Crónica del concierto de Destroyer en el Teatro Lara de Madrid – Julio 2012

, , Leave a comment

Hace ya un año desde la última visita de Destroyer a la ciudad, en el Día de la Música del año pasado. Aquel concierto aumentó unas expectativas que volvieron a mejorarse cuando se anunció que el concierto en sala sería en el Teatro Lara. Claro que habría sido mejor verlos al atardecer mirando al mar, como han podido verlos los afortunados que fueron al concierto de Vigo, pero el Teatro supuso un marco fantástico para la puesta de largo de Kaputt (Merge – 2011), su último y más aclamado disco.

No comenzó con muy buen pie, sin embargo. Si los conciertos en el Lara suelen empezar tarde a este hubo que añadirle media hora de retraso, aunque una cervecilla a cargo de SON Estrella Galicia aguó las penas. Ya sentados en la butaca el escenario se llenó de músicos. Ocho personajes componen Destroyer, aunque siempre se mencione solo a Dan Bejar. En ese momento cualquiera puede esperarse que tanto instrumento junto en un escenario pequeño es excesivo y que no conseguirán sonar en condiciones: seguro que la batería lo tapa todo y al cantante ni se le entiende. Pero salvo contadas ocasiones de intensidad, el protagonismo de cada parte estuvo bastante marcado y en directo cada instrumento tuvo su momento de gloria.

En cuanto suena la voz de Bejar, las dudas se disipan. Con Your Blues empezada a cappella se comprueba que esa voz tan magnética es aún más deliciosa en directo. Te preguntas como un personaje con esa pinta de dejado puede hacer una música tan elegante y con tanta clase. Pero por supuesto no queda ahí la cosa: la guitarra eléctrica tiene su gran momento en el riff de una acelerada Savage Night At The Opera, gloriosos el saxo y la trompeta -aunque quede fuera de lugar el experimento semi-drone trompetil antes de Suicide Demo For Kara Walker-, la acústica abre el camino en ese mismo tema para que la flauta travesera nos haga sentir un cálido atardecer. Momentos como estos, todos  juntos pero no revueltos, consiguieron formar un directo compacto a la vez que delicado y reconfortante.

Sabíamos que tenían talento, y lo demostraron concreces aquel día. Solo esperamos poder volver a verlos como los pudieron ver en Vigo. Si este fue una gozada, no me quiero imaginar aquel.

Galería Fotográfica

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico