24 julio 2024

 

No es ningún secreto que desde que llegó la denominada web 2.0 las redes sociales son el pan nuestro de cada día dentro de la vida en internet. Cada día hay más y más páginas que intentan ofrecer servicios que nos permiten conocer gente con nuestros mismos gustos, inquietudes y pensamientos, o que por lo menos lo intentan. A eso es a lo que se le denomina red social: una red formada por las relaciones entre los usuarios que las integran. Aunque, desde luego, esta definición es la menos rigurosa que os podáis encontrar. El principal problema que yo encontraba a estos servicios era que su uso normalmente derivaba al simple y llano ligoteo entre una auténtica manada de “Jenys” y “Kinkis” que lo único que hacían era sacarse fotos posando delante del espejo del baño. Convertían ideas buenas o por lo menos curiosas en otra manera de tirarse los trastos sin ni siquiera levantarse de la silla de su habitación.

Sin embargo, últimamente han surgido nuevos servicios que potencian aún más el concepto de red social. Páginas como Facebook o Twitter son una buena muestra de ello. Pero hasta hace poco no me había dado por explorar estos servicios de una manera más profunda, aunque fuese sólo para ver si el “mal kinki” seguía acosándolos. Y digo hasta hace poco porque el otro día una amiga me comentó que estaba metida en una página española llamada Tuenti, una red social poblada principalmente por universitarios españoles con el único objetivo de crear redes entre ellos para permitir el intercambio de conocimiento, inquietudes y demás mandangas. Algo así como un Facebook a la española. Así dicho queda muy bonito, pero hasta que no se está dentro no se puede saber exactamente de que va el rollo. El tema es que este servicio es cerrado porque aún está en fase beta, es decir, aún están probando nuevas funcionalidades que hagan más atractivo el lugar si cabe. Para entrar se necesita invitación de alguien que ya esté dentro, lo cual, por cierto, no es que sea muy difícil de conseguir.

Una vez dentro de la web uno se encuentra con los servicios básicos en estas situaciones: Posibilidad de subir fotos (indispensable, por supuesto, siempre está la necesidad de poner las fotos de la última borrachera, aunque sea exactamente igual a la anterior), crear un perfil con tus gustos (películas, libros, música, etc, etc, cosas que además me aburre mogollón poner). Quizás lo más interesante es el hecho de que no todo el mundo puede ver tu perfil, sólo aquellos a los que aceptes y que pasan a ser tus amigos dentro del servicio. Esto, desde mi punto de vista, permite frenar considerablemente el mal uso de este tipo de redes, centrando a sus usuarios en un uso más justo del servicio que tienen entre manos. Otra propiedad interesante es la posibilidad de unirse a redes específicas en función de la localidad donde se vive, estudia, etc. Por ejemplo, uno pone que estudia en la universidad de Valladolid y de ese modo ya está dentro del círculo de universitarios de la zona. Este concepto también existe para las zonas de marcha por las que una sale (mira que no estar el Olvidadero y el Fuzztone en la lista, no tienen perdón de Crom), o incluso con los lugares de trabajo. Luego hay más cosillas como poner notitas en los perfiles de los amigos (para comentar las fotos de la borrachera, por ser novedosos), la posibilidad de tener un miniblog donde poner tus inquietudes de la vida (ejemplos típicos son: “Tía, que no sé que ponerme esta noche” o “Me voy a comer, ahora vuelvo”, cosas fundamentales para poder seguir viviendo, oiga), la posibilidad de compartir las fotos que subas en las que salen otros amigos (creando lo que podríamos llamar un álbum común de fotos), etc, etc.

En general, el concepto en sí no es malo. Con este tipo de servicios podemos crear comunidades con nuestros amigos y mantenernos todos enterados de los acontecimientos en la vida de cada uno (te ahorras dinero en llamadas o cerveza). También está la posibilidad de encontrar nueva gente con la misma filosofía de vida o parecida, e incluso existe la posibilidad de reencontrarse con gente largamente olvidada. En mi caso me he quedado impresionado al ver la cantidad de gente que conocía de mis años en el colegio e instituto que andan metidos en el servicio. Esto puede ser bueno si quieres recuperar viejas amistades, o malo si de repente encuentras a esa persona que querías olvidar (aunque la puedes ignorar completamente, como en la vida real, vaya).

El problema real de estos servicios es cuando el mantenimiento de tu perfil y amistades virtuales requieren más tiempo que el que le dedicas a tu vida real. Hablamos de un absorción completa por la red y pérdida del contacto con el mundo real. Aunque esto parezca una soberana estupidez, es algo que se da mucho más a menudo de lo que se podría esperar. Cuando suceda eso, lo mejor que se puede hacer es apagar el ordenador, ducharse, salir de marcha y cogerse una que hasta te bebas el agua de los floreros. Las redes sociales están bien si sirven para aumentar la calidad de las relaciones en el mundo real. Si no es el caso, mejor buscarse otro hobby, como construir barcos dentro de botellas, por ejemplo.

Si a alguien le interesa el servicio aún me quedan invitaciones que busque invitaciones por internet que hay a cascoporro, porque a mi ya no me quedan. Yo seguiré trasteando con él, aunque sea sólo por ver las funcionalidades que le meten, pero seguramente mi perfil esté más tiempo muerto que vivo, no soy muy dado al tema de fotos, contar secretitos y demás historias. Soy más de hacer esas cosas con una cerveza en la mano.

Para terminar pongo un videoclip de una de mis canciones preferidas, que después de este rollo no viene mal desconectar un poco. Esta vez toca un clásico de mano de Small Faces con su “Tin Soldier”:

 

¡BAM!

27 comentarios en «Trasteando con las Redes Sociales: Tuenti»

  1. Mandame una invitacion para tuenti porfavor yo quiero conocer tuenti.Muchas gracias

  2. ando buscando entrar en tuenti y es un poco dificil,si puedieses y te queda alguna invitacion te lo agrareceria,con una birra en la mamo,el domingo viendo la final jejejeje,interesante lo que pones de tuenti asi lo conozco un poco mejor,xula la cancion un saludo

  3. Buenas kroketa, te acabo de enviar la invitación al e-mail que pusiste en el comentario. A ver si es verdad lo de la cañan, aunque lo del partido lo veo difícil, el fútbol no es uno es que me tire mucho 😛

    Un saludo y me alegro de que te guste la página.

  4. Se me olvidaba, como el anti-spam de hotmail apesta te recomiendo que mires la bandeja de mensajes bloqueados de tu cuenta de correo no vaya a ser que haya metido ahí la invitación.

  5. Hola estoy muy interesada en entrar en tuenti pero necesito una invitacion, si hicieses el fabor de enviarmela te estaria eternamente agradecida. Muxas gracias.

  6. quiero saber si hay alguna pagina por donde pueda acceder al Tuenti ya que en mi empresa lo tienen bloqueado.

    si alguien lo sabe que se ponga en contacto conmigo muchas gracias a todossss!!!!

    saludooosss!!!!!!

  7. es posible que usando un proxy… prueba con uno online que es lo mas fácil: http://www.zend2.com/ aunque la ultima vez que lo miré los proxys online no soportan javascript que seguro que el tuenti necesita.
    Si no funciona el proxy online prueba con un proxy directamente en el navegador, aunque eso ya es otra historia.

  8. ¡Hola! ya he visto que no te quedaban invitaciones, pero es que me gustaría conseguir alguna y poder contactar con gente ¿puedes mandarme una, porfi?

  9. Perdon, pensé qe salía el mail directamente. es otingarcía@hotmail.com. Te lo agradeceré muchisimo.

Comentarios cerrados.