Archivo de la etiqueta: Guille Mostaza

El Faro lanza ‘Los Años Malos’ y se presenta en sociedad en Intromusica


el faro los años malos

Los canarios El Faro lanzan este 14 de febrero “Los años malos”,  un hit de pop de guitarras que entronca con la aristocracia española del género como Solera.Un single producido con esmero y precisión por Guille Mostaza que llega para confirmar que la banda vuelve con altas miras y todas las expectativas que pueden generar composiciones tan certeras como la que nos ocupa.

En “Los años malos” el grupo explora de la mano de Mostaza su faceta más desgarradora y directa para dar como resultado una declaración de intenciones de una grandísima carga emocional, para la que han contado también con la voz de Silvia Criado. “Ahora que me he perdonado, ¿a dónde irán los años malos?” se preguntan entre hipnóticas líneas de guitarra y frenéticos golpes de batería en esta catártica apuesta por un nuevo sonido, más eléctrico y con más riesgos vocales, algo así como un cruce entre Astrud, Radio Dept. y Juan & Junior, pero criado y bendecido en las Islas.

El Faro son Carlos Díaz (voz y guitarra), Carlos Valenciano (batería), Eduardo (guitarra), David (bajo) y Alberto (sintetizadores y piano).

el faro edita los años malos dentro de intromusica

“Agotado”, presentación en sociedad de Mostaza Gálvez.


mg

 

Guille Mostaza , inquieto como pocos, vuelve a meterse en otro embolado, en este caso, un proyecto paralelo al que han bautizado como Mostaza Gálvez, en el que junto a Frank Gálvez y con la ayuda en las cuerdas de Juango Reig y Fran Gas a la percusión dan rienda suelta a esta nueva quimera.

https://www.youtube.com/watch?v=u4Yitt_XWwA

Agotado es su carta de presentación, un tema guerrero y con el que no han escatimado en medios tal y como podemos leer en el propio blog de Guille.

Para estar al tanto de todo lo referente a este nuevo proyecto podéis seguirlo en redes sociales : Facebook, instagram, twitter.

Ellos / Pop cabrón

pop cabron

Para comprender el momento en que se encuentran Ellos resulta esclarecedora la lectura de este post que Guille Mostaza publicó en su blog a principios del año pasado, bajo el pertinente título de “Historias para no dormir”. En él hace un repaso tan sucinto como desolador de la ingente cantidad de obstáculos y jetas con los que el dúo ha tenido que lidiar cada vez que se ha metido en un estudio de grabación, desde su debut ‘Lo tuyo no tiene nombre’ hasta su anterior álbum, ‘Cardiopatía severa‘, la gota que colmó el vaso. De ahí que este ‘Pop cabrón’, su quinto trabajo, lo hayan grabado y mezclado en el estudio de Guille, Álamo Shock, lo hayan masterizado en The Punch, estudio de mezcla de Santi, y lo hayan lanzado con Heike Records, la compañía “de la que nadie habla” que “recupera el espíritu de Factory Records”.

Oficialmente convertidos, por tanto, en el grupo más independiente de España, y ya sin tener que gastar fuerzas en pelearse con nadie, se han podido dedicar de pleno a lo que más les gusta, o sea, a hacer canciones “bonitas y sinceras”, como dicen en la bonita y sincera ‘Prisa’. Dos de ellas ya las adelantaron el año pasado y ahora las han introducido en el álbum algo retocadas, con inmejorables resultados en el caso de ‘Aunque te rías de mí’, convertida para la ocasión en todo un hit -o “hist”, como ellos dicen-. Por su parte, ‘Lengua viperina’, el primer tema en el que notamos el cambio de registro vocal de Guille –no hay entrevista en la que no salga a la palestra su recién adquirido parecido con Miguel Bosé-, ya se prestaba a la escucha compulsiva en su versión original.

Si hay algo que caracterice a las canciones que componen ‘Pop cabrón’ es su decidido sonido ochentero, década de cabecera por antonomasia del dúo, que ahora adquiere especial relevancia gracias al protagonismo de bajos y sintetizadores -frente a, por ejemplo, las cuerdas de ‘Cardiopatía severa’- y que tan buenos resultados les da en ese estupendo single que es ‘O tú o él o yo’ -primera canción española en pasar por nuestra recopilación mensual de hits, ‘Hitsterical‘-. Lo mismo se puede decir de la indiada ‘Nuevo imperio’ o de ‘Tarántulas y súcubos’ -qué gran frase “quieres huir/ pero te han dicho que habrá barra libre”-, con la voz de Santi Capote, que en este álbum no canta en uno sino en dos temas, volviendo a aparecer en ‘Ente superior’. Menos brillan, sin embargo, la “canción-protesta” ‘Tu tiempo está acabando’ -“nos da rabia que el pop no se pueda cabrear”, dice Guille– o ‘Extraña melodía’, en la que, de hecho, extraña la extraña voz de Iván Ferreiro.

Hacia el final del álbum encontramos ‘Estrella patria’, una canción cien por cien Ellos -y que no puede pegar más en este disco- en la que ofrecen consejo a “un pequeño aspirante a artista local” desde esa posición de descreimiento en la que siempre se colocan con respecto a la industria musical de nuestro país, especialmente la independiente. No sorprende en absoluto, teniendo en cuenta que, según han confesado, con ‘Pop cabrón’ es la primera vez que están ganando algo de las ventas de un disco (!!!). A juzgar por los buenos resultados que han conseguido con este álbum, va a resultar que es verdad -a contrario sensu, al menos- la frase que se oye al principio de la pegajosa ‘No finjas’: “Too much money is bad for dreamers”, extraída de la película ‘El murciélago diabólico‘. Atención a la sinopsis del filme: “cuando la compañía Healt & Morton se enriquece gracias al doctor Carruthers, éste no se siente suficientemente recompensado y decide vengarse de los dueños del negocio familiar haciendo uso de un murciélago de dimensiones gigantescas”. No hace falta explicar que el murciélago de Ellos es este álbum, también de dimensiones gigantescas, en el que, una vez más, demuestran lo buenos que son haciendo lo que mejor se les da. Pop, cabrones. 7,1/10.

Galería fotográfica – Día de la Música 2014 – Matadero Madrid #thebigstereoparty


Este fin de semana hemos vivido junto a Subterfuge un día de la música especial, el de su 25 aniversario. Grupos de hoy y de siempre alegraron los oídos de un público de todas las edades, los viejunos que regresabamos a los noventa y los teenagers que han crecido con las nuevas caras del sello.

Os dejamos nuestra galería fotográfica #thebigstereoparty, ¡A por otros 25!.

 

Crónica del concierto: Ellos en la Sala Black Pearl (Valladolid) – mayo 2013

Uno nunca termina de acostumbrarse al hecho de que un grupazo como Ellos tenga tan poco tirón entre el público vallisoletano, lo que nos hace preguntarnos, cada vez que vienen a nuestra ciudad, qué estará haciendo toda esa gente que agota las entradas para Love of Lesbian -¿qué son Love of Lesbian al lado de Ellos, por Dios?- dos días seguidos. Ya sabemos que no van a llenar el Polideportivo Pisuerga -que es lo que, en realidad, merecen sus canciones- pero, ¿tampoco la sala Black Pearl?

La parte positiva: es un lujo ver a Ellos tocando prácticamente para ti solo, desgranando ese repertorio sin mácula que tienen. Comenzaron con ‘Dicen que te vas’, acabaron con ‘Lo dejas o lo tomas’ -¡mejor acogida incluso que ‘Diferentes’!- y, entre medias, pudimos recordar lo buenísima que es ‘Cerca’, lo mucho que a los fans del dúo les gusta ‘Campeón’, el trallazo en directo que es ‘Hasta el final’ y comprobar cómo no nos equivocamos al destacar ‘Lengua viperina‘ en nuestra sección de canciones de escucha compulsiva. Con un Guille Mostaza estupendo en su papel de maestro de ceremonias -el contrapunto perfecto a su compañero Santi Capote, atrincherado detrás de los bafles, a lo Carlos Berlanga-, y contando anécdotas de su adolescencia en Valladolid y de sus encuentros y desencuentros con cierta cantante y actriz española, la novedad de esta “gira indi” son las proyecciones, que incluyen fragmentos de series y películas ochenteras, a Lina Morgan y hasta a Iñaki Urdangarín. En un momento dado del concierto, Guille Mostaza bromeó diciendo que Ellos no hacen “hits” sino “hist”. Será eso lo que despista a la gente: ayer, todos estos “clásicos” estuvieron un poco huérfanos de público.

Ellos siguen adelante con su “gira indi”

lagiraindie
Ellos están preparando el que será su quinto disco y, para financiarlo, han diseñado esta buenísima campaña de crowdfunding, a la que ya se refieren como el “proyecto más grande y creativo en el que jamás nos hayamos embarcado”. Entre tanto, continúan con su “gira indi” recorriendo España en autobuses Alsa y presentando su nuevo temazo ‘Lengua viperina‘. Próximamente, estarán el viernes 26 y el sábado 27 de abril en Madrid en la sala Contraclub, el sábado 18 de mayo en la sala Beat Club de Segovia y el viernes 24 de mayo en la sala Black Pearl de Valladolid. Ya han agotado las entradas para las dos fechas en Madrid, así que si tienes pensado ir a verles a Segovia o Valladolid será mejor que compres ya las entradas anticipadas en ticketea por 8€.

