Archivo de la etiqueta: francea

Crónica del concierto: Chucho Valdés en el Patio de la Hospedería de San Benito. Universijazz (Valladolid) – julio 2014


Chucho_Valdes-photo-Fran_Cea-04

De blanco impoluto y respaldado por la Afro Cuban Messenger Band se presentaba Chucho Valdés en su concierto del pasado 17 de Julio ante un Patio de la Hospedería San Benito en Valladolid que había colgado el cartel de “no hay billetes”  hacía días (¿quién ha dicho que el jazz es una música de minorías?) y que recibió en pie y con un atronador aplauso al músico cubano cuando este apareció sobre las tablas.

No fue para nada una tarde veraniega. Con clima desapacible y amenaza de lluvia, el público aguantó con indiferencia las condiciones y demostró que la programación del Universijazz 2014, organizado por Centro Buendía y la Universidad de Valladolid, ha sido un éxito sin paliativos que augura continuidad en el tiempo.

 

Chucho_Valdes-photo-Fran_Cea-03Chucho Valdés, con un palmares que tira de espaldas con 8 Grammy en sus vitrinas, venía a presentar su nuevo trabajo Border Free, donde homenajea la figura de su padre Bebo fallecido recientemente, con una formación que incluía vientos, contrabajo, percusión y batería y donde todos los músicos, de un nivel impresionante, tuvieron sus respectivos turnos de lucimiento personal (a destacar a su batería Rodney Yllarza Barreto, un jovencísimo Angel Gastón que no se amilanó con el contrabajo y a Dreiser Durruthy sobresaliente a la voz y tambores africanos) mientras era el propio Chucho quien azuzaba a sus músicos a lanzarse en jams improvisadas en una fusión de ritmos percusivos y primitivos que se enriquecían con apuntes estilísticos que viajaban y viraban del flamenco a la músicos árabe pasando por la clásica sin olvidar el acento del soul bop a lo Art Blakey que su música lleva y sin obviar a Cuba y sus múltiples músicas y ritmos como lienzo de trabajo.Chucho_Valdes-photo-Fran_Cea-02

 

Valdés, de evidente buen humor, se dirigió a los asistentes en varias ocasiones, explicó y presentó varias de las canciones e incluso se acercó en contadas ocasiones al micro para acompañar los coros mientras la audiencia entraba cada vez más en calor y recibía con mayor énfasis el siguiente solo o el próximo giro musical que avanzaba el protagonista desde su piano y que culminó con una apoteósica interpretación de Congadanza, uno de los highlights de la velada junto con las canciones de la archiconocida película Calle 54 y sin embargo fueron los momentos donde Valdes se acercaba a los estándares del jazz (obviamente con el background de su sonido) como Coltrane, Miles Davis, Art Tatum o Duke Elington cuando se alcanzaba a nivel de sonido la mayor de las excelencias merced a los soplidos contundentes del saxo y la trompeta.

 

Auténtico acierto, en resumen, la programación de su concierto y, lo que es más meritorio, éxito de acogida. El Universijazz se apunta una medalla más para su colección y se autoinsulfla los ánimos necesarios para encarar una nueva programación en 2015 que seguro nos dará más alegrías. Impacientes estamos.

 

Crónicas Maceo Parker en Bilbao y Madrid (Cultura Inquieta)

maceo_noted_larrypas_01Encantada con esta gira ha salido la gente, tanto el pasado martes 25 de marzo en la Sala BBK de Bilbao dentro de su ciclo Music Legends como el día siguiente en La Riviera Madrileña en Festival Cultura Inquieta, con los conciertos que ha ofrecido el saxofonista estadounidense Maceo Parker . Una gira de tres fechas por el estado, después le llevaría a Murcia, y que visto lo visto, solo se le puede calificar de triunfal. Precedido del caché que otorga haber pertenecido a la banda de James Brown, ya en solitario, en el jazz, colaboró con estrellas de relumbrón de la música más accesible (Prince) y tiró de manual para lanzarnos soflamas funk. Sin disco nuevo desde hace tiempo (Roots & Grooves es de 2007), no le hizo falta un nuevo trabajo para descerrajarnos una sesión de más de dos horas de funk poderoso, ritmos tribales, soul melismático y kilos de energía que nos propelía al baile.

Con las sillas apartadas en la Sala BBK , no en vano se colgó el cartel de “no hay billetes” y a punto estuvo  de hacerlo en La Riviera. Un público mixto, poblado de maduros/as que se entregaron a las armonías de Maceo al saxo y a una banda plena que, en formato octeto (incluyendo a Parker), secundó al jefe y se salió en los solos de trombón estratosféricos (Dennis Rollins), guitarra susurrante (Bruno Speight, sin el molesto wah-wah), teclados minimal (Will boulware) y los consabidos de batería (Marcus Parker, retumbante y exagerado) y bajo eléctrico (Rodney Curtis, antigüo Funkadelik que dio un clinic de como tocar las cuatro cuerdas). Mención especial para las féminas, una exultante Martha High, que participó en los coros junto a James Brown, y la deslumbrante Darliene Parker.maceo_noted_larrypas_02

En principio los conciertos estuvieron ceñidos al canon funk con Maceo dando remedos de pasos de baile, abrasivo al saxo, presentando al grupo y diciendo que nos quería, algo en lo que no cejó en todo el show y mira que se puso pesado. En un estado de forma excelente a sus 71 años, sopló con fuste y permitió el lucimiento de la tropa que, desde luego, no desaprovechó la ocasión y, fiel al estilo (un 98% de funk recordemos, según el propio Parker), alumbró potente y engrasada. El ramalazo jazz se vislumbraba en introitos que daban paso al estallido funk, la guitarra caminaba por vericuetos progresivos (de tintes flamencoides en ocasiones), el orondo bajista atizaba a las cinco cuerdas de su instrumento y el ritmo se mantenía impasible.

La máquina del baile estaba a plena potencia, sumándose a la fiesta Martha High con un “Think (about it)” pleno de potencia y en la tradición de las shouters americanas, y Darliene con un popurri pelín verbenero (“Stand by me”). Supieron combinar, también, el ritmo y la calma con baladas que empezaban con el “Cupid” y no sabías donde acababan y, sobre todo, con una balada interpretada con garra por el trombón que, por otra parte, no perdió ninguna oportunidad para lucirse.

El groove campó a sus anchas por la sala y Maceo Parker, implicado, lo mismo nos abrasaba con solos jazz que emulaba a Ray Charles (gafas y movimientos incluidos) o nos acercaba al soul con el trombón otra vez genial. Casi dos horas y media de concierto en cada cita que acabaron, sin bis, con la banda dando manos por doquier, regalando sonrisas y dejando a la peña plenamente satisfecha.

Maceo_Parker-Madrid-photo-Fran_Cea-003No queremos acabar sin citar(nos) en las próximas citas del Cultura Inquieta (el Music Legends está tocando a su fin) , sin duda uno de los ciclos de conciertos más atractivos del país, y por ello recordar las fechas más cercanas, inversiones económicas de rendimiento más que garantizado

Ciclo Cultura Inquieta:

24 de Abril – Keziah Jones

28 de Abril – Ute Lemper

10 Julio – Goran Bregovic Wedding & Funeral Orchestra + Moreland & Arbuckle

11 Julio – Jeff Beck + Eric Sardinas + Fuzz

12- Julio – Mala Rodríguez + Los Chikos Del Maiz + El Chojín

17 de Julio – George Clinton & Parliament Funkadelic

18 de Julio – Calexico + The Sonics + Depedro

19 de Julio – The Asteroids Galaxy Tour + Fuel Fandango + Havalina

 

 

Crónica del concierto : Quique Gonzalez. Valladolid – Valladolindie 14 .Laboratorio de las Artes. Marzo 2014.


Quique_Gonzalez-Lava2014-photo-Fran_Cea-01Regresaba Quique Gonzalez a Valladolid justo un año después de su última visita en idéntico recinto y con el mismo disco, Delantera Mítica, que había presentado anteriormente, lo que propició que se resintiera ligeramente la afluencia al Laboratorio De Las Artes y aunque no consiguió el lleno rotundo de 2013 si reunió a cerca de 500 fieles a los que poco parecía importarles que no hubiera un “motivo oficial” para el concierto.

A nivel musical el show fue impoluto. 27 canciones desarrolladas con pericia absoluta por parte de una banda de avezados músicos de sesión y un protagonista de muy buen humor, a pesar del obligado retraso en la hora de comienzo, al que parece que la convalecencia obligada por una lesión en su mano le ha sentado estupendo para cargar pilas y retomar con ilusión la parte final de la gira.

Hubo alguna pequeña sorpresa en el repertorio con canciones no interpretadas en la anterior cita (La Luna Debajo Del Brazo, Me Lo Agradecerás, El Campeón y una parte en la que Quique en solitario interpretó Pequeño Rockandroll) pero que en esencia fue muy similar a la anterior noche y sirvió para ratificar, una vez más una serie de factores que a mi entender le están acompañando ya desde hace unas cuantas giras.Quique_Gonzalez-Lava2014-photo-Fran_Cea-02 - copia

Vaya por delante mi admiración por Quique, le he seguido en todas sus giras desde Salitre 48, y creo que ha cambiado mucho mi percepción de su carrera en todo este tiempo. La electricidad de sus trabajos primigenios poco a poco va quedando atrás y ese espíritu tan “Tom Petty” que parecía inundar sus primeros shows, sigo reescuchando con devoción la grabación no oficial en Aqualung 2002, ha mutado hacia los medios tiempos y las ritmas profundas y sosegadas y esto ha ocasionado que para quien no forma parte de sus fieles que sus conciertos lleguen a resultar excesivamente planos.

¿Supone esto algún tipo de problema?, de ninguna manera. Y no lo es porque Quique Gonzalez ha forjado una masa de seguidores amplia y muy orgullosa de su papel que asume el carácter cuasi litúrgico de sus conciertos de manera ceremonial y conocedor de su papel entona las composiciones en su justa medida y vibran convenientemente ante un cambio de letra o adorno musical. Todo esto ocasiona una simbiosis plácida para ambas partes que consiguen satisfacerse mutuamente. El cantante sigue siendo el verso libre que a base de seguir un camino aparte del mercado lo ha hecho suyo y la audiencia es correspondida también formando parte de esta experiencia conjunta. ¿Me gustaría que Quique ampliara su faceta rockera y desempolvara su SG más allá  Miss Camiseta Mojada y Hotel Los Ángeles? (perfectamente situadas en el repertorio justo antes del final para ocasionar ese final up tempo), desde luego, pero si algo le ha caracterizado a Quique es por seguir su camino más allá de los gustos de sus seguidores, a los que igual que a la industria y los medios ha convencido, pero esa heterogeneidad entre sus seguidores y cierto tufillo de  intelectualidad me sigue provocando picores. De esto, una vez más, el cantante es inocente y mientras siga llenando recintos en estos tiempos cultural y económicamente tan convulsos imagino estará demostrando que está en lo cierto y que esa “Delantera Mítica” que pasea por España sigue siendo invencible. En ese aspecto bravo por él.