Archivo de la etiqueta: cronicas

“Petarlo con normalidad” : Crónica del concierto de Peach Pit y Hickeys en Moby Dick Club. Enero 2018.


Peach Pit hacían escala el pasado jueves en la sala Moby Dick, banda de jovenzuelos con mucha garra y con un gancho tremendo para el público guiri que poblaba los alrededores de Avenida de Brasil. Y es que más de doscientas personas se congregaron ante la primera visita de los de Vancouver a nuestro país. Un buen ojo el de la gente de Miel de Moscas que programó a estos muchachos con efectividad, y para los que abrieron unas teloneras de excepción, las prometedoras Hickeys.

Cronica Hickeys en Madrid sala moby dick club

El cuarteto femenino que responde al nombre de Hickeys vino con nuevo EP al sarao, “Diamond Munch”, recién pulido y estrenado en plataformas digitales. En su directo no faltaron referencias al punk más noventero, reminiscencias grunge y un toque lo-fi diferenciador, no nos confundamos, rozan más a bandas de la talla de Warpaint que de las Hinds.

https://www.youtube.com/watch?v=Z6PRWOTUjE8

Peach Pit vienen desde Vancouver, con su primer largo “Being So Normal” han saltado el charco y tienen una buena tanda de fechas por Europa. Su paso por la capital era una de las paradas que más ilusión hacía a la banda, tal y cómo nos comentaban, de seguro se fueron con buen sabor de boca, el que les dejaría ver a una sala a rebosar con gente coreando sus temas y celebrando sus historias entre canciones.

Peach Pit en la sala moby dick

Y es que los temas de “Being So Normal” entraban muy bien, esa mezcla de lo-fi teenager, de distorsiones retro y de calidez engañosa tomó el estómago de la ballena de primeras. Se enrollan, y no sólo rajando con el público, sino cambiando de intensidades cuando era necesario y reafirmando su discurso en los puntos álgidos de su LP. Desde los primeros acordes de ‘Drop The Guillotine’, al intento de free jazz subyacente en ‘Alrighty Aphrodite‘, los chavales no cesan en su intento de sorprender y de camelar a un público que les baila el agua, y el lo-fi, ‘Being So Normal’ es coreada, ‘Swee F.A’ celebrada, y ‘Seventeen’ desgañitada y llevada entre pogos a la exaltación en la sala.

Pasión, mezcolanza entre los sonidos de Mac DeMarco y Connan Mockasin, entre Real Estate y Foxygen,  energía y ganas de comerse el mundo que desprenden desde su juventud, vitalidad y ningún miedo a experimentar y flirtear con el instrumento que les caiga entre manos, y buen rollo. Esas son algunas de las características de los Peach Pit, que no dejaron indiferentes a los asistentes a su desvirgamiento madrileño, que además fueron premiados en bises con una versión de ‘Johnny B. Goode’ del maestro Chuck Berry, para dejarnos claro que modernos son, pero que beber de los clásicos es un must.

 

 

Vienen desde #Canadá, se llaman #PeachPit y tienen un discazo de los que se escuchan de manera adictiva: “Being So Normal”. La banda lo presentará en la sala #MobyDick Club el próximo 25 de enero 2018. Han editado esta última referencia en el prestigioso sello #Kingfisher Bluez. La formación empezó a rodar allá por 2016 con su ep “Sweet F.A”, con un F.A de Fuck All, ya con eso hay que quererlos, no te queda otra. Espíritu teenager y rock de tintes lo-fi, de ese que también beben bandas como Foxygen o Mac Demarco. En “Being So Normal” nos encontramos con el rechazo ante ser común y ordinario, tenemos #pop pegajoso (en el buen sentido de la palabra), #shoegaze rabioso y guitarras distorsionadas, un álbum cálido y un ventanal hacia un sonido fresco y relajado, en el que conviven marañas de detalles que le dotan de una atmósfera elegantemente #retro. Álbum contundente, tanto como su propuesta en directo, la cual estamos deseando explorar.

Una publicación compartida de notedetengas magazine (@notedetengas_magazine) el

Crónica del Concierto de Angus y Julia Stone en Madrid. 23 de Octubre (Sala Riviera).


La sala Riviera de Madrid se llenó ayer de lo más hipster que tiene que ofrecer la ciudad. Clones de leñadores y de Zooey Deschanel sacaron sus mejores gafapastas para ir a disfrutar de la música folk más dulce del momento. No muchos de ellos se molestaron en venir a saludar a Isaac Gracie, que oficiaba de telonoro de la noche.

Y es una pena porque el yogurin inglés aunque dio un concierto express de poco más de media hora, nos dejó muy buen sabor de boca. Vestido de una camisa de cuadros al más puro estilo skater, Isaac Gracie hizo sonar su voz que poco tiene que ver con su físico tan frágil. Tímido y simpático, el rubiales alternaba las canciones asegurando que estaba muy feliz de tocar por primera vez en nuestro país. Mención especial a su canción “Terrified” que sonó de maravilla  en una sala Riviera casi vacía.

https://www.youtube.com/watch?v=Qya7uyia3A0

But I don’t wanna’ be your boy, I wanna’ be your man
But something’s got me wrong inside
And I’m looking for the answer I don’t understand
And, darling, I am terrified
I’m terrified
Maybe I wasn’t cut out for this
You know, I’m terrified
That maybe I wasn’t cut out for this

Al contrario, Angus y Julia Stone tenían el reto de crear intimidad frente a una sala Riviera que se llenó de repente. No cabía casi nadie más en el recinto cuando sonaron las notas de “Baudelaire“. Los hermanos australianos salieron en un escenario lleno de humo y luces, detrás de unas pantallas gigantes con escenas acuáticas. Aunque el último album no logró convencer a todos los fans, Angus y Julia Stone lo defienden con toda la convicción que da llevar más de 10 años en esto de los escenarios.

angus y julia stone concierto madrid la riviera snow

El ambiente era solemne, el publico en riguroso silencio. La formula es la misma de siempre, Julia Stone canta con su voz de Cindy Lauper indie y su hermano le responde, añadiendo rugosidad a la dulzura de las letras y melodías. Si es verdad que no cambia la formula, Angus y Julia Stone se están volviendo más opacos y más misteriosos con el paso del tiempo. Y así lo reflejó “Cellar Door”, compleja e inquietante.

https://www.youtube.com/watch?v=8LpMraTYFjs

Pero había llegado el momento de escuchar en directo “Chateau”, pegadiza y rítmica para poder entrar en calor en un concierto algo frío e impersonal.

 

https://www.youtube.com/watch?v=fFHR164mnjg

No hay nada que reprochar a los hermanos de Sydney, saben hacer música; se complementan a la perfección. Pasaron a través de las canciones como un paseo: “Wherever you are”, “Big Jet” para acabar por el gran “Snow”, que da nombre a su último trabajo. No hay falsa nota, todo salió redondo. Eso no quita que les falte algo de sangre en las venas muchas veces. Hay matices y sutilezas pero es demasiado liso, cuesta emocionarnos con estos dos. Demasiada perfección es lo que tiene.

Nos quedamos con ganas de verlos desmelenarse un poco y darnos algo de veracidad. Pero el trabajo que presentaron no tiene más peros, es solido y consistente y repetiremos con muchas ganas si vuelven a pisar pronto nuestras tierras.