19 abril 2024

Después de no convencer en exceso en sus dos anteriores actuaciones en la capital, había bastante expectación por comprobar si, después del soberbio Skying (XL Recordings – 2011) que acaban de publicar, The Horrors habían pulido sus presentaciones en directo. Se demuestra con un cartel de sold out que no se ve todos los días.

Para abrir boca actuaron como teloneros Cerebral Ballzy y su punk enérgico y desenfrenado. Cierto que no son muy afines al estilo de la banda principal y que otras grupos habrían sido más adecuados para el papel, pero si el resultado es calentar el ambiente los temas cortos de voz desgañitada que soltaron hicieron su trabajo. La mayoría del público reaccionó con indiferencia, pero gran parte de las primeras filas lo fliparon montando un pogo como no puede faltar en un ambiente punk como el que se vivía.

Para el concierto de The Horrors se pueden citar dos cosas importantes: cómo funcionó el grupo y cómo funcionó la sala. La banda hizo un gran trabajo, sintiéndose confiados y definidos, agasajados por un público en ebullición que no paraba de pedir más. Repasaron lo mejor de sus dos últimos álbumes, olvidando completamente el primero de ellos -por lo que parece, prefieren considerar su salto con Primary Colors (XL – 2009) el comienzo de una nueva época. Si tenían fama de no conseguir en directo las sensaciones que desprende el álbum, está claro que han pasado a un siguiente nivel más maduro y profesional. Sobre todo se nota que Faris se ha hecho un hueco en el escenario y ahora proporciona el protagonismo vocal que necesitaban.

Buenas palabras para ellos, malas para el recinto. Ya hemos asistido en otras ocasiones a la sala Rock Kitchen y hasta ahora mi opinión era más bien neutral: no ofrece una acústica deplorable, pero tampoco se puede decir nada bueno. Con The Horrors se acentuó el muro de sonido que se forma habitualmente, creando una sensación de dispersión y poca definición que hace imperceptibles los detalles que ofrece el espectro del grupo. Para más inri, a mitad de Sea Within a Sea -una de las canciones favoritas de gran parte del público- el tinglado se fue al garete dejándonos a todos a medias en pleno éxtasis del tema.  Intentaron terminarlo pero Rhys Webb no quedó convencido y pasaron a interpretar Still Life. Un punto de inflexión que supuso un bajón tanto para los asistentes como para el grupo. Hasta entonces temas como I Can See Throught You, Changing the Rain o Who Can Say anunciaban un concierto soberbio y después consiguieron redimirse con los bises Mirrors Image, Three Decades y Moving Further Away.

A la tercera casi va la vencida. Está claro que hay grupos con los que no hay suerte y siempre tiene que haber factores en contra, hasta cuando consiguen sonar como se espera. Tal vez la próxima salgamos totalmente satisfechos.

3 comentarios en «Crónica del concierto de The Horrors + Cerebral Ballzy en la Rock Kitchen de Madrid – Diciembre 2011»

  1. Cerebral ballzy lo bordaron, el cantante iba drogado yo creo e hizo alguna guarrería sobre el escenario, pero lo bordaron, ni los conocía pero me puse a saltar con la gente. The Horrors salvo el problema técnico todo muy bien, quizá algo corto.

Comentarios cerrados.