Archivo de la etiqueta: review

‘Welfare Jazz’, los Viagra Boys están de vuelta.


viagra boys welfare jazz

Ya podemos escuchar ‘Welfare Jazz‘ el nuevo disco de los Viagra Boys y continuación al celebrado ‘Street Worms‘ que veía la luz el pasado viernes.

El segundo disco de los Viagra Boys sigue ahondando en el post-punk primitivo y asalvajado característico de la banda, pero su Jazz tinta a las nuevas composiciones de una linealidad e intensidad sin igual. Los suecos son una apisonadora en directo (lo pudimos comprobar en el Mad Cool 2019) y su nuevo disco tiene todas las de ganar al doscientos por cien en un escenario. En ‘Welfare Jazz‘ siguen su lucha social y su tono amenzante continúa. La mala vida también existe en un país como Suecia, y ellos claman a sus personajes, punk que electrifican con teclados protagonistas y temas que reinventan el blues punkarra o pasan por el disco saxofónico.

Frenético y alocado, no es que den un giro completo a sus inicios, pequeñas derivas hacia estilos y temas cercanos a una jam diversa que funcionan y apisonan. Desde el enérgico ‘Ain´t Nice’ a una cover de John Prine para finalizar, ‘In Spite Of Ourselves’, encontramos adiciones, vivencias personales, y el humor negro de la banda que tan bien nutre sus oscuras composiciones.

 

Aprovechando la ocasión se marcaban la pasada semana videoclip para ‘Girls & Boys

Viagra Boys – Welfare Jazz (Year 0001. 2021)

welfare jazz viagra boys

Tracklist:

  1. Ain’t Nice
  2. Cold Play
  3. Toad
  4. The Old Dog
  5. Into The Sun
  6. Creatures
  7. 6 Shooter
  8. Best In Show II
  9. Secret Canine Agent
  10. I Feel Alive
  11. Girls & Boys
  12. To The Country
  13. In Spite Of Ourselves

Circa Waves se enfrentan estrechamente a felicidad y tristeza en su nuevo trabajo ‘Sad Happy’


sad happy de Circa Waves

Los de Liverpool completaban la pasada semana su nuevo trabajo ‘Sad Happy’, un disco de escucha compulsiva, un álbum concebido como un dos en uno. Dos conjuntos de canciones en el que pasamos del rock enérgico y los riffs pegadizos a la melancolía y el cambio de registro total de la banda. Y es que no es tan jodido pasar de la felicidad más absoluta a la tristeza desoladora, y más con la que está cayendo por estos lares. El frontman de la banda Kieran Shudall explicaba ante este disco que estamos en un mundo dividido en dos extremos, el de los felices y los tristes, la delgada línea roja lo es cada vez más.

En ‘Sad Happy’ encontramos quince temas que ofrecen estribillos esperanzadores y adictivos como los ofrecidos en ‘Wasted On You’, ‘Call Your Name’ o ‘Jaqueline’. El tema que da nombre al disco funciona como un perfecto interludio, un compendio de todo lo que la banda tiene en sus influencias y referencias que van de The Strokes, The kooks a The Killers o Coldplay. En la segunda mitad del LP, los teclados, la distorsión y la experimentación electrónica son las protagonistas, a pesar del tono positivo de ‘Wake Up Call’ en lo que a melodía se refiere, los miedos empiezan a florecer en la lírica. La acústica en ‘Sympathy’ cala y arrastra. Sin duda uno de los cortes más emotivos y preciosistas es ‘Hope There´s a Heaven’ que a ritmo de sintetizadores invita al duelo. Es completamente lógico atravesar jolgorio y desmoronamientos, quizás con este disco se nos haga algo más ameno.

https://www.youtube.com/watch?v=5_8MAhaoyVk

 

“Visions of a Life” una maravillosa revuelta de los Wolf Alice


Wolf Alice es el cuarteto formado al norte de Inglaterra que vino, vio y triunfó en una industria musical más que repetitiva. Solo hizo falta un álbum debut atronador como fue “My Love is Cool” para que quisiéramos cuanto antes una secuela a tal impacto. Por suerte para nosotros, tras dos años de intensa gira, nos traen un disco que no forma parte del típico pos-producto de lo que tanto viaje suele conllevar.

“Visions of a Life” nos muestra una visión más madura y totalmente al gusto de los mismos Wolf Alice. Que si funk, que si garage, que si una horda de guitarras a lo más post-punk alternativo británico. Cóctel de géneros que tiene nombre propio. Este nuevo largo lo componen 12 temas que llegan a su punto álgido en una canción de 8 minutos homónima. Mis favoritas sin duda son “Beatifully unconventional”“Don’t Delete the Kisses”“Formidable Coolsupongo que es porque son las que más se asemejan a la imagen que nos transmiten Ellie Roswell y compañía.

“Yuk Fu” sin embargo, nos muestra otra cara de la banda. Ese lado rabioso, catártico, que busca salir de todas las formas posibles y que también vemos en “Heavenward”. Mientras “St. Purple and Green” es una oda a la familia, a los recuerdos, a la nostalgia.

Ellie Rowsell, Joff Oddie, Theo EllisJoel Amey han convertido a su segundo retoño en una carta de reflexión sobre lo que vivimos todos a nuestros 20 años. Como la juventud, la necesidad y obligación de madurar y las condiciones sociales nos envuelven en un termolino multi-personal y de creación y renovación constante. Una obra de arte por parte de los Wolf Alice, traernos este “Visions of a Life” que no podía llevar mejor nombre.

Danzar a la segunda juventud : Crónica del concierto de The Drums en Madrid. Septiembre 2017.

Danzar a la segunda juventud : Crónica del concierto de The Drums en Madrid. Septiembre 2017.

drums

Segunda juventud, sí, la que parece haber aflorado en el señor Pierce con su nueva visita a nuestro país. Un manojo de nervios, de alegría y de buen humor que se contagiaba desde su salida al escenario del Teatro Barceló el pasado jueves en Madrid. Nuevo disco, nueva formación, y los nervios del que se enfrenta a su primer día de trabajo con una sonrisa sin saber lo que se va a encontrar. Así aparecía el frontman de una banda, de cuya esencia original sólo queda el mismo. ¿Genio u Ogro? A saber. Lo que sí sabemos es que con su nuevo LP, “Abysmal Thoughts”, ha encontrado una redención y un camino para volver a llevar el nombre de The Drums a las segundas filas de la cartelería festivalera (lo otro ya es mucho cantar).

 

Madrid Tonight at @teatrobarcelo / Barcelona tomorrow at @razzmatazzclubs 📷: @erknadiguzel

A post shared by The Drums (@thedrumsofficial) on


Tampoco era tan malo su anterior trabajo, “Encyclopedia”, pero tampoco vamos a decir que echaramos mucho de menos los temas de este álbum si de repente la banda recupera grandes himnos de su primer disco. El cuarteto arrancó con pegada, ‘I’ll fight for your life’ hacía de introductorio para meternos de lleno en los histéricos bailes del rubiales (normal que a Moz le volviera loco el chaval ¿acaso no os recordaba un poco al de Manchester?). De repente de segundas sueltan un ‘Best Friend’  que nos lleva a todos a la algarabía y a botar como locos, hermanando a extraños por doquier, un par de temazos más de la talla de ‘Book Of Stories’ y ‘Days’  y ¡Boom! ‘Lets Go Surfing’ vuelve a recuperarse en sus setlist (hubo un tiempo en el que renegaron tanto de ella que se negaban a tocarla). Si también a vosotros os parece que “Portamento” es su mejor disco, tuvisteis vuestros momentos de disfrute innegable, ‘Money’ y ‘I need a Doctor’ iban de seguidito junto a ”Book of Revelation’ y How It Ended’. 

La que están liando #thedrums en #madrid 😍😍😍😍

A post shared by notedetengas magazine (@notedetengas_magazine) on


Como si de un directo redentor respecto a otros pasos anteriores por la capital se tratara, todo sonó bastante correcto, consiguiendo llevarnos al éxtasis teenager y dejando las verguenzas por movernos histriónicamente fuera de la sala. Entre medias el señor Pierce nos honró con un discurso en el que nos contaba ese miedo al que se afrontaba al salir, esa inyección de energía que le había dado el público y cómo no cabía en sí de gozo. Incluso tuvo tiempo para llamar a su intérprete y traducir para los más rezagados en el inglés que no se dejen achicar por nada, y que se hagan valer por sí mismos y crean en ellos, ‘Sed vosotros mismos, no importa lo que diga nadie, ni el gobierno, ni vuestros amigos, ni vuestra familia’….

Y es que se nota que el pive ha estado bien jodido, con sus idas y venidas, algo se notaba en su discurso, un poco aturdido, con ese halo del que ha estado en la mierda  y sale poco a poco y con la ayuda de esa proyección energética en sus fans que se retroalimenta.

En el segundo bloque del directo el cuarteto volvió a salirse en la interpretación de temas de su último disco, que por cierto gana y mucho en directo, ‘Head Of The Horse’ y Mirror’ (I look in the mirror-Who are you?/ When the sun goes down / I ask myself -Who are you? / Who are you now?) dieron buena cuenta de ello. La influencia de bandas como The Smiths, Beach Boys, los primeros Strokes ya había sido más que evidente en el show, pero incluso ese apego por bandas sesenteras y por el sonido Motown también consiguió salir a la palestra con temas como esa cara-b del ‘Best Friend’, la genial ‘Baby,That´s not the Point’, que bien podrían haber firmado The Manhattans o The Temptations.

La melancolía hizo mella en la banda, y quisieron rendir tributo a una pareja de fans españoles fallecidos recientemente y en especial a su hija que había quedado huerfanita, momento de lagrimeo con una intensa y emotiva ‘Down By The Water’.

Abriendo el directo estuvieron Fuckaine, que se enfrentaron a una sala un tanto despejada en la que los asistentes estaban más pendientes de sus movidas que del propio show de la banda que intentó arrojar sus trozos de “Pizza Valentine” a un público que los tragó a bocados, sin masticar como debieran.

Childhood se marcan psicodelia negruna en su nuevo disco “Universal High”.


childhood presentan su nuevo trabajo "Universal Highs"

“Universal High”  es el nuevo disco de los londinenses Childhood, un disco que retuerce su anterior LP y reconstruye a la banda en una nueva dimensión que traspasa la psicodelia y el shoegaze con el que nos sorprendieron en su primer disco. Un LP que mira de cerca a Prince y a Shuggie Otis, claramente, un clásico en el que los falsettos son una constante sobre la que recorrer este lo-fi para adultos.

Durante diez temas nos mantienen inmersos en un soul espacial, en el que fagocita las influencias más dreamy y se regocija en sus mezclas, puliendo la sensualidad melódica a límites extremadamente bellos.

Ben Romans-Hopcraft y los suyos así suenan a un Kevin Parker poseído por los Blackbyrds. Sonido pop pero a la par tan negruno y fino que da miedito. Cautivados estamos.

https://www.youtube.com/watch?v=EJcB5QsMI_g

 

Reseñamos “Volcano” de Temples.


Temples_-_Volcano

Ya habían pasado tres años desde el magistral debut del cuarteto Temples y tenían que hacer el disco continuación para poder dilucidar cual era su rumbo y si se trataba de grupo “hype” de un disco. La tarea era ardua ya que “Sun Structures” (2014) no solo iba cargado de potentes hits si no que recuperaba las mejores de las esencias psicodélicas guitarreras de los sesenta. Byrds, Pink Floyd, Zombies, sonido Canterbury y los noventeros Kula Shaker nos venían a la mente al escuchar el vinilo. Su presencia en festivales indie, el carisma de su cantante James Bagshaw con su look Mark Bolan hacían el resto y les ponían las cosas muy difíciles cara el futuro.

Y el futuro llegó de la mano de este “Volcano” disco con el que han huido de lo fácil para adentrarse en nuevas formas sin perder su esencia. Así, los británicos  han quitado el epicentro en las aguerridas guitarras para dárselo a los efectos sonoros de las nuevas tecnologías (sintes, teclados,…), manteniendo sus pegadizos estribillos y las baterías trepidantes.

Del paquete destacan los singles “Certainty” con su moderno Dream Pop a lo MGMT, y  “Strange Or Be Forgoten” con su impactante melodía melancólica. Luego también,  “On The Savoir” e “In MY Pocket” con sus ecos Pink Floyd, “(I Want To Be) Your Mirror” que firmarían los Tame Impala, los “pa-pa-pás” de “Roman God- Like Man” y las voces de “Celebration”.

Son partes de un disco cuya importancia son los matices sonoros, con una conjunción de los efectos artificiales con los instrumentos clásicos del rock, para confluir en bellas piezas psicodélicas en las que el optimismo parece inseparable. Prueba superada del segundo disco, si señor.

Reseñamos “Hearthworms” de The Shins.

Reseñamos “Hearthworms” de The Shins.

shins-heartworms-1489162339

Que The Shins es el proyecto en solitario de James Mercer no cabe duda alguna. Su talento compositivo, su particular voz, y su afán evolutivo ha llevado a su banda a un lugar que pocos han llegado. Si bien es cierto que habiendo debutado en 2001 y solo publicado 5 álbumes parece poco (los últimos dos discos han llegado con esperas de 5 años), no podemos hablar de ningún disco menor. A los iniciales “Oh Inverted World” (2001) y “Chutes Too Narrow” (2003), de guitarras acústicas floridas, harmónicas y melodías coloridas, se añadieron “Wincing The Night Away” (2007), con su buena acogida comercial y el loable “Port To Narrow“(2012).  Con ellos temazos como “New Slang”, “Time To Square”, “Australia” o “Simple Song”, y multitud de grandes melodias, pop resplandeciente, arreglos instrumentales preciosistas y buenos juegos de voces. Si bien al principio el pop folk con aires sesenteros era el conducto, luego el pop y poco a poco los tintes electrónicos se han ido adueñando de una música resplandeciente que busca la melodía, a menudo enmarañada en formas cercanas a la psicodelia.

Con lo nuevo, Mercer ha querido aprovechar los aprendizajes de su otro proyecto Broken Bells (dueto que tiene con Danger Mouse) en el uso de samplers y sintes buscando los detalles en unas canciones que siguen su fórmula infalible.

Así encontramos ecos tenebrosos ochenteros (“Fantasy Island“), psicodelia rica de efectos (“Cherry Hearts“), melodias árabes con percusiones industriales (“Painting a Hole“), melodias Brian Wilson distorsionadas( “So Now What“), twee pop (“Half A million“), piezas que encajarían en “Port To Narrow”  (“Heartworms”), pop artesanal sixties (“Rubber Ballz”) o epopeyas folk remozadas en nueva tecnología (“The Fear”).

De nuevo, un cargamento de pop resplandeciente, melodías redondeadas y un particular estilo que aunque cambie de traje sienta fabulosa a esta banda de la que no podemos ni debemos olvidarnos.

Band To Watch : I’LLS – ‘CAN I GO WITH YOU TO GO BACK TO MY COUNTRY’


ills2

Electrónica bien fraguada , a caballo entre las melodías de Four Tet y los falsettos y el talento de Thom Yorke, agonizando entre las pistas de John Talabot y el ‘The Devil´s Walk’ de Apparat, ésto es lo que contiene el nuevo EP de los Australianos I’lls. 

ILLS

‘Can I Go With You To Go Back To My Country’ (Solitaire Records.2015)  es un infeccioso puzzle conformado por seis tracks en las que el hipnotismo es amparado por sintetizadores orgánicos y bases ambientales cósmicas , donde conviven cacofonias en clímax instrumentales (Substitutions) con loops y melodías pop embebidas ( Agwa). Electrónica deep y oscuridad luminosa ( A/B/A , Aves) flirtean con odas propias de estar en comunión con la última etapa de Radiohead ( Keep). Mención especial al corte ‘Let Me Have Just One’ donde el dubstep toma vida propia y nos invita a reverenciar a los de Melbourne como se merecen.

Magnífica continuación a sus anteriores EP’s  : ‘A Warm Reception’, ‘Thread‘ y a su sencillo ‘ ‘Fifty-Phiphti / Asakusa’, grato descubrimiento, tardío pero imperecedero.

 

MUMFORD & SONS / WILDER MIND:


mumford-and-sons-milder-wind-2015-album-billboard-510x510

Mumford & Sons están de vuelta. El debut “Sight No More” (2009) les hizo llamar la atención al mundo indie, mientras que el “Babel” (2012) los llevó al mainstream. Su blue grass y folk modernizado llegó a todo el planeta y su popularidad alcanzó a medio mundo. Ahora, tres años mas tarde Mumford & Sons acaban de publicar “Wilder Mind”  en el que dan un giro radical, se electrifican (con abandono de banjo y mandolina) para sonar mas indie-rock clásico.

Con una producción de lujo – James Ford (Arctic Monkeys, Mystery Jets, Florence and The Machine,…) y Aaron Desner de The National-, lo nuevo arranca con las guitarras épicas de “Tompkins Square Park”, luego “Believe” que puede sonar algo a Coldplay y se desarrolla en los cambios de ritmo marca de la casa. Como en “Broad-Shouldered Beasts”, aunque esta es algo angustiosa. “The Wolf” puede recordar a los Strokes, y “Winder Wind” a The National (¿por su productor?). También tenemos  atmosféricas baladas con “Hot Gates” y “Snake Eyes”, voces harmonizadas en “Only Love” y”Monster”, y un fabuloso mediotiempo que es “Ditmas” y una desnuda balada acústica  “Cold Arms”.

Un notable trabajo de una banda que introdujo los sonidos añejos al mundo MTV y que ahora opta por el rock independiente, en el que también logran desarrollarse la mar de bien. Bendita comercialidad.

Crónica del concierto : Wand . Sala Boite Live. Madrid . Mayo 2015


wg

Empezar la semana con un concierto es para valientes, y no sólo nos referimos a público, sino a promotores que se dejan los huevos en traer a bandas de la talla de los que ocupan esta reseña, y entrar y ver una sala a medio gas en un directo de esta índole siempre pone de mala leche . Quizás nos estamos acostumbrando a no indagar, a no aventurarnos a descubrir algo nuevo a no ser que nos lo den muy mascado, comportamiento que ya tenemos viciado. No obstante Ground Control siguen ejerciendo de nuevos mesías y procurando dejarnos de vez en cuando unas delicatessen de la talla de Wand y colocándolos en una agradecida sala Boite Live (¿os hemos dicho lo bien que suena esta sala?).

Wand , el cuarteto con sede en Los Ángeles , se presentaba en la capital el pasado lunes 18 de Mayo para confirmarnos lo que nuestros oídos presentían, que beben más del hard-rock progresivo y del garage psicodélico con mala baba que de Tame Impala tal y como se nos quiere vender, pero ésto no está mal, la banda mama lo mismo del glam rock que de los Thee Oh Sees, de Black Sabbath que de Dungen, ¿por qué cerrarse a un género?.

Con estas premisas los americanos comenzaron su arsenal de temarracos de los que su nuevo álbum, el consistente ‘Golem‘ copó casi la inmensidad del directo.  Desde la epicidad latente  de ‘The Unexplored Map’ a la adrenalínica descarga de riffs y subidas de decibelios por encima de lo permitido en ‘Self Hypnosis in 3 days‘ , con un par de temas ya nos dejaron noqueados, para bien ojo. Bendita distorsión salteada con un guitarréo salpicado de mala baba, space rock y kraut cavernario, volumen sanador para noches de lunes dispersas.

Muros sónicos que son difíciles de traspasar, con una ejecución digna de grupo de rock de estadio, sí y no exageramos, o para muestra como sonaban pildoras de la talla de ‘Floating Head’ , ‘Reaper Invert’ o ‘Planet Golem’. Música para romperte el cuello y para mecerte en otra dimensión espacial, a la par que para bajarte de un ostiazo cuando menos te lo esperas. Su anterior trabajo ‘Ganglion  Reef’ también tuvo su protagonismo y de qué manera, pues cortes como ‘Fire On The Mountain’ cruzaban por la sala como un torbellino, golpeando timpanos con una pasmosa facilidad. La expansión de sus temas y la vida propia que adquieren fuera de nuestro equipo de sonido nos dejaron con un más que agradable pitido en los oídos a parte de la gratificante sensación de haber presenciado a una bestia de ocho brazos que fagocita géneros dejando como resultado un extremecedor elixir sónico.