Cuando «Magnolia» floreció en mitad de Burgos | Crónica de Rufus T. Firefly en el Museo de la Evolución Humana

, , Leave a comment

RUFUS T. FIREFLY

Foto: Montse Sing

Dicen que con el frío no crece nada, que el viento se lo lleva todo. Y es cierto. Pero ahí sigue la Catedral, y siguen los cimientos del castillo, y el río sigue fluyendo. Será la magia burgalesa o algo. Pero también de vez en cuando surgen cosas nuevas. Ha sido labor de unos arancetanos que la naturaleza y el arte se dieran el encuentro en el salón de actos del Museo de la Evolución Humana en Burgos. Rufus T. Firefly trajeron a «Magnolia» y algún tema de «Nueve» en un setlist sin fallos, lleno de psicodelia y de una fluidez extraordinaria.

No se puede empezar con el pie equivocado en un concierto así. El teclista, Rodrigo Cominero (Sonograma), cayera de su silla justo después de subir al escenario, las risas y la camaradería sobre las tablas preveía una velada singular.

En los últimos dos años en Burgos, he asistido a no más que un concierto de rock psicodélico. The Ripe en La Casa de las Musas, allá por diciembre de 2015. Por lo que la afluencia de gente haciendo cola para entrar a ver a Rufus me extrañó y alegró a partes iguales.

Rufus T. Firefly hace de las suyas en el escenario que pisa y las ganas de verlos en festivales no hace más que aumentar

Tsukamori y El Halcón Milenario abrieron la veda y la guitarra de Víctor y el bajo de Miguel hicieron maravillas al ritmo de Julia a la batería. Los sintetizadores, en su justa medida algunas veces, y otras hacia el infinito y más allá. A ratos, Víctor a la guitarra, a otros al teclado, y otros tantos, concentrado al micrófono. Es un gusto verlo desenvolverse disfrutando de su música. Tanto con Rufus como con Mucho, demuestra su valía como un músico de calidad y en este proyecto en particular, de frontman. Julia era un gozo verla llevar los diferentes ritmos y la setentera batería de estos temas, en especial Nebulosa Jade. Y los bailes de pies de Miguel en ··O·· daban ganas de levantarse e imitarlo, nosotros que estábamos tan sentados en el salón de actos.

El setlist fue casi íntegramente un desglose de Magnolia en un orden alternativo, junto a El problemático Winston Smith y Midori de su anterior trabajo Nueve. Lucy in the sky with diamonds, en la particular versión Rufus, hizo de las suyas y a más de uno se le vio cara de «ahora lo entiendo todo» en cuanto a lo que llevaban una hora escuchando. Río Wolf y el tema que da nombre al disco, esa flor que cada vez está más presente, dieron cierre a una noche que asoma a ser el mejor no-acústico del ciclo de los jueves del museo burgalés.

Todo lo que decían del día 22 de abril, la presentación en sociedad de Magnolia en la sala Ochoymedio de Madrid, era más que verdad. Rufus T. Firefly, además de traernos uno de los mejores discos de este 2017, trae uno de los directos más colorido y potente que haya visto.

RUFUS T. FIREFLY en el MEH

Foto: Montse Sing

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico