Archivo de la etiqueta: Alaska y los Pegamoides

Canciones para Pomelo #10: Ten Days of Perfect Tunes


#10

Aprovechando que éste es el décimo número de ‘Canciones para Pomelo’, recupero una lista que elaboré hace tiempo, a la que titulé “Ten days of perfect tunes”, y que contiene veinte canciones perfectas. El nombre sale de una letra de una canción de The Knife que, por supuesto, está incluida en este disco. Y da la casualidad de que todas estas canciones tienen, de hecho, unas letras buenísimas -en ellas reside, claro, parte de su perfección-, así que también he elegido mi parte favorita de cada una.

1. The Hidden Cameras – Death of A Tune
Qué mejor que empezar el disco con esta canción que también incluye la palabra “tune” en el título. El que te guste un grupo poco conocido acarrea, sobre todo, inconvenientes -no suena en la radio, las posibilidades de verlos en directo son más reducidas, etc.-, pero hay que reconocer que es un lujo que la mayor parte de los asistentes al Sonorama del año 2011 hubieran acudido a Aranda sin tener ni idea de quiénes eran Joel Gibb y los suyos, pues eso nos permitió a Pomelo y a mí verlos en primerísima fila mientras el resto del festival hacía tiempo para ver a algún grupo español de esos que tocan en todos los festivales.
Letra destacada: “The mind recovers/ the soul is lost/ the body’s my brother”.

2. Lo-Fi-Fnk – What’s On Your Mind?
Si la canción anterior decía “tu silencio es como la muerte de una melodía”, ‘What’s On Your Mind?’ habla precisamente de una persona callada a la que le cuesta expresar lo que siente. El tema está incluido en un disco de nombre muy guay, ‘Boylife’, predecesor de aquel buen LP súper-veraniego, ‘The Last Summer‘.
Letra destacada: “Why don’t you tell what’s on your mind?/ Nothing’s gonna change if you keep on whispering”.

3. Everything But The Girl – Five Fathoms
De nuevo una canción que incluye la palabra “tune”, ‘Five Fathoms’ es un himno urbanita no apto para montañeros, boy scouts o, en general, gente que disfrute con la naturaleza.
Letra destacada: “The people fill the city/ because the city fills the people, oh yeah”.

4. Kings of Convenience – Sorry or Please
‘Riot On An Empty Street’ es un disco que no tiene canción mala, pero ‘Sorry Or Please’ siempre ha sido una de mis favoritas.
Letra destacada: “Your increasingly long embraces/ are they saying sorry or please?”. 

5. LCD Soundsystem – Someone Great
‘Sound Of Silver’ es el álbum que contiene las dos mejores canciones de LCD Soundsystem: una es ‘All My Friends’ -la versión que hicieron Franz Ferdinand era, precisamente, la última canción del anterior número de Canciones para Pomelo- y la otra es esta ‘Someone Great’.
Letra destacada: todo, por ejemplo “I miss the way we used to argue/ locked in your basement”.

6. Frank Ocean – Crack Rock
Frank Ocean es uno de mis raperos preferidos y su segundo disco, el increíble ‘Channel Orange’ -que no se puede desligar de esta preciosa carta vía tumblr-, es uno de los mejores álbumes que se han editado en el mundo en los últimos años. Podría haber escogido casi cualquier canción, pero ‘Crack Rock’, además de un gran estribillo, tiene un final abrupto que queda muy bien con el principio del siguiente tema.
Letra destacada: “Your family stopped inviting you to things/ won’t let you hold their infant”.

7. La oreja de Van Gogh – Flash
La oreja de Van Gogh es uno de mis grupos más favoritos de todos los tiempos. Pomelo sostiene que su mejor disco es ‘Lo que te conté mientras te hacías la dormida’, pero a mí me parece que un disco con quince canciones es demasiado hasta para ellos, por lo que me decanto, como los chicos de La Fonoteca, por ‘El viaje de Copperpot’. ‘Flash’ es la cara b del single ’20 de enero’.
Letra destacada: eh… no.

8. Family – Carlos baila
No creo que a día de hoy nadie cuestione que ‘Un soplo en el corazón’, grabado en los estudios Vulcano, de Fangoria, es uno de los mejores discos del pop en español. ‘Carlos baila’ es una muestra de las canciones tan perfectas que compusieron Javier Aramburu e Iñaki Gametxogoikoetxea. “Más que un álbum es una leyenda”, dicen en Elefant.
Letra destacada: “Tanto el frío de noviembre…”.

9. The Magnetic Fields – 100,000 Fireflies
Es una pena que se haya perdido el ránking que este blog realizó sobre “las mejores canciones de 1994 a 2004” (??), y que situaba a ‘100,000 Fireflies’ en segundo lugar, por detrás de ‘Wonderwall’ de Oasis. Ni que decir tiene que ‘Wonderwall’ no le llega ni a la suela de los zapatos a esta maravilla de los Magnetic Fields y que si alguien piensa lo contrario es lo puto peor.
Letra destacada: “I also have a dobro/ made in some mountain range/ sounds like a mountain range in love”.

10. Girls – Lust For Life
‘Lust For Life’ es una de canciones más guays que se han publicado en los últimos años y, como ya he dicho por aquí más veces, con mi videoclip favorito sobre la faz.
Letra destacada: “I wish I had a beach house/ then we could make a big fire every night”.

11. Beyoncé – Irreplaceable
Confieso que me encantan todos los singles del último disco de Beyoncé, que son las únicas canciones que están disponibles en Spotify y que he podido oír. Pero si la ex Destiny’s Child alguna vez hizo una canción perfecta, ésa es ‘Irreplaceable’, con ese gancho -“to the left, to the left”- tan tonto como efectivo.
Letra destacada: pues sí, “To the left, to the left/ everything you own in a box to the left”.

12. Phoenix – One Time Too Many
Me imagino que Pomelo, con lo hardcore fan que es de Phoenix, habrá entrado en un bucle con esta canción. ‘One Time Too Many’ está incluida en el gran álbum ‘It’s Never Been Like That’, mucho más previsible pero también mucho mejor que, por ejemplo, ‘Bankrupt!‘, el último trabajo de los franceses.
Letra destacada: “Looking at the ceiling, I’m counting the days”.

13. Lali Puna – Antena Trash
Antena Trash’ es una de las canciones que más veces he escuchado en mi vida. ¿Se puede decir ya que ‘Tridecoder‘ es un disco de culto?
Letra destacada: “You’re losing direction, your aim you can’t remember”.

14. Calvin Harris – We Found Love (con Rihanna)
’18 months’, de Calvin Harris, es una sucesión de hits de radiofórmula que a mí, en general, no me dicen mucho, quitando, por supuestísimo, esta enorme ‘We Found Love’ que grabó junto a Rihanna.
Letra destacada: “Yellow diamonds in the sky”.

15. Rocío Jurado – Qué no daría yo
Esta actuación de Rocío Jurado la descubrimos Pomelo y yo un día en mi casa, después de ver ‘Life Aquatic’ y ‘Melancolía’ -vaya dos peliculones vimos aquel día, por cierto-. Nos hizo mucha gracia el minuto 1:47, en el que la más grande parece poseída por Chiquito de la Calzada. Por lo demás, la canción es una obra maestra de José Luis Perales, quien, en palabras de Rocío Jurado, “la compuso como si me hubiera visto crecer en Chipiona”.
Letra destacada: “Y escuchar ese grito de mi madre/ pregonando mi nombre en la ventana”.

16. Sufjan Stevens – Too Much
No puedo estar más de acuerdo con este tuit de los Rusos Blancos. ‘Too Much’ fue el primer single de ‘The Age of Adz‘, el último álbum de Sufjan hasta la fecha -recientemente nos ha deleitado con esta versión de Arthur Russell-. Sus casi siete minutazos de duración, de los que buena parte son instrumentales, pueden parecer, en efecto, too much, pero resultan muy adictivos cuando te logras introducir en su universo un poco esquizofrénico.
Letra destacada: “If I was a different man/ if I had blood in my e-e-e-eyes“.

17. Vengaboys – Boom, Boom, Boom, Boom!!
¿Qué sería del pop sin las onomatopeyas? Los Vengaboys hicieron esta canción tan infalible en la que decidieron que era buena idea rimar “boom” con “room” y con, de nuevo, “boom”: brillante.
Letra destacada: “Boom, boom, boom boom/ I wanna double boom/ Let’s spend the night together/ together in my room”.

18. Alaska y los Pegamoides – Llegando hasta el final
‘Llegando hasta el final’ es sin ninguna duda la mejor canción de los Pegamoides, seguramente también más sobresaliente que cualquiera de las que grabaron después Dinarama o Fangoria. Unos Carlos Berlanga y Nacho Canut en estado de gracia compusieron esta maravilla, muy anticipadora de hits futuros: ese “mientras tanto las hienas se ríen de mí/ yo no tengo la culpa de ser tan feliz” no puede ser más ‘A quién le importa’ ni ese “me queda el consuelo de romper el espejo/ de seguir siempre igual, no seguir tus consejos” más ‘Ni tú ni nadie’.
Letra destacada: TODO, especialmente: “Quiero que me saques de quicio/ meterme de lleno en el mundo del vicio”.

19. The Knife – Heartbeats
Esta canción tan maravillosa del dúo The Knife es la desencadenante de este número de Canciones para Pomelo, como explicaba al principio. José González -¿este músico tiene repertorio propio o sólo hace versiones?- la redujo a la mínima expresión, voz y guitarra, dejando así a la vista lo perfecta que es.
Letra destacada: obviamente, “Ten days of perfect tunes/ the colours red and blue”.

20. Madonna – Ray of Light
En realidad, la canción que tenía que ir aquí es ‘Merr Girl’, una de las mejores composiciones de Madonna, que cierra el mejor álbum de su carrera, ‘Ray of Light’. Pero, por una cuestión de segundos, superaba la duración máxima de un compact disc, por lo que la sustituí por el tema titular de dicho disco, que es una revisión de ‘Sepheryn‘, de unos tales Curtiss Maldoon. Lo cierto es que la versión de Madonna tiene bastante poco que ver con ese tema, siendo la de ella mucho más frenética y genial: un despiporre.
Letra destacada: “And I feel like I just got home”.

Lo que piensa Pomelo: dice Pomelo que esta sucesión de temazos no la veía desde el ‘Boom ’99‘. No es una referencia accidental, porque dos de las canciones de este disco estaban incluidos en ese recopilatorio de éxitos del año 1999, que fue el primer disco que me compré y sin el cual, probablemente, no estaría ahora mismo escribiendo esto.

Si tú también quieres ser como Pomelo, puedes escuchar la playlist entera en Spotify.

Haz clic aquí para leer la anterior entrega de Canciones para Pomelo.

Canciones para Pomelo #8: Girls


#8

El argumento de esta nueva entrega, la octava ya, de ‘Canciones para Pomelo‘ no es otro que, como se puede intuir por el título del disco, canciones con nombres de mujer. Atención porque tras uno -¿o varios?- de estos temas se esconde el secreto mejor guardado de Notedetengas: el verdadero nombre de Pomelo.

1. Girls – Laura
Aprovechando que hablamos de chicas, abrimos el disco con el extinto grupo Girls, autores de la canción con mejor videoclip del mundo, ‘Lust for Life‘, incluida en su disco -de original título- ‘Album’. Este disco también contenía esta ‘Laura’, merecido segundo single.

2. Copiloto – Marta y los escaparates
Copiloto es un grupo del que no sé absolutamente nada, salvo que han hecho una canción, esta ‘Marta y los escaparates’, bastante graciosa. Al parecer el artista detrás de Copiloto tiene algún tipo de vínculo con Juan Aguirre, de Amaral, quienes se dieron a conocer con un primer single también con nombre de mujer, ‘Rosita‘, de su primer álbum, homónimo. Curiosamente, este disco salió a la venta el mismo día que el debut de otro grupo de gran éxito, el ‘Dile al sol’ de La oreja de Van Gogh: el 18 de mayo de 1998. Un día importante para el pop español, desde luego.

3. Czerkinsky – Natacha
De nuevo otro artista del que no sé absolutamente nada. Esta canción, ‘Natacha’, la descubrí, como muchas otras, gracias al podcast que tiene en Nanosónico Nacho Canut.

4. La estrella de David – Anita
‘Anita’ es una canción preciosa de La estrella de David. Hace un par de fines de semana Pomelo y yo hicimos un intento de cantarla, totalmente fallido, porque no logramos recordar la letra mucho más allá del  “Anita, Anita”. Y eso que la habíamos escuchado en el coche, donde iba sonando este disco, apenas tres horas antes.

5. Saint Etienne – Sylvie
Saint Etienne tienen canciones para todo, y por supuesto también una con nombre de mujer, ‘Sylvie’, de su disco ‘Good Humor’.

6. Fórmula V – Eva María
No me he podido resistir a incluir este hit de Fórmula V, especialmente teniendo en cuenta su letra y lo mucho que pega con esta época del año.

7. Alaska y los Pegamoides – Vicky
Alaska vuelve a Canciones para Pomelo con esta divertida canción del primer disco de los Pegamoides, tan representativa del estilo del grupo.

8. The Wombats – Patricia The Stripper
‘Patricia the Stripper’ es una canción que conozco gracias a Pomelo, que me la enseñó muy emocionada el año que estuvimos de Erasmus. The Wombats es el típico grupo con un solo hit, ‘Let’s Dance To Joy Division, aunque puede que ese álbum -el mismo que contiene esta ‘Patricia The Stripper’-, con el titulazo ‘The Wombats Proudly Present… A Guide To Love, Loss & Desperation’ y una portada muy guay, mereciera algo más de atención.

9. Triángulo de amor bizarro – Isa vs. el partido humanista
‘Isa vs. El partido humanista’ es mi canción favorita del debut de Triángulo de amor bizarro, en mi opinión el mejor álbum de la banda. Como sucede con todos los grupos españoles, hay que esforzarse por entender la letra, pero cuando lo haces te encuentras con algo bien distinto que en el resto de grupos españoles. Además, las canciones en las que aparece el nombre del cantante molan -todavía más si éste se interpela a sí mismo en la letra-. Triángulo de amor bizarro actúan en muchos festivales pero, por algún motivo, cada vez que voy a uno con Pomelo, nos los acabamos perdiendo. La última vez que no los vimos fue este año en el SOS.

10. Belle and Sebastian – Sukie In The Graveyard
Con ‘The Life Pursuit’, un álbum espléndido, Belle and Sebastian dieron un giro a su carrera, muy bien plasmado en esta estupenda canción sobre una adolescente problemática que es ‘Sukie in the Graveyard’, que a día de hoy permanece en el setlist de sus conciertos, como en el que dieron en el Low Cost del año pasado, donde Pomelo y yo nos lo pasamos en grande. Aunque el concierto de Belle and Sebastian que más he disfrutado, en primerísima fila, fue tres años antes, en el Santander Amstel Music.

11. Dover – Junette
La versión de ‘Junette’ que me gusta es la que Dover grabaron para la campaña publicitaria de una conocida marca de refrescos. La original, incluida en ese fiasco de álbum que fue ‘I Ka Kene‘, es un poco cuadro, como todo el disco. Pero claro, no hay canción mala que, interpretada a capella, se le resista a la bonita voz de Cristina Llanos.

12. Devendra Banhart – Carmencita
El artista venezolano-estadounidense Devendra Banhart tiene alguna que otra canción que merece la pena, entre ellas esta ‘Carmencita’, en cuyo videoclip aparece Natalie Portman, a la sazón pareja de Devendra.

13. Stromae – Carmen
Este animal escénico que es Stromae ha tomado el aria ‘L’amour est un oiseau rebelle’, de la ópera ‘Carmen’, de Bizet, y ha cambiado la letra: en vez de “el amor es un pájaro rebelde” canta, en un símil imposible, que “el amor es como el pájaro de Twitter”. Una gran adaptación para ese gran disco que es su ‘Racine carrée.

14. Lana del Rey – Carmen
Si hay algo que odio en un artista es que pretenda ser algo que no es. Por esta razón no me gustan grupos como Supersubmarina o Miss Cafeína -si sois un grupo prefabricado, ¿por qué vais de indies?- y sí me gustan otros como La oreja de Van Gogh. Y por esta misma razón tampoco me gusta Lana del Rey, que después de intentar durante años y años triunfar en la industria musical -¿qué hay de malo en ello?- ahora se presenta al mundo como una artista independiente y atormentada. Menudo petardo. Pero bueno, hay que reconocer que ‘Video Games’ es una buena canción, que ‘Young and Beautiful’ es preciosa –normal que Kanye West la contratara para que la interpretara en su boda- y que esta ‘Carmen’ viene muy a cuento para cerrar esta trilogía sobre Cármenes.

15. Rufus Wainwright – Rashida
El último álbum de estudio hasta la fecha de Rufus, ‘Out of The Game‘, es uno de mis favoritos de su discografía. Y, desde luego, es el más entretenido de todos, gracias a, entre otras canciones, esta ‘Rashida’, que habla sobre que te retiren la invitación a una fiesta cuando ya habías elegido el modelito, dándote así una excusa “para llamar a Natalie Portman” -en realidad él dice “Miss Portman”, pero cuando vino a presentar el disco a La Riviera añadió un esclarecedor “Thank you, Natalie!” que nos saca de dudas sobre la identidad de la señorita en cuestión-. Desconozco la explicación de este verso, tras el cual seguro que se oculta alguna anécdota divertida. Y lo de que vuelva a aparecer por aquí Natalie Portman, después de la canción de Devendra, ha sido pura casualidad.

16. The Magnetic Fields – Abigail, Belle of Kilronan
No podía dejar de meter esta canción tan preciosa de los Magnetic Fields, el mejor grupo sobre la faz. Pregunta: ¿es Abigail el nombre más feo de todos los de este disco?

17. Sidonie – Sylvia
‘Sylvia’ es una de mis canciones favoritas de Sidonie, gracias en parte a sus referencias cinéfilas y a esa protagonista tras la que se adivina una suerte de Margo Channing, mi personaje favorito de la historia del cine.

18. Blondie – Maria
En el anterior número de Canciones para Pomelo metí ‘Call Me’, la canción favorita de Blondie de Pomelo -aunque ahora me ha dicho que le está disputando el puesto ‘Sunday Girl’-. Así que esta vez toca poner mi canción favorita del grupo de Debbie Harry, que no es otra que ‘Maria’. Me encanta cuando un artista saca su mejor canción muchos años después de haber empezado su carrera, como en este caso Blondie, o Cher, o incluso Madonna.

19. The Velvet Underground – Stephanie Says
Esta canción tan bonita de la Velvet sobre una chica a la que llaman Alaska, inédita hasta 1985, es la versión originaria del tema Caroline Says II‘, de Lou Reed, incluida en su álbum ‘Berlin’. Alaska, de Fangoria, la escuchó y decidió quedarse con este nombre, dado que el suyo, Olvido, nunca le ha gustado.

20. Franz Ferdinand – Eleanor Put Your Boots On
Franz Ferdinand, como Dover, tienen varias canciones con nombres de chicas: ‘Jacqueline’, uno de sus mayores éxitos -con esa súper frase “It’s always better on holidays”-, ‘Katherine Kiss Me’ de su flojito ‘Tonight’ y esta ‘Eleanor Put Your Boots On’, de su segundo álbum, finalmente la elegida porque siempre me ha dado mucha rabia que todo el mundo considere que ese disco, tan lleno de temazos y con ese mítico portadón, es peor que el primero. Además, la letra incluye la palabra “rollercoaster”, que siempre queda muy bien, y la canción pega todo para cerrar un disco.

Lo que piensa Pomelo: al principio creyó que el disco iba a tratar sobre canciones cantadas por chicas. Cuando se dio cuenta de lo que de verdad iba, esperó ansiosa la canción con su nombre, que por supuesto está aquí incluida.

Si tú también quieres ser como Pomelo, puedes escuchar la playlist entera en Spotify.

Haz clic aquí para leer la anterior entrega de Canciones para Pomelo.

Canciones para Pomelo #7: Ring Ring

#7
Pomelo y yo somos hijos de nuestro tiempo: nacidos a finales de los años 80, no hemos utilizado el teléfono como medio habitual para comunicarnos jamás. Muy de vez en cuando nos llamamos, sí, pero lo cierto es que el impacto del invento de Graham Bell en nuestra relación ha sido cercano a cero. En su lugar, hemos utilizado, por orden cronológico, el MSN Messenger, los SMS, el Skype durante el año en que los dos estuvimos de Erasmus en la misma ciudad (?), los mensajes privados de Facebook -ahora imposible, no somos amigos en esa red social (!)- y, por último, el WhatsApp. Este séptimo disco para Pomelo contiene 19 canciones sobre ese dispositivo que nunca usamos y que pone en evidencia lo jóvenes y modernos que somos.

1. The Nerves – Hanging on the Telephone
‘Hanging on the Telephone’ es una canción que popularizaron Blondie, pero que en realidad pertenece a un grupo bastante desconocido llamado The Nerves. Su perfil en Lastfm revela que ésta es su canción más famosa, lo que convierte a The Nerves en unos one-hit-wonder cuyo one-hit todo el mundo piensa que es de otra banda.

2. Abba – Ring Ring
Las canciones de este disco se pueden clasificar fácilmente en tres grupos temáticos: “quiero que me llames”, “no quiero que me llames” y “me has colgado, cabrón”. Las mejores son las primeras, claro está, y entre ellas se encuentra ésta de Abba, el grupo favorito de mi grupo favorito, los Magnetic Fields.

3. Saint Etienne – He’s on the Phone
‘He’s on the Phone’ es una gran canción de ese gran grupo que son Saint Etienne. Es, de hecho, su mayor éxito, y con ella cierran sus conciertos, como debe ser.

4. Phoenix – Long Distance Call
Lo que Pomelo siente hacia Thomas Mars, vocalista de Phoenix, no es amor, se llama obsesión. Todo viene de su conciertazo en la pasada edición del SOS: su bonita voz, lo bien que le quedaba la camisa, su acento francés y las proyecciones de Versalles. Un cóctel molotov, vaya. El estribillo de ‘Long Distance Call’ es el que da título a su estupendo disco ‘It’s Never Been Like That‘.

5. Francisco Nixon – Nombres y teléfonos
A Francisco Nixon ya le puse en el primer disco, pero, aún a riesgo de repetirme, me he visto obligado a rescatar esta canción tan bonita que viene tan al pelo.

6. Alaska y los Pegamoides – La línea se cortó
Había dicho que iba a meter a Alaska en todos los capítulos de esta sección y creo que ya lo he incumplido unas cuantas veces, así que me alegra poder volver a respetar mi palabra gracias a este tema de los Pegamoides.

7. Mastretta – Me cuelgas el teléfono (con Ajo)
Hace dos semanas se celebró el Día de la Música, con ese festival divertidísimo de dos días conmemorando los 25 años de Subterfuge, en el que Nacho Mastretta fue una de las grandes ausencias. En esta ‘Me cuelgas el teléfono’ canta la gran micropoetisa Ajo.

8. Maroon 5 – Payphone
Al grupo de Adam Levineel hombre mejor tatuado del mundo– también los he puesto en otro disco y, de hecho, Pomelo me ha preguntado si esta canción no estaba ya en otro CD. Normal, porque todas sus canciones son la misma. ‘Payphone’, en concreto, la ponían todo el rato un verano en la emisora de radio que mi compañera de trabajo escuchaba, así que al final acabó gustándome mucho. Pero he de reconocer que, previamente, pasé una etapa en la que el falsete de Levine me impulsaba a tirarme por la ventana.

9. Lady Gaga – Telephone (con Beyoncé)
‘Telephone’ es una gran canción, que, además, tiene la virtud de capturar toda la esencia de Lady Gaga: su inconfundible sonido y su imagen de estrella de la MTV, con ese videoclip antológico (“You’ve been a very, very, bad, bad, girl, Gaga”) que ha sido uno de los mejores momentos del pop de masas de los últimos años.

10. Beyoncé – Videophone (con Lady Gaga)
‘Videophone’ es una gran canción, que, además, tiene la virtud de capturar toda la esencia de Beyoncé: su inconfundible sonido y su estrategia de perfil bajo, con ese videoclip aburridísimo -no aguanta comparaciones con el de ‘Telephone’, claro está-. Por sorprendente que sea, pasados más de cinco años del lanzamiento de estas dos canciones -gran idea la de esta doble colaboración- Beyoncé está triunfando mucho más que Gaga, cuyo último álbum ha resultado ser un fiasco total.

11. Sophie Ellis-Bextor – Dial My Number
No tengo ni idea de quién es esta señora pero, a juzgar por la poca gracia con que se mueve por el escenario, si me dicen que es una corista de Operación Triunfo, me lo creo. Su ‘Dial My Number’ es una canción muy eurovisiva. A Pomelo y a mí nos gusta mucho Eurovisión, otro día os cuento lo que pasó en el de este año y su impacto en que ya no hablemos por mensajes privados de Facebook.

12. Pet Shop Boys – For Your Own Good
A los Pet Shop Boys también les vimos Pomelo y yo en el SOS, justo después de Phoenix, en esa maratón que nos pegamos de seis horas delante de un escenario. ‘For Your Own Good’ es una canción-amenaza muy apropiada para este disco.

13. Stevie Wonder – I Just Called To Say I Love You
No podía faltar este gran éxito de Stevie Wonder en una canción sobre las llamadas de teléfono, ¿no?

14. Lou Reed – New York Telephone Conversation
‘New York Telephone Conversation’ es un tema incluido en esa obra maestra que es ‘Transformer‘, del grandísimo -que no “grande” ni, mucho menos, “grandérrimo”- Lou Reed.

15. The Marvelettes – Beechwood 45789
Las Marvelettes son una girl group de la Motown de los años 60 -no es una forma de hablar, su primer disco es de 1960 y se disolvieron en 1970-, muy al estilo de la época, como las Supremes o las Shangri-Las. ‘Beechwood 45789’ es el número al que piden que las llames y, sin duda, la mejor canción de este disco. Un dato: parece que ya lo han arreglado, pero hasta hace poco en Spotify estaba rayada. WTF.

16. Raffaella Carrá – 53 53 456
Otra canción titulada con un número de teléfono, aunque en este caso es el del chico al que Raffaella llama compulsivamente como una puta loca. Atención a los estilismos y coreografías del vídeo.

17. Cola Jet Set – Suena el teléfono
A Pomelo le gusta el tontipop, así que puede que le guste esta canción de Cola Jet Set, ese grupo heredero de los Fresones Rebeldes. A mí no me gustan mucho.

18. Blondie – Call Me
Si antes no he puesto la versión de Blondie de ‘Hanging on the Telephone’ ha sido, en parte, porque el grupo de Deborah Herry tiene una canción mucho mejor sobre hablar por teléfono: este superéxito llamado ‘Call Me’. Nuestras canciones favoritas de Blondie, sin embargo, son otras: la de Pomelo es ‘One Way or Another‘ y, la mía, ‘Maria‘.

19. Carly Rae Jepsen – Call Me Maybe
Una elección bastante obvia para cerrar el disco, con esta gran canción –mi favorita de su año, el 2012- de Carly Rae Jepsen, quien tiene toda la pinta de, como los Nerves, ir a convertirse en otro one-hit-wonder.

Lo que piensa Pomelo: cuando se dio cuenta del tema del disco, acertó tres canciones que están en él antes de oírlas. No me ha dicho de cuáles se trata, pero yo apostaría que son la de Stevie Wonder, la de Blondie y ‘Call Me Maybe’.

Si tú también quieres ser como Pomelo, puedes escuchar la playlist entera en Spotify.

Haz clic aquí para leer la anterior entrega de Canciones para Pomelo.

Fangoria / El paso trascendental del vodevil a la astracanada


“

“Ya no se cómo explicar/ que detesto recordar/ un pasado que me aburre/ y prefiero olvidar/ Lo que va quedando atrás/ hoy no me interesa ya”” cantaba solemnemente Alaska en ‘Las ventajas de olvidar’, tema incluido en su álbum ‘El extraño viaje’. Con la muerte de Carlos Berlanga y el loable empeño de Alaska y Nacho Canut por labrarse una carrera sólida como Fangoria -rechazando tocar en directo sus temas antiguos, entendiéndose como tales aquellos que no formaran parte del repertorio de, como mucho, sus cuatro últimos álbumes- las canciones de Dinarama y Pegamoides se habían quedado huérfanas desde finales de lo 80 hasta el pasado 26 de octubre, fecha del lanzamiento de ‘El paso trascendental del vodevil a la astracanada’.

Y es que el nuevo trabajo del dúo se trata de una “antología de canciones de ayer y hoy” compuesta por tres CDs y dos DVDs. El primero de los discos lleva por título ‘Vodevil’ y consiste en una recopilación de los 22 singles que han lanzado Fangoria a lo largo de estos veinte años de carrera. En ‘Sainete’, el segundo disco, recopilan quince rarezas y colaboraciones con otros artistas, como Raphael o Camilo Sesto. Y en cuanto a los DVDs, en el primero se recogen todos sus videoclips y el segundo, ‘Entre bambalinas’, es un documental de casi tres horas de duración sobre todo el proceso de creación del álbum, desde las pasadas navidades cuando salió a la venta ‘Completamente’ -reedición de su anterior trabajo ‘Absolutamente’- hasta la grabación del videoclip del primer single de esta antología.

Pero lo verdaderamente novedoso del álbum es el último de los discos, ‘Astracanada’, una revisión de las canciones de Dinarama y Pegamoides, para la que han vuelto a pasar por el estudio de grabación con todos los productores con los que han trabajado en los últimos diez años: Carlos Jean, Spam y Sigue Sigue Sputnik. Y digo bien al referirme a esta “astracanada” como algo novedoso porque, como apunté antes, Fangoria se habían negado hasta ahora a volver a tocar en directo sus antiguas canciones, salvo en contadas ocasiones en las que, para una determinada gira, recuperaban un tema concreto de Dinarama o Pegamoides. Este cambio radical se debe a que, como explican en ‘Entre bambalinas’, Fangoria ha logrado tener éxito como formación independiente de las anteriores, y por ello ahora, que están en un buen momento comercial, pueden permitirse el recuperar estos temas antiguos sin ser vistos como unos oportunistas. Para que quede bien claro que se trata de una antología de canciones antiguas, han elegido como primer single ‘Ni tú ni nadie’, pues hasta ellos son conscientes de que en realidad sólo tienen tres éxitos conocidos por todo el mundo: ‘Ni tú ni nadie’, ‘A quién le importa’ y ‘Bailando’.

No tan conocidas pero igual de buenas son ‘Isis’, ‘Un hombre verdad’, ‘Cómo pudiste hacerme esto a mi’, ‘La funcionaria asesina’ o ‘Quiero ser santa’, que han quedado todas bastante bien con la voz de una Alaska adulta que nada tiene que ver con la de la veinteañera que grabó originalmente estos temas. Incluso hay algunas que casi superan a las originales, como la sobresaliente ‘Descongélate’ -que realmente parece más de Fangoria que de Dinarama- o ‘El rey del glam’, con ese silbido final que evidencia lo buena que es su melodía. Más decepcionantes son las nuevas versiones de las canciones de Pegamoides, probablemente porque no se entiendan fuera del contexto en el que las originales fueron concebidas. La excepción, si acaso, es ‘La tribu de las chochoni’ cantada a dúo con Fabio McNamara, autor de la letra, que ha añadido un monólogo final no presente en la versión original. ‘El paso trascendental del vodevil a la astracanada’ está a la venta en dos ediciones, una normal y otra de lujo, con un diseño espectacular obra de Juan Gatti e inspirado en la revista española, que Alaska y Nacho han querido reivindicar en esta imprescindible antología que recopila la impresionante carrera de tres de los mejores grupos del pop español de todos los tiempos.