Ellos – Lengua viperina: c.e.c. #82

Si el mundo fuera un lugar justo, Pablo Alborán sería de verdad el anónimo chico-de-la-habitación-de-al-lado que finge ser pese a vender más discos y tener más fama en España que Adele y Ellos no bajarían nunca del número 1 en ventas, colocando en la lista un hit tras otro -eso y no otra cosa es lo que llevan componiendo desde su imprescindible álbum debut-. Precisamente, con su último tema, ‘Lengua viperina’ -primero de los cinco maxisingles que tienen planeado ir sacando este año con la ayuda de sus fans a través de este original proyecto de crowdfunding-, por fin han conseguido el primer puesto en iTunes. No, no se trata de suerte, sino de justicia cósmica.

Y es que ‘Lengua viperina’ es una canción perfecta. La letra es muy berlanguiana, como ya señalaba algún twittero (“cállate, lengua viperina”), y muy Ellos (“da donde ya sabe que si toco duele”) al mismo tiempo, lo cual ya de por sí es una fiesta. Con un puñado de referencias vintage (“que no se puede rebobinar usando solo un boli girando la cinta”), tanto en la propia canción, con ese irresistible teclado electropop, como en la portada del maxisingle y en el estupendo vídeo que se han grabado ellos mismos, ‘Lengua viperina’ se confirma como una canción con una personalidad arrolladora. Tanto, que hasta le perdonaremos a Guille Mostaza -Guillermo, vigila- el cantar a lo Raphael -¡eso sí que es vintage!-. No podemos esperar a berrearla escucharla en directo.

Escucha todas nuestras c.e.c. en Spotify.

Ellos / Cardiopatía severa


Si eras de los que pensaban que las canciones de Ellos hablaban de amor, puedes ir desengañándote, porque en realidad ‘Cardiopatía severa’, su nuevo álbum, es el primero en el que abordan el tema. O al menos eso es lo que Guille Mostaza y Santi Capote han venido repitiendo estos últimos meses, y de ahí vendrían tanto el corazón abierto de la portada como la presencia de la Orquesta Sinfónica de Bulgaria en la mayor parte de las canciones de este nuevo trabajo, lo que sin duda les da un toque más romántico. Como ellos dicen, “qué mejor envoltorio para unas canciones de amor que violines“.

Y qué mejor single para un álbum de estas características que ‘Cerca’, una canción de puente interminable y estribillo imposible, pero que resume como ninguna la esencia del álbum. Es por ello que no resulta extraño que se hayan arriesgado con este tema como primer sencillo -que, de hecho, al principio ni siquiera estaba entre sus candidatos-, aún cuando el disco se abre con tres píldoras pop mucho más directas como son ‘Lo nuestro’, ‘Hasta el final’ y ‘Justicia cósmica’.

Jota, vocalista de Los Planetas, hace su aparición estelar en ‘Mientes’, mientras que dos componentes de Lori Meyeres hacen los coros en el tema que cierra el álbum, ‘Aún no lo sé’. A pesar de tanta colaboración, sus canciones siguen sonando como siempre, a excepción tal vez de ‘Te echo tanto de menos’, que parece más bien un tema de Los Piratas. Por otro lado y, como es habitual, Santi Capote canta uno de los temas del álbum. Lo que no es tan habitual es que el tema cantado por él -aunque en el estribillo Guille Mostaza le releva- sea el mejor del disco, como lo es ‘Por qué no volvemos’, donde frases del tipo “y nada de hacernos sufrir como te gusta a ti” recuerdan a los mejores cortes de su brillante álbum debut, ‘Lo tuyo no tiene nombre’.

Es por ello que la impresión que queda tras haber escuchado el álbum es la de que Ellos, con cada disco nuevo que sacan, van perdiendo la frescura de sus inicios, a medida que van puliendo cada vez más su sonido -y sus letras, dicho sea de paso-. Pierden una cosa y ganan otra, pero mantienen el nivel y las canciones siguen teniendo su sello inconfundible. Al fin y al cabo, hoy por hoy no hay ningún otro grupo que se les parezca y, si tenemos en cuenta que lo que hacen es pura y simplemente pop -y ahora, además, hablando de amor-, no se puede llegar a otra conclusión: éste es un grupo totalmente necesario. 7,4/10.