianos Perro son ladradores, mordedores y de los que mean para dejar marca en todo el territorio que se precie, ¡menudos son! y menuda su parroquia que no deja de hacer pogos a su paso, de aullar eso de ‘Estudias, Navajas’ o avisar a los cuñaos. La nueva defensa de “Estudias,Navajas” en Madrid fue aún superior a lo que pudimos degustar en la sala But, ¡acho que talento!.

grupo de expertos

Siempre que vemos a Grupo de Expertos caemos rendidos ante ellos, en esta ocasión no iba a ser para menos, y más si encima la voz de Jota suena clara y meridiana….bien a gusto estuvimos recibiendo ese Alegato Meridional en el que Manu Ferrón y compañía desplegaron ese sonido granaino con reminiscencias al folk y al andalusi. Bien coreados estuvieron en todo momento, destacando el bailotéo masivo (a la manera de cada uno) en ‘Una muerte lenta y dolorosa‘,

Disco Las Palmeras! no se asfixian así como así, y menos en un escenario pequeño, al que agrandan sólo con su presencia, cuatro acordes y despiporre, caen los cimientos del Tierno Galván así sin más, y si ellos dicen eso de ‘Cállate la boca‘ uno asume, pues lo suyo es callar y escuchar a esta bandaza que en tan buen estado de forma se encuentra en sus directos.

disco las palmeras!

Si hablamos de fiereza y contundencia no podemos dejar de lado el tremebundo y apabullante paso de Triángulo de Amor Bizarro por el escenario principal, los gallegos no desaprovechan una oportunidad para volver a marcar a fuego su supremacía sobre una tarima. Ruidismo y mala baba a topor, una sobredosis de shoegazing con besos de tornillo directos a martillo yunque y estribo, da igual que recorran su “Salve Discordia” que recuperen sus clásicos, la mecha se enciende en el minuto cero y el estallido se prolonga a su antojo.

TAB

La elegancia y soberanía, el saber estar y el clasicismo absoluto vinieron de la mano de The Wedding Present, ¿quién no les querría tener de manera permanente de fondo en su día a día? No podemos decir que fueron lo mejor del festival porque hubo medallas para repartir a mansalva pero sin duda una de las razones de peso que arrastraron a muchos a este picnic melódico en un bosque rodeado de asfalto. Por cierto vuelven a salas en Otoño.

theweddingpresent

triangulodeamorbizarro

Ganas había de disfrutar por fin de Holögrama banda que combina el cacharréo punzante con las cajas de ritmos estallando sin parar. Los gaditanos dominan el pulso electrónico y lograron extasiar a los tomavisteros con creces desde lo alto del escenario Mondosonoro, mientras nosotros nos dejábamos mecer por su psicotrópico danzar.

Algo similar nos ocurrió con The Suicide of Western Culture, no cabe duda que el dúo fluctúa por autopistas elevadas, que bien podrían codearse con bandas de la talla de Fuck Buttons, o al menos es lo que nos transmitieron en su directo. La dosis de mandanga necesaria para llegar al pildorazo final con WAS.

Los WAS están en uno de sus mejores momentos, siguen bailando y haciendo bailar, gritando y haciendo gritar, quemando suela y hacernos dejar huella en la tarima. Buen ejemplo de ello fue su set en el Tomavistas, clásicos y nuevas tonadillas se dieron cita para aupar al público al delirio colectivo

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.