Archivo de la etiqueta: Nicki Minaj

Hitsterical #ene15

CARA A

1. Bleachers – I Wanna Get Better
Qué mejor manera de empezar 2015 que con un hit titulado ‘I Wanna Get Better‘, muy adecuado para esta época de propósitos de Año Nuevo. El autor de este temazo -“la canción más pegadiza de 2014” según el Huffington Post– es Jack Antonoff, a quien recordaréis por ser el guitarrista de fun., grupo que consiguió gran éxito con una canción asquerosa titulada ‘We Are Young‘. Fue durante la gira con fun. cuando Jack comenzó a preparar su proyecto paralelo en solitario, al que ha llamado Bleachers y que, para la revista Time, es “more fun than fun.”. El chico, además, ha coescrito algunos de los éxitos de otros artistas, como Taylor Swift, Tegan and Sara o Carly Rae Jepsen.

2. Ab-Soul – Feelin Us (con Jay Rock y RaVaughn)
6:19 in the morning, nigga”. Hay que ver cómo trasnochan madrugan estos raperos. Ab-Soul es el nombre artístico de Herbert Anthony Stevens IV, cantante californiano de hip-hop y componente del grupo Black Hippy, junto a Kendrick Lamar, Schoolboy Q y Jay Rock, quien también aparece en este gran tema que es ‘Feelin Us‘. La canción está incluida en el álbum ‘These Days…‘, editado el año pasado y, en ella, Ab-Soul se felicita por lo bien que está yendo su carrera musical (“now we sipping champagne on the motherfucking plane”). Ya no tiene que robar de la tienda de discos de su madre: sus discos se venden en ella.

3. Maraca España: Templeton – Cowboy
El hit que cada mes reservamos a un grupo patrio lo firman en esta ocasión los cántabros Templeton, cuyo tercer álbum, ‘Rosi‘, fue uno de nuestros discos nacionales favoritos del año pasado. ‘Cowboy‘ es igual de sencilla que de bonita y, además, a nosotros los vaqueros nos van -veáse el número nueve de esta lista- por lo que no nos hacen falta más razones para engancharnos a esta canción.

4. El verdadero hit: Ed Sheeran – Thinking Out Loud
El pelirrojísimo Ed Sheeran ha sido el artista más escuchado en Spotify a nivel mundial en 2014 y su álbum ‘x‘ encabeza la lista de discos más reproducidos en esta plataforma de streaming durante el año pasado. Vamos, que el chico está arrasando. Su último sencillo es este ‘Thinking Out Loud‘ que, continuando con los datos de Spotify, es ahora mismo la tercera canción más popular en el mundo, si bien en España se queda en la 12ª posición. El británico os gustará si os gusta la banda sonora de Anatomía de Grey o grupos como Snow Patrol, a quienes ha teloneado.

5. Madonna – Bitch I’m Madonna (con Nicki Minaj)
Menudo chocho que tiene montado Madonna
. Alguien filtró varias canciones de su nuevo álbum -‘Rebel Heart‘, anunciado para marzo- y ella, después de cagarse en todo y romper el iPod, decidió hacerse un Beyoncé y lanzar seis temas del disco antes de lo previsto. No le ha servido de mucho porque, poco después, se han filtrado las maquetas que faltaban y, a este paso, se va a filtrar hasta la de ‘Material Girl’. Los seis temas tienen una pinta tremenda –ha hablado bien de ellos hasta Julián Ruiz, enemigo número uno de la Ciccone– y, en general, todo apunta a que el disco va a ser mucho mejor que el anterior, ‘MDNA‘, que a la postre ha resultado ser un trabajo bastante menor. Parece que el haberse pasado todo un año encerrada en el estudio ha dado sus frutos: en concreto, las dos canciones más destacadas son las dos que llevan en el título la palabra “bitch” -¿casualidad?-, especialmente esta ‘Bitch I’m Madonna‘, para la que ha vuelto a colaborar con Nicki Minaj. El tema es diversión en estado puro: dan ganas de unirse a la fiesta en el ático de la que habla la letra, secundando el “We go hard or we go home” del estribillo. ¿Será ése también el leitmotiv del álbum? Menos mal que aún nos queda una artista preocupada por seguir siendo la puta ama.

6. Sharon Van Etten – Every Time The Sun Comes Up
Baladón de la norteamericana Sharon Van Etten, incluido en su cuarto álbum de estudio, ‘Are We There‘. Con lo oscuro de la melodía contrastan los toques de humor de la letra: “People say I’m a one-hit wonder/ but what happens when I have two?” y otras referencias escatológicas que no vamos a reproducir.

7. Throwback Seven: Supergrass – Alright
Alright‘ ha sido definida como “un himno adolescente de buena fé”, no en vano sus autores, el trío británico Supergrass, tenían 19 años cuando la lanzaron como quinto single (!) de su disco ‘I Should Coco‘. ‘Alright‘ es un ejemplo perfecto de cómo meter en una canción el verso “We are young sin que el resultado dé grima, como ocurría  en el tema de fun. que mencionábamos al principio. Con todo, las aseveraciones de este tipo tienen siempre un problema: su obsolescencia. Ya en 1999 el grupo bromeaba diciendo que, si volvieran a tocar ‘Alright’, lo tendrían que hacer en tiempo pasado: ¡y solamente habían transcurrido cuatro años desde su publicación!

8. Azealia Banks – Nude Beach A-Go-Go
Azealia Banks
por fin ha publicado su álbum debut, ‘Broke With Expensive Taste‘ -te entendemos, Aze-, aproximadamente tres siglos después de haber triunfado con su gran canción ‘212’. Y, sorpresa, resulta que uno de los temas que contiene, ‘Nude Beach A Go-Go‘, también está incluido en el aclamadísimo disco de Ariel Pink, ‘pom pom‘. No se trata de un dueto sino de dos versiones distintas de este tema de aires surferos à la Beach Boys.

CARA B

9. Christopher Owens – America
La cara b de este número la protagoniza Christopher Owens, cuyo disco country del año pasado, ‘A New Testament‘, tanto nos gustó por aquí. Y es que, de manera incomprensible, se quedó fuera del álbum una canción preciosa llamada ‘America‘ que el ex-frontman de Girls ha compartido después a través de sus redes sociales. Y decimos incomprensible porque tiene calidad de sobra para haber formado parte del tracklist del álbum y porque hubiera encajado en él a la perfección, tanto por estilo como por letra, al ser también un dramón autobiográfica. En este caso, Christopher relata los meses previos a su vuelta a Estados Unidos, cuando vivía con su madre en Eslovenia, dentro de la secta ‘Children of God’.

Vuélvete hitstérico con la playlist completa en Spotify:

Números anteriores:
Hitsterical #dic14.

Hitsterical #dic14

CARA A

1. Clap Your Hands Say Yeah – Hysterical
En Notedetengas tenemos unos lectores tan listos que no hará falta explicar que el título de nuestra nueva sección es un juego de palabras con los términos “hit” y “hysterical”, por lo que era obligado que abriéramos el primer número con un hit titulado ‘Hysterical’. Por ejemplo, éste de Clap Your Hands Say Yeah, incluido en su tercer álbum, también llamado ‘Hysterical‘.

2. Literature – The Girl, The Gold Watch, And Everything
De entrada, la primera cosa que nos gusta de Literature es su buen gusto para los nombres. No solamente por el que se han puesto ellos (“literatura”), sino también por el que le han puesto a su segundo disco, ‘Chorus’ (“estribillo”): dos buenas declaraciones de intenciones por parte de este cuarteto de Philadelphia. ‘The Girl, The Gold Watch, And Everything’, además de sonar así de bien, comparte título con un telefilm de los años 80.

3. Maraca España: Ellos – O tú o él o yo
El número tres queda oficialmente reservado a artistas y grupos nacionales: que no se diga que en España no hay talento. Nos hace ilusión que los primeros en pasar por aquí sean esas dos estrellas patrias llamadas Guille Mostaza y Santi Capote. Sí, Ellos. Un dúo español de pop cabrón, que acaba de sacar su quinto LP, cuyo primer single es esta gran ‘O tú o él o yo‘, una canción sobre un hombre al que le da igual la carne que el pescado -de ahí que el ultimátum que lanza sea “o tú o él o yo” en lugar de “o él o yo”, ¿no?-. Hablando de carne, en el videoclip les vemos convertidos en un par de carniceros. Ellos sí que son #mar(a)caespaña.

4. El verdadero hit: Jessie J – Bang Bang (con Ariana Grande y Nicki Minaj)
Aunque para nosotros todos los temas que aparecen en esta sección son auténticos hits y se merecerían sonar sin parar en la radio, en las discotecas y en el hilo musical de los centros comerciales, no vamos a negar la evidencia: el resto del mundo no ha oído hablar de ellos. Están en el polo opuesto de esas canciones que sí suenan en todas partes, los hits de verdad, y que en esta sección también tienen cabida, no somos ningunos radicales. Sobre todo cuando de por medio está Nicki Minaj rapeando y el tema incluye versos tipo “Ella tiene el culo como un Cadillac, pero soy yo la que te hace meter quinta”. ¡Pero qué chicas más finas! La artista en cuestión es Jessie J, que se ha sabido rodear muy bien: además de a la ya citada y siempre divertida Nicki Minaj, ha llamado a Ariana Grande, que este año ha estado cosechando bastante éxito con su insufrible ‘Problem‘.

5. The New Pornographers – War On The East Coast
Un “pornographer” es una persona “que publica material obsceno”, pero, a decir verdad, lo de los New Pornographers es de todo menos obsceno. Quizá de ahí lo de “new”. Esta bonita y pegadiza ‘War On The East Coast‘ está incluida en el álbum que han sacado este año, ‘Brill Bruisers‘. El videoclip es un homenaje a los de las bandas de britpop de los 90.

6. Dënver – Profundidad de campo
Dënver son Milton y Mariana, un dúo chileno que nos conquistó con su segundo disco, ‘Música, gramática y gimnasia‘. En su tercer álbum, ‘Fuera de campo‘, publicado el año pasado, han seguido haciendo grandes canciones sobre su tema favorito, la gimnasia (!), como el primer single, de escucha compulsiva, ‘Revista de gimnasia‘. En octubre de este año grabaron un gran videoclip para otro de los cortes del disco, ‘Profundidad de campo‘, en el que les veíamos aprendiendo a bailar en un concurso televisivo de los años setenta.

7. Throwback Seven: Trio – Da Da Da
Llegados al número siete nos ponemos nostálgicos, por aquello de que buscando en el baúl de los recuerdos cualquier tiempo pasado nos parece mejor. El trío alemán Trio vendió 13 millones de copias de su canción ‘Da Da Da‘. En el vídeo, su actuación en ‘Top Of The Pops‘ en julio de 1982. Atención a la descripción genial que ha hecho el usuario que lo ha subido a Youtube: “tiene todo lo que esperarías de 1982: un teclado Casio VL1, un guitarrista que fuma un cigarro tras otro, un bailarín haciendo el robot y un público de adolescentes a los que claramente se les ha persuadido para que se conviertan en una performance de arte cinético”.

8. Los Campesinos! – When Christmas Comes
Los pobres Los Campesinos! son un poco one-hit wonder. Tras su gran éxito en 2007, ‘You! Me! Dancing!‘, no levantan cabeza. Lo cierto es que el EP navideño que han anunciado -hay que ver para lo que han quedado- no parece la mejor solución para volver a captar algo de spotlight, pero nunca se sabe -ahí está Mariah Carey-. Su ‘When Christmas Comes‘ será un must estas Navidades en toda lista de villancicos indies que se precie.

CARA B

9. Vampire Weekend – Ottoman
¿Una canción dedicada a un sofá otomano? Tenía que ser de Vampire Weekend, claro. Luego que si les llaman pijos. La canción, como todo lo que hacen, es de lo más cuqui, e incluye el verso “this feels so unnatural, Peter Gabriel too” de la gran ‘Cape Cod Kwassa Kwassa‘. ‘Ottoman‘ no está editada en ninguno de sus discos -de ahí lo de que la cataloguemos como cara b- sino que forma parte de la banda sonora de ‘Nick and Norah’s Infinite Playlist‘ -que alguien que merece la muerte tradujo en España como ‘Nick y Norah, una noche de música y amor‘-, una película sobre “un joven sensible que toca el bajo y tiene el corazón roto y frecuenta los locales de música indie de Nueva York” -el joven en cuestión es, por supuesto, Michael Cera-. Con ese argumento, era casi obligatorio que apareciera alguna canción de los de Ezra Koenig.

Vuélvete hitstérico con la playlist completa en Spotify.
(Bueno, casi, la de Vampire Weekend no está. Hay un sound-alike no apto para escrupulosos).

Madonna / MDNA

De los tres significados que se le pueden encontrar al título del duodécimo álbum de estudio de Madonna, ‘MDNA’, -a saber: un acrónimo del nombre de la cantante, una referencia a “esa droga que te produce eufóricos sentimientos de amor” y “el ADN de Madonna”- parece que es este último el que mejor se adapta al contenido del disco. No puede ser casualidad que haya contado para este álbum con William Orbit -el que fuera productor de uno de sus discos mejor considerados por público y crítica, si no el que más- para, aproximadamente, la mitad de los temas y con el francés Martin Solveig para la otra mitad -amén de los dos temas producidos por Benny Benassi- sino, más bien, fruto de una voluntad de aunar en un solo álbum su vertiente más introspectiva (‘Ray Of Light’) con la más electrónica (‘Confessions On A Dance Floor’) construyéndose así un álbum lleno de autorreferencias -sí, otra vez– que sirva de compendio a lo que ha venido siendo su carrera en los últimos años (“Orbit sacó mi alma torturada y Solveig mi lado irónico”, declaró recientemente) y, a la vez, de huida hacia delante tras el fracaso de ‘Hard Candy’ en busca, como siempre ha hecho, de nuevos sonidos.

Con esta premisa, en ‘MDNA’ encontramos de todo. Desde baladas a lo ‘Evita‘ (‘Falling Free’), canciones autobiográficas (‘I Don’t Give A’ habla abiertamente de la relación con su ex-marido, Guy Ritchie) y con elementos folk (‘Love Spent’ empieza con un riff de banjo) a lo ‘American Life’, temas dance al estilo de las inéditas del recopilatorio que sacó hace dos años (el absoluto grower ‘Girl Gone Wild’, segundo single, en cuyo videoclip participa el español Jon Kortajarena) hasta idas de olla que recuerdan a su etapa underground de mediados de los ’90, cuando cantaba temas de Björk y de Massive Attack (‘Gang Bang’ no desentonaría en ‘No Blood‘, puestos a imaginar que artistas mundialmente famosas se inspiran en cantantes españolas), pasando por temas trance que dejan en bragas a ‘Impressive Instant‘, una de sus canciones más transgresoras hasta la fecha (la más-grande-que-la-vida ‘I’m Addicted’). Líricamente, también encontramos referencias a diversos momentos de su carrera, como el “I can be your Lucky Star” de ‘Give Me All Your Luvin’ a ‘Lucky Star’, el “Get down on your knees and pray” de la potencialmente polémica ‘I’m A Sinner’ a ‘Like a Prayer’, el “Some girls are second best/ Put your loving to the test” the ‘Some Girls’ a ‘Express Yourself’ o la colaboración de su hija Lola en ‘Superstar’, que remite a la canción post-maternidad que le dedicó hace catorce años, ‘Little Star’.

Esto no significa, ni mucho menos, que ‘MDNA’ sea un conjunto de canciones sin nada en común entre sí, puestas una detrás de otra sin orden ni concierto, ni tampoco que haya hecho un popurrí con los momentos más gloriosos de su discografía. Dados los irregulares resultados de la etapa urban con su anterior disco, podríamos haber entendido que se hubiera sentido tentada de volver al dance de hace dos álbumes, que tantas satisfacciones le trajo. En su lugar -lo de que Madonna se reinventa en cada álbum está lejos de ser un cliché-, ‘MDNA’ tiene como clara protagonista a una electrónica bastante oscura -con excepciones como ‘Superstar’ o la kylieminoguiana ‘Turn Up The Radio’- que probablemente no le dé muchas alegrías en cuanto a ventas -más allá de la considerable ayuda que pueda suponer el haber dejado con la boca abierta a 111 millones de personas en el medio tiempo de la Superbowl-, pero que ya se las está dando en cuanto a críticas. Quizá consciente de ello, ha optado por un primer single bastante radiable -y con uno de los mejores vídeos que ha grabado, dicho sea de paso- que no tiene nada que ver con el resto del disco -como ya hiciera con ‘Music’-, lo que inevitablemente causa un problema de coherencia interna -como ya pasó con ‘Music’ y que aquella vez solucionó poniéndose un sombrero de cowboy en el videoclip, como ya se ha señalado con acierto por ahí-. Aquí la solución ha pasado por incluir a M.I.A. -cuando al hablar de su LP ‘/\/\ /\ Y /\‘ lo comparamos con ‘American Life’ no se nos pasó por la cabeza que pudieran acabar haciendo una canción juntas- y a Nicki Minaj deletreando ‘L.U.V.’ y ‘Y.O.U.’, lo que parece que emparenta a la canción con el título del álbum. Lo que sí que no tiene remedio es lo de ‘Masterpiece’, tema perteneciente a la banda sonora de su segunda película como directora, ‘W.E.’, que le habrá valido un Globo de Oro -mal que le pese a Elton John-, pero, finalmente, no pega nada con el resto del álbum.

Dice bastante poco del grupo de artistas con las que frecuentemente se la relaciona que sea una señora de 53 años la única de entre ellas que, por cuarta década consecutiva, se atreva a sacar un álbum mínimamente arriesgado. Estando así las cosas, a ver quién es el listo que desmiente a Nicki Minaj cuando, en el rap de ‘I Don’t Give A’ -no sabemos si por iniciativa propia o si Madonna habrá tenido la poca vergüenza de pedirle que lo cante- dice eso de “There’s only one queen, and that’s Madonna, bitch!”. De momento, y mientras siga teniendo el valor de sacar discos viscerales y modernos como es este ‘MDNA’, no parece que eso vaya a cambiar. 7,5/10.