Beach House. Crónica de su paso por Madrid. Sala La Riviera. Noviembre 2015.

, , Leave a comment

Beach House ha pasado este fin de semana por España con  tres paradas, dos en Barcelona y una en Madrid. Nosotros asistimos al concierto del dúo en la madrileña Sala La Riviera.

Dustin Wong

El encargado de caldear el ambiente fue Dustin Wong con su master-class de loops guitarreros, pedales ardiendo y texturas que nacen y se tornan en seres vivos. Estos elementos fueron la constante de una performance que logró llamar la atención de aquellos que no habían indagado en que el muchacho es el fundador de aquella banda de culto de nombre Ponytail. Dustin Wong, de la escudería Thrill Jockey, experimenta con sonidos robóticos, todos paridos del mismo instrumento, y los samplea, destroza y monta al gusto, dejando una salvaje mixtura entre unos Devo nerviosos y unos Animal Collective comedidos.

Untitled-1

Beach House

Algunas bandas colocan en cada uno de sus discos un imán con una capacidad de atracción tremenda y, en sus directos, portan ese mismo imán, para conseguir abstraer al público de sus problemas cotidianos, de su entorno más inmediato, para hacerlos levitar.

Beach House es una de esas bandas, el ejemplo más claro de lo que se ha venido a denominar “dream pop”. Y aunque no sea muy partidaria de las etiquetas, ésta no puede ser más acertada. El halo de ensoñación que rodea a Beach House es palpable en todos y cada uno de sus temas, por no hablar de la puesta en escena de sus directos.

Gasas blancas, luz escasa y unas estrellas que se iluminaban de cuando en cuando para dar al escenario un aire cósmico fue todo el atrezo que Beach House necesitó en la Sala La Riviera de Madrid. El resto del escenario lo llenaron ellos con su luminosidad, la belleza que irradian sus temas y esa bruma onírica patente en todos sus discos.

Sobre el escenario de la mítica sala madrileña, acompañado a Victoria Legrand y Alex Scally, estuvo Skyler Sjelset, fundador de Fleet Foxes y el único miembro de la banda que no luce una poblada barba.

Beach House llegaron a La Riviera con un objetivo claro en mente, presentar en directo los temas de los dos discos que han publicado este año, si bien es cierto que concedieron más protagonismo a Depression Cherry que al segundo trabajo publicado este 2015; Thank your lucky stars. El estremecimiento que provocaron temas como “Levitation”, “Space song” o “PPP” se hizo más que palpable en la audiencia, que escuchaba embelesada a la banda de Baltimore. Sin embargo, no podemos obviar que uno de los grandes momentos de la noche se produjo cuando empezó a sonar “All your yeahs«, recogido en su último trabajo.

Victoria Legrand estaba especialmente locuaz el pasado domingo 22 de noviembre y, aunque básicamente bromeó con el público incitándolo a beber más, también expreso su opinión acerca de la guerra, de cualquier guerra, aunque todos los asistentes teníamos en mente una imagen.

A excepción de estos pequeños paréntesis, las canciones se sucedieron sin descanso, generando un ambiente onírico gracias a temas “Walk in the park”, “Silver soul” “Myth” o “Whishes”, cuya interpretación fué una de las más emotivas de la noche.

Quizás, los puntos débiles del concierto fueron la omisión de temas míticos del dúo americano como “Zebra” o “Norway” y el volumen de la batería. A ver cuando se dan cuenta las salas españolas que, generalmente, la relación entre un volumen del bombo y la calidad del concierto es inversamente proporcional.

Sin embargo, estos dos pequeños detalles no parecieron influir en la audiencia que aplaudió efusivamente para solicitar que Beach House volviese al escenario. Victoria Legrand calmó al público anunciando que tocarían dos horas, y casi así lo hicieron, cerrando un concierto increíble con el martilleante sonido que da paso a “10:37” y poniendo el broche final a la noche con “Irene” último tema de Bloom.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico