¡Esto es un MUSICAL! ‘SWEENEY TODD, el barbero de la calle Fleet’

, , 5 Comments

sweeney_todd_javier-naval17_412Música y letras: Stephen Sondheim
Libreto: Hugh Wheeler
Según la adaptación de: Christopher Bond
Traducción: Roser Batalla/ Roger Pera
Dirección musical: Manuel Gas
Dirección: Mario Gas
Reparto: Joan Crosas, Vicky Peña, Pedro de los Ríos, Teresa Vallicrosa, María del Mar Maestu, Tony Cruz, Xavier Ribera-Vall, Pedro Pomares, Ruth González, Esteve Ferrer y Andrés Navarro.
Sopranos, Mezzo.contraltos, Tenores y Barítonos-bajos con Orquesta.

“Yo esto ya lo he visto”, decía una señora dos butacas a mi izquierda a su elegante acompañante. Era una pareja de esas, que por su indumentaria parece que van a la recepción del embajador de cualquier embajada y que se les nota que no se pierden ningún espectáculo, ya que sus comentarios denotaban una sapiencia teatral e incluso musical. A pesar de haberlo visto con anterioridad, mi querida vecina de butaca salió encantada con el fastuoso espectáculo que nos brindaron los chicos del Sr. Gas. Pero no sólo ella, sino los cientos de espectadores que casi llenaban el teatro Español, la noche del 18 de noviembre; gélida noche madrileña en la que un privilegiado servidor, tuvo la inmensa suerte de disfrutar y compartir aplausos con mi querida señora engalanada.

Pues sí, salí especialmente emocionado de ver un verdadero musical, en el que no predomina lo fácil, lo ñoño o lo comercial (que tan de moda está en nuestros días). Un musical con trazos de comedia moralista que rebosa ironía, muy oscura (casi gótica),una especie de guiñol shakesperiano (Titus Andrónicus también se comía en pasteles la carne de sus enemigos…) aderezado con el paisaje y el ambiente de las historias de Dickens. E incluso los esperpentos de nuestro Valle-Inclán también pululan por la calle Fleet y alrededores. Aquí el musical gana muchos enteros con respecto a otros catalogados igualmente, ya que hay personajes con conflicto, no personajes vacíos e historias irritantemente superfluas.

Si además contamos con un músico y letrista de la talla del Sr. Stephen Sondheim, ganador de un oscar, creador de las letras de uno de los más grandes musicales de todos los tiempos, West side story, el espectáculo ganará enteros.

En 1979, en Broadway, Ángela Lansbury (nuestra amiga “detective” de Se ha escrito un crimen) y Len Cariou, dieron vida a los protagonistas del drama de Sondheim, con no muy buena acogida en primera instancia (luego arrasaría en los Tonys de ese año…).

En 1995 Mario Gas triunfa en Barcelona con su Sweeney Todd, espectáculo producido por el centro dramático de la Generalitat de Cataluña, que recibió meritorios premios y que luego se vieron refrendados tres años más tarde, en su estreno en castellano en la capital de España, con los Max de teatro del año 1998, al mejor espectáculo musical, mejor director de escena, mejor actriz protagonista (Vicky Peña) y mejor escenografía.

Años más tarde (10 después del triunfo en los Max) vuelve al teatro de la plaza Santa Ana, con prácticamente el mismo elenco actoral de entonces, menos la incorporación de Joan Crosas interpretando al barbero diabólico (anteriormente fue protagonizado por Constantino Romero).

083810_800x534

Montaje de altísima calidad, destacando la funcional, efectista e inquietante escenografía, la magnífica puesta en escena, la sublime labor coral de los cantantes-actores y por encima de todo, la colosal interpretación de Vicky Peña, disfrutando de su actuación y dando una señora Lovett llena de matices histriónicamente controlados y pese a no ser una extraordinaria cantante, el oficio y buen hacer de la actriz, hizo que sobresaliera en todo, respecto a sus compañeros de tablas. Compañeros de viaje que son grandes cantantes (Pedro de los Ríos y María del Mar Maestu) pero que sus interpretaciones dejan mucho que desear y se nota en demasía que son cantantes y no actores.

Joan Crosas resuelve con suficiencia de voz su personaje, pero no remata en los números musicales, aunque resulta convincente y nos hace participes de su macabro relato. También requiere resaltar la trágica interpretación de Teresa Vallicrosa en el personaje de la mendiga, recreándose en sus alocados números musicales.

Pedro Pomares se ata en demasía en su interpretación del alguacil Bamford y resulta demasiado forzado y falsamente exagerado en las canciones. Su compañero y jefe de fechorías el juez Turpin (Xavier Ribera-Vall) no remata con su atormentada personalidad y no llega a lo desagradable que debiera ser su personaje. Su momento cumbre (la flagelación) no resulta todo lo extraordinario que debiera ser, tanto en lo vocal, como en lo interpretativo.

Bufonesco y jugando con la comedia del arte, Esteve Ferrer nos coloreó su personaje. Vigoroso y francamente divertido, aunque rayara en algún momento una interpretación demasiado caricaturizada.

033483_800x534Momentos importantes y gratamente solventes, nos brindó Ruth González con sus gorgoritos, realizando una más que correcta y creíble interpretación del muchacho Tobias Ragg.

Anteriormente ya destacamos la labor del coro con tres sopranos, tres mezzo-contraltos, tres tenores y tres barítonos-bajos, magníficos todos ellos. En varios momentos su poderío vocal, hacía entrever que el coro fuera de mayor número. Y doce músicos subrayaron con mayúsculas la partitura del maestro Sondheim, sabiamente dirigidos por Manuel Gas.

Bravos, vítores, palmas enrojecidas y calientes por los largos aplausos, resonaron en el Español durante largos minutos, justamente merecidos al final de la representación. Pensativo, agradecido por el espectáculo y con media sonrisa en el rostro por lo vivido, salí por el patio de butacas hasta el foyer, donde volví a coincidir con mis compañeros de localidad y pude comprobar en sus rostros el gran placer experimentado y pese a que ya lo habían visto (la señora engalanada), sus miradas entrecruzadas con brillo en los ojos lo proclamaban al viento: “Esta noche no vamos a la recepción del embajador, vamos a casa a brindar y compartir lo que acabamos de vivir”.

¡Qué placer es hacer feliz a la gente! Gracias Mario por volver a recuperar la sonrisa de nuestra amiga. Y la mía.

Carlos Burguillo

 

5 Respuestas

  1. angeles

    7 diciembre 2008 0:55

    Es increible, cuando me propusieron ir a ver este musical, la verdad es que no me hizo ninguna gracia, pensaba en lo que me habian comentado gente que conocia la historia, (por cine o no se por donde), pensaba tengo que ir, pagar un dinero y seguro que lo pasaré fatal, no me gusta ese tipo de historias. Cuan equivocada estaba, no solo lo he pasado bien, la obra me ha encantado, es cierto que no es para reirse, aunque en algunos momentos lo haya hecho, es perfecta, las voces son geniales, unas mas que otras, pero lo cierto es que he salido del teatro contenta, me ha gustado, he disfrutado y sufrido al mismo tiempo, los actores, el escenario, los musicos, en fin todo, es fantastico, increible. Muchas gracias al Sr, Gas por esta noche.

  2. Xavier Ribera-Vall

    11 diciembre 2008 22:44

    Hola!
    te queria felicitar por tu critica, se nota que eres una persona que entiende mucho de teatro, de voces, de interpretación, de dirección. Espero ir pronto a ver alguna obra en la que de algun manera participes.
    Un saludo y grácias de nuevo!
    Xavier Ribera-Vall

  3. El fantasma del español

    11 diciembre 2008 23:11

    jajajjajaj.Este Burguillo daa una de cal y una de arena.Sí,se nota que entiende un carajo de los que vio y vivió esa noche.Pero allá cada quien.El teatro aficionado esta mal valorado y ud.no hace justicia con su crítica a lo que el público ve cada noche.Siga así.Yo también quiero ver uno de sus montajes.

  4. Maria Jesus

    12 diciembre 2008 1:45

    Vamos a ver,Sr Burguillo o algo así.Si le hace ud.la pelota de ese modo a Mario Gas y lo pone como dirección magistral,etc…,no se entiende que critique de ese modo a algunos de los actores y cantantes que yo acabo de ver en la función de hoy en el Español.Todos son magníficos intérpretes y están perfectamente dirigidos hacia lo que el gran guiñol (y no la comedia del arte)les marca en este drama victoriano y musical.Tenemos mucho que aprender de actorazos como Pedro de los Rios,Maria del Mar Maeztu,que le recuerdo que han pasado castings y a los que nadie regala nada,están ahí por meritos propios.¿Y qué decir de los malos de la película (el juez y su ayudante)o pirelli?.ESTAN SOBERBIOS y Mario Gas dudo que seleccione a artistas mediocres,exagerados o faltos de facultades.Muy poca gente opina como ud.Por algo será.
    Yo soy actriz de teatro amateur y directores como ud,metidos a críticos y entendidos de todo,hacen muy poco a favor del teatro amateur y profesional.Si quiere hacer algo realmente positivo por nuestro teatro dediquese a sus montajes y olvidese de criticar gratuitamente.Sr.Rivera Vall,felicitaciones por su respuesta y mi admiración por su Juez Turpin.Maria Jesus

  5. Amateur

    15 diciembre 2008 17:36

    Para mi también ha sido un MUSICAL con mayúsculas!! Valoración global excepcional! y mis felicitaciones a toda la plantilla por hacer un espectáculo merecedor de tal calificativo. Pero a pesar de que no soy profesional tambien pude notar alguna de las cosas que se critican en el texto. Hay gente que es más actor que cantante y otros que son más cantantes que actores, lo cual es muy normal. Me parece que nadie se tiene que ofender por la crítica, en tal caso, se puede utilizar esas pequeñas notas para crecerse en escena y conseguir una representación ya no muy buena sino PERFECTA. Enhorabuena de nuevo!

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico