Crónica del concierto de Little Boots . Sala Copérnico. Madrid. Octubre 2012.

Little boots es el alias que ha creado Victoria Christina Hesketh para dar a conocer sus canciones pegadizas de pop electrónico. Tras su paso por el fib de este mismo año, la inglesa visitó por primera vez Madrid y Barcelona de la mano de Miles Away para mostrar en vivo lo que será su nuevo disco.

La cita se dió el pasado viernes 5 en una poco concurrida sala Copérnico, donde después de largo tiempo de espera salió a la pista del escenario madrileño la pequeña Victoria, anunciando ya a su salida que estaba enferma.

A pesar del contratiempo de su enfermedad, y de algunos problemas de sonido, parece que Victoria, acompañada de 2 teclistas, un batería y su teclado, tenía ganas de mostrar su directo en la capital y comienza pisando fuerte con su hit ‘Stuck On Repeat’, y aunque en principio el público no se mostraba tan efusivo debido a la larga espera, no quedó mas remedio que empezar a mover el esqueleto.

Luego de su mayor hit del disco pasado, comenzaron a sonar canciones de su nuevo trabajo como ‘Motorway’, pasando por su ya conocida ‘New in Town’, llegando a su más reciente single ‘Headphones’, donde el pegadizo estribillo plagado de la-las fue coreado por la mayoría de los asistentes.

Su show fue subiendo a medida que sonaban sus hits mas bailongos, así fueron cayendo ‘Earthquake‘, ‘Small town boy‘ y ‘Mathematics‘, donde más participativa se mostró Victoria enseñando coreografías con gestos al público. Luego de subir un nivel mas con ‘Every night I say a prayer’, llegó el bajón y al mismo tiempo el subidón de la noche, donde Little boots intentó 3 veces arrancar con ‘Remedy’, pero esto no impidió que la cantante se derrumbara, por el contrario, con todo el buen rollo que desprendió a lo largo de la noche, y con una sonrisa volvió a comenzar con un “a la tercera va la vencida”, y finalmente logró hacer bailar hasta al más tímido.

Su cierre llegó con la movida ‘Shake’ de su nuevo trabajo, donde ya todo el público se vió entregado a los sonidos electrónicos bailables brindados por la inglesa, la cual se despidió con un “Thank you Madrid” con el sonido distorsionado de su ordenador, y como dice en sus letras se nos rompió el corazón de tanto temblor.

texto:Mónica A.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.