Temples / Sun Structures

, , Leave a comment

temples

 

Menudo es el último Hype británico. Un cuarteto con look retro – solista a lo Marc Bolan inclusive – , buenas canciones «neo psicodélicas» y pegada clásica donde las haya. En febrero nos llegó su esperadísima opera prima, ‘Sun Structures‘, después de pasarse todo el ejercicio anterior publicando a cuenta gotas singles de adelanto y haciéndose un nombre en el circuito indie con sus entregados directos.

El flamante barco lisérgico llega tripulado por un talentoso dúo formado por el vocalista/guitarrista James Bagshaw y el vocalista/bajista Thomas Warmsle, magníficos hacedores de canciones. Canciones que despliegan un abanico de sensaciones multicolor ideales para dejarse uno perder a la deriva. Y es que estos muchachos han construido un álbum precioso lleno de ambientes sembrados de melodías delirantes, ritmos arrebatadores y desarrollos indigestos para quienes busquen lo fácil.

temples_1360965587_crop_550x366

Como la osada Rickembacker que aparece en el arranque, evocando al rasgueo de Roger McGuinn más feroz (y por ende al de George Harrisson). O el redoble de batería del «Tomorrow Never Knows»de «Test Of Time» que aúna la épica con la psicodelia.  En “The Golden Throne” muestran una faceta más sensual y romántica (¿Kasabian?),  en  “Keep In The Dark” traen un folk-pop sinfónico con estribillo apoteósico culminado en una maravillosa arpa, mientras que en “Mesmerise” se codean con sus coetáneos Tame Impala. “Shelter Song” es una maravillosa oda ácida que bien hubiera podido componer Lennon bajo los efectos del LSD, pero que aparece en los tocadiscos casi cincuenta años después.

El fantasma del mito de Liverpool también sobrevuela en “A Question Isn’ t Answered” cuyas similitudes vocales afloran muy evidentes. En la frondosa “Sun Structures” mejoran lo que décadas antes intentaron con ahínco los Kula Shaker. En “The Guesser” nos embriagan en aromas de los Zombies del “Odessey & Oracle”, y en “Move With Season” destapan su cara mas tenue.

Como hit, la evidente “Colours To Life”, himno generacional para copar las pistas de baile de los locales mas chic; como epílogo “Fragment’ s Light” una íntima balada folk que entronca con el sonido Canterbury.

Un apoteósico compendio de sinfonías policromáticas que esconden unas influencias fáciles de reconocer – los Beatles y los Zombies del 66-67, los primeros Pink Floyd, los Byrds más lisérgicos… – estos chavales acaban de publicar sin duda alguna uno de los mejores discos del año. Diría mas, con ‘Sun Structures’ los advenedizos nos devuelven  mucho de lo que el paso del tiempo se llevó. Bienvenidos.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico