9 febrero 2023

Como excelente replica de lo que debería conformar la cabeza de cartel de muchos festivales, o magnifico prólogo al día de la música (por cercanía, importante no confundir esfuerzos e intenciones), el cierre de la tercera edición del Véral nos dejó una impresionante jornada de música en el centro más insospechado de la ciudad -la Pérgola del Campo Grande-, lugar en el que entre algún despistado de avanzada edad que esperaba otro tipo de charanga y pavos reales que sorprendían o asustaban a más de uno, disfrutamos de conciertos que confirman el gran momento de forma de dos bandas nacionales a reivindicar y destacar tanto por sus nuevos trabajos como sobretodo por su pulcritud y energía en el directo: Punsetes y Triángulo de Amor Bizarro. La tarde comenzó con los locales Diploide y su show de hip hop humorístico, aunque no os vamos a engañar diciéndoos algo de ellos ya que llegamos tarde a su concierto y no pudimos ver casi nada, cosas del directo.

loppunsetes Los que si que nos tuvieron pegados -y con ganas- al pie del escenario fue con Los Punsetes, grupo del que somos seguidores desde su debutacérrimos fans con su continuación LP2, que despunta ya entre lo mejorcito del año y fue el que centró la totalidad de su repertorio. Los 5 amigos del Punset abrieron con ‘El artista’, una de las canciones que menos llama la atención de su nueva entrega, pero que resulta ideal para comenzar de una manera más o menos relajada a meternos en las guitarras y la voz de Ariadna. O más bien con su polémica pose: estática cual gárgola de piedra. Así permaneció durante todo el concierto, tendrás suerte si la ves pestañeando, y créeme que la vas a mirar más de lo que piensas ya que resulta increíblemente llamativa. A partir de aquí un intenso repaso a ese verdóncho LP2 (magnifica portada fanzinera la de Joaquin Reyes) sacando a la palestra ‘Cervatillos’, ‘Hospital alchemilla’, ‘De moda’ o ‘Dinero’ para hacer relucir esas letras tan directas, irónicas y maravillosas, llenas de humor negro en ocasiones y casi siempre de mala baba que canalizan a través de esos caracteristicos punteos concisos, claros y rápidos que ya conocemos. Destacable la potente parte final para la que como es natural se guardaron sus temas más brillantes de primer y segundo disco, los cuales intercalaron como si nos estuvieran mostrando similitudes entre discos: si ‘Dos policías’ representaba su hitazo absoluto e himno generacional, que por cierto sonó emocionante y especialmente rápido para alegría del publico que acompañó con voces y saltos, le siguió su nuevo single, también rápido, pegadizo y con una letra que nos encanta, ‘Tus amigos’ cuyo estribillo va calando entre la gente y se va perfilando como otra de esas canciones atemporales que serán coreadas en todas partes de aquí a un tiempo.
4718982040_0201936895Lo propio hicieron con las composiciones más tranquilas con las que cierran ambos discos, ‘Maricas’ y ‘Cien metros para el cementerio’ -por ese orden- sirvieron también como cierre de un gran concierto, certificando que aquel progresivo, oscuro, con momentos ruidistas, letra completamente surrealista y sobretodo de una belleza bizarra (si, me refiero a ‘Maricas’) es un tema insuperable dentro del estilo del grupo y se convierte en perfecto para cerrar un concierto -ojala lo hubieran hecho así- y dejarnos con la boca abierta. De igual manera nos encantó su directo y nos dejo deseosos de verles de nuevo en esta edición del Sonorama o en cualquier sitio al que se acerquen.

4720190197_348ee76c80Cuchillo, de Barcelona, se encargaron de tomar el relevo de la noche, y aunque por su estilo más íntimo y reposado nos hubiera gustado verles antes del subidon de los Punsetes esto no impidió disfrutar de un show reposado, lleno de efectos y referencias. Tras una lenta y trabajada introducción instrumental -lástima que cuando llegaban al final de la misma y el principio de la primera canción se rompió una cuerda de la guitarra estropeando un poco el ambiente- el dúo comenzó deslumbrando con el hipnotico ‘Come with me’ y generando un sonido sorprendentemente rico para solo contar con un guitarrista y batería, eso si ayudados de samplers hábilmente grabados. Temas como ‘Breathing again’ o ‘Estricta libertad’, de su único disco en el mercado hasta el momento, nos trasladaron a parajes folk-rock cargados de una fuerte influencia lisérgica heredada de la Velvet, Syd Barrett o Robert Wyatt, pero con más interés por las atmósferas tranquilas, progresivas y la melodía vocal, que por momentos nos recordó a aquellas de los Beatles más psicodélicos de la época ‘Revolver’.

4720190197_348ee76c801Cerraban la noche uno de mis particulares vicios confesables actualmente, los -ahora extra ruidosos- Triángulo de amor bizarro, con el factor en contra que supone tener el listón muy alto: primero por conocer sus nuevas canciones demasiado al dedillo, pero más importante por la incógnita de si serán capaces de mantener el nivel de agresividad y ruido que muestran en ese pepinazo titulado ‘Año Santo’, que con toda seguridad figurará entre lo mejor de este año para muchos, por lo menos para la buena afluencia -la mayor de la noche- que se congregó a última hora. Los ahora cuatro gallegos, recordemos que además de disco Isa y Rodrigo -voces, bajo/guitarra y alma del grupo- estrenan formación con nuevo batería y un teclista/guitarra suplente, comenzaron intensamente acelerados a destrozar -en el buen sentido- los oídos de todos los asistentes con un sonido rabioso, furibundo y ampliamente distorsionado, dándonos toda una lección de como hacer ruido del bueno que, partiendo del shoegaze, mantenga una cierta coherencia melódica y un fondo casi luminoso.
94727081035_0d4a588e46Sin respiro ni nada que les frene fueron disparando poderosos trallazos en una frenética presentación que hace olvidar la versión enlatada de TAB y abrazar sus nuevos ‘Amigos del genero humano’ áspero, guitarrero y tararearle como pocos, ‘El culto al cargo o cómo hacer llegar el objeto maravilloso’ en el que después de un ardiente guitarreo a una velocidad de vértigo y una intensidad inigualable aparece el maravilloso ritmo krautrockero que encauza a la perfección toda esa energía, o la desatada ‘La malicia de las especies protegidas’, potencia y ritmos rabiosamente eléctricos desde el primer segundo, llevando al máximo los amplificadores y el guitarreo. Estos fueron los momentos más celebrados junto con el repaso a sus hits como el genial ‘El Himno de la bala’, el incuestionable ‘De la monarquía a la criptocracia’ y el actual -por la versión contenida en el disco día de la música- ‘El fantasma de la transición’, que certificaron que tenemos una banda cuyo directo no te puedes perder por potencia, ganas, suciedad y miles de vatios de distorsión.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies