Un poco de Campeche, MX

, , Comment closed

Durante un viaje siempre hay sorpresas en cuanto a la sensación que te da conocer una ciudad, pueblo o sitio determinado. Puede ocurrir que tras oírlo repetidas veces poniéndolo por las nubes uno llegue y le desilusione o haga sentir como que esperaba más. Puede ser que una ciudad por la que nadie había dado un duro te resulte llena de vida, de gente agradable y con mucho encanto, por lo que la amarás eternamente. Luego, otras veces, y es el caso de esta ciudad que os presento, puedes llegar a conocer una ciudad de la que nunca habías oído hablar, de la que nadie sabía nada… simplemente por casualidad.


Así ocurrió con Campeche, capital del Estado mexicano del mismo nombre, y que se encuentra en la costa oeste de la península del Yucatán. Una preciosa, muy cuidada y tranquila ciudad, al borde de la costa. Con buen clima, precios muy atractivos, riquísima comida, poco turista y geniales hostales en los que hospedarse. Se encuentra además cerca de la capital yucateca: Mérida, de las ruinas de Uxmal y cerca de infinitas playas en las que siempre te encontrarás solo.


En nuestra ruta que nos devolvía de Tulúm, pasando por Mérida, a la Ciudad de México, era obligado hacer noche en algún punto, por lo que el lugar elegido fue nuestra, desde entonces amada, San Francisco de Campeche. Al desviarte de la autopista para afrontar los últimos kilómetros de carretera que te llevarán a la ciudad pronto ves el mar, te pones a su altura y nunca dejarás de acompañarlo. La carretera va a su altura, a pocas decenas de metros, por lo que el infinito y tranquilísimo mar azul oscuro será tu mejor guía para saber que vas en la buena dirección.


Entrando en la ciudad, por la costa, sorprenderá el larguísimo, amplio, cuidado y muy transitado malecón por el que gran parte de los campechanos pasean. Especialmente cuando está atardeciendo, pues el clima es menos caluroso, la gente ya no trabaja… de modo que aquello se pone tremendamente entretenido. Ahora bien, lo mejor de la ciudad lo tenemos al otro lado.


No soy mucho de ponerme a decir el nombre de cada iglesia o calle, prefiero colgar algunas fotos para que podáis haceros a la idea de lo que Campeche os pude aportar. Básicamente, la ciudad son un cumulo de estrechas calles, con casas de una o dos alturas, cuidadas y pintadas de bellos colores. Varios fuertes que fueron construidos para repeler ataques piratas pueden ser visitados, los 2 mas importantes se encuentran fuera de la ciudad, a unos pocos kilómetros, tanto si vas hacia el norte como al sur.


Especialmente bonita es la plaza central, donde se encuentra la catedral. Con muchísima vida durante el día y tranquila y muy elegantemente iluminada si la ves de noche, al igual que todos los edificios de la plaza (mirad la última foto). El casco antiguo, se visita en 4 o 5 horas, entre las que te dará tiempo a callejear a tu gusto, visitar las iglesias, el pequeño bastión, museos, entrar en pequeñas tiendas con artesanía local, tomar algún jugo, zumo o agua de sabor, o sentarte en una taquería a comer los famosos tacos o cualquier plato autóctono, para acabar tomándote una horchata de arroz o un helado de alguna fruta exótica… ¿guanábana tal vez?. Luego, estas en México, asi que chelear (a.k.a irse de cervezas) será indispensable, Indio, Modelo, Corona, Tecate… tu eliges.
No menciono lo que es, o sería salir de fiesta por esta ciudad, pues no llegamos a hacerlo. Si hacemos caso a unos holandeses que conocimos y venían desde Belize, la ciudad no tiene demasiado ambiente nocturno. A nosotros, esa misma sensación nos dio, aunque tal vez eso ocurre porque la zona por la que uno se mueve es el centro turístio, lejos de los barrios dónde la mayor parte de la gente del lugar reside. Si alguien tiene información al respecto, que no dude en compartirla, será muy bienvenida.


La ciudad, creo que es ideal para descansar, relajar, rentar un cuarto en un tranquilo hostal y retomar fuerzas para volver a la capital, ir pasar un tiempo buscando playas en el golfo, hacer la ruta de ruinas mayas dentro del Yucatán o seguir al sur, hasta la increíble, y ya mencionada aquí, Chiapas. Es muy distinta a las superpobladas capitales de estados, y esta inmensamente mejor cuidada, además de que ese estilo de construcción colonial le hace muy bonita visualmente. Cómo recomendación, y en parte «juego», os recomiendo que si callejeando encontrais la iglesia que podeis ver a la derecha, entreis. Al menos en nuestro caso, nos permitieron subir a su azotea, desde la cual hay unas visatas de la ciudad impresiontantes, vamos, las que podeis ver 2 fotos más arriba.

Cómo publicidad gratuita, y dado que nos trataron genial, recomiendo el Monkey Hostal: http://www.hostalcampeche.com/ NO pedais la oportunidad de tomar una fría cerveza sobre la azotea, justo frente a la plaza central iluminada o mientras empieza a anochecer. Cómo habreis podido comprobar, los colores que en los meses de verano toma el cielo cuando el día acaba son preciosos.