‘Juego de tronos’, la serie de la década

, , 4 Comments

Sean Bean es Ned Stark en Juego de tronos

Los más de 16 millones de lectores de la saga fantásticaCanción de hielo y fuego‘, de George R. R. Martin, deben de sentirse agradecidos por la fiel adaptación que la cadena estadounidense HBO ha realizado de la primera de sus cinco novelas, Juego de tronos. El resto, entre los que de momento me incluyo – aunque no tardaré en devorar los libros-, también podemos sentirnos contentos, ya que esta serie de 10 capítulos no sólo ha respetado el espíritu de los libros, sino que ha creado un producto televisivo de altísima calidad que puede considerarse ya la serie de la década. ¿Crees que exagero? Ahí van 7 argumentos para demostrarte lo contrario.

1. Una historia poderosa

Y no me refiero aquí a que la mayoría de las tramas giren en torno al ansia de poder y sus efectos, sino al hecho de que la historia general que cuenta ‘Juego de tronos’, y que continuarán sus secuelas -de momento ya hay confirmada una segunda temporada-, es grandiosa y sumamente atractiva. El devenir del continente ficticio de Westeros, en el que se mezclan las luchas de poder e intrigas palaciegas con amenazas fantasmales y seres fantásticos, deja paso a todo tipo de géneros -comedia, acción, romance, terror…-, infinidad de subtramas y personajes y resulta, en consecuencia, tremendamente adictiva. Como bien señaló uno de los productores de la serie, ‘Juego de tronos’ podría definirse como los Soprano en la Tierra Media. Si con eso no basta para convencerte, tienes…

2. Personajes para todos los gustos

Una de los principales motivos que nos enganchan a una serie determinada es la presencia de un personaje con el que empatizamos. En otras palabras, si no tenemos héroe, no nos interesa. En ‘Juego de tronos’, el abanico de personajes importantes es tan amplio que resulta complicado elegir sólo uno. El simpático e inteligente Tyrion, la valiente Daenerys, el honorable Ned, la rebelde Arya, el entregado Jon… Todos tienen gran carisma, y eso sin contar a los villanos de esta primera temporada, como la astuta Cersei o su hermano Jamie, que logran transmitir lo que sólo los grandes personajes consiguen: simpatía y odio al mismo tiempo.

3. Grandes interpretaciones

Por muy bien construido que esté un personaje, no convencerá al espectador sin un gran actor que le dé vida. En este sentido, ‘Juego de tronos’ pude presumir de contar con uno de los repartos más acertados de los últimos años. Para empezar, son muchos los críticos que consideran ya un hecho la nominación de Peter Dinklage -el enano Tyrion- a los premios más relevantes de la televisión, léase Globos de Oro, Emmy… Pero a pesar de que Dinklage se come la pantalla en todas y cada una de las escenas que protagoniza, sus compañeros de aventura no se quedan atrás. Lena Heady como Cersei está magnífica; Sean Bean como Ned Stark, perfecto como siempre; Mark Addy como Robert y Michelle Fairley como Catelyn, memorables; Emilia Clarke como Daenerys deslumbra con la evolución que manifiesta de su personaje; Maisie Williams como Arya  nos descubre un nuevo talento; y otros como Sophie Turner, Richard Madden o Kit Harington apuntan maneras.

Dinklage, Heady, Williams y Harrington

4. Diálogos memorables

Hay quien dice que ‘Juego de tronos’ es lenta; yo diría que simplemente le concede mucha importancia a los diálogos. Y vaya diálogos. Aún permanecen en mi memoria los enfrentamientos dialécticos entre el rey Robert y Cersei, Cersei y Ned, Petyr y Varys… así como los siempre acertados comentarios de Tyrion. De hecho, de no ser por los diálogos, una de las mejores herramientas que tienen los personajes para lucirse, no existiría esa conexión con sus historias que nos lleva a querer saber más.

5. Los ‘cliffhangers’

El recurso del ‘cliffhanger’ -esa revelación final que cierra un capítulo  y aumenta la expectación por el siguiente- se popularizó, probablemente, con ‘Perdidos’, y desde entonces se ha utilizado más o menos con acierto en otras series de televisión, aunque en pocas con tanta eficacia como en ‘Juego de tronos’. De hecho, no resultaría extraño que cierto ‘cliffhanger’ -los conocedores de la historia adivinarán a cuál me refiero- pase a la historia de los mejores de la televisión actual.

6. Una ambientación de ensueño

Desde las localizaciones que recrean Westeros hasta la increíble fotografía, pasando por vestidos, accesorios y  mobiliario variado como ese llamativo Trono de Hierro, la ambientación de ‘Juego de tronos’ es tan espectacular que podría competir perfectamente con cualquier gran superproducción del cine.

7. Los títulos de crédito

La ausencia de los títulos de crédito al inicio de una serie es cada vez más común, salvo para la HBO. La cadena siempre ha destacado por hacer de sus secuencias de títulos de crédito pequeñas joyas televisivas -véase ‘Dexter’ o ‘Roma’-, y con ‘Juego de tronos’ no iba a ser menos. Aquí, los títulos de crédito no sólo aportan la información de rigor de la serie, sino que además presentan un mapa del Westeros y destacan en él los puntos donde se centrará la acción de cada capítulo, con la que la secuencia cambia de un episodio a otro. Una sabia manera de aprovechar minutos de televisión.

En definitiva, ‘Juego de tronos’ es la serie idónea para los amantes de las historias complicadas, de los personajes con varias capas, de las palabras con fuerza, del trabajo bien hecho y del espectáculo de la televisión.

 

4 Respuestas

  1. Jaime

    27 julio 2011 11:24

    La serie es realmente buena, pero la serie de la década? estamos en el 2011 por Dios. Además, no olvidemos a The wire.

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico