16 julio 2024
Entrevistamos a Incendios : " Tendemos a crear paisajes etéreos, espaciales, siempre abrigando para el duro invierno los bocetos iniciales con capas y capas"

De vuelta con nuevo trabajo , esta vez más extenso, con nueve cortes que denotan que la llama de Incendios se propaga rápida y veloz, sin tregua para tiempos de extinción. “Las Sillas Voladoras” (Records del Mundo.2015) es su nuevo trabajo, un cúmulo de artesanía trasladada a las partituras, una avalancha de gas insuflando la llama creativa que estarán presentando este jueves ( y esperamos haya muchas más ocasiones) en directo en Madrid. Hablamos con Miguel sobre su nueva gestación.

  • Dos años separan el primer retoño del nuevo lanzamiento, entre medias cayó un trabajo para Atención Tsunami, también habéis andado saltando desde las alturas con Paracaídas, ¿Esto de no poder parar de crear se os da bastante bien no?

Pues fíjate que hasta empezar con esta locura de disociarnos en tres grupos nos tiramos mucho, pero mucho tiempo atascados, acumulando ideas que no terminaban de llegar a buen puerto por culpa de la dispersión. En cambio, desde que las líneas de trabajo en cada proyecto quedaron claras lo que ocurre es todo lo contrario. Es como si hubiésemos descorchando una botella de champán y ahora lo que tenemos son canciones en cola esperando a ser grabadas. 

Hemos publicado tres discos en dos años (Las sillas voladoras de Incendios, Que le corten la cabeza de AT y Pensamientos de paz durante un ataque aéreo de Paracaídas) y el ritmo no va a parar: AT volveremos a La Mina (Sevilla) en Semana Santa a grabar el siguiente. ¡Mola!

  • Como voz cantante ocupas un rol importante en las tres formaciones que comento ¿Donde crees transitas con más facilidad tus dotes vocales? 

En Paracaídas es donde estoy más cómodo en ese sentido porque hay muchísimo más espacio. AT en Incendios, en cambio, somos unos killers del espacio auditivo y encajar voces en castellano no es fácil. En los primeros se ha quedado Álvaro sólo ante el peligro y en los segundos meto codos para encontrar el sitio, cosa bastante complicada con mis dudosas dotes vocales jajajaja!

  • Volvéis a lanzaros bajo el paraguas de vuestro propio sello Records del Mundo ¿habeís tenido la oferta o la necesidad de picotear de otros comederos?

Nada en firme hasta ahora, pero estamos abiertos a externalizar trabajo. Razón aquí.

  • Las Sillas Voladoras nos llevan a otros paraderos, más etéreos , atmósferas más curtidas en la orfebrería instrumental subyacente y capas y capas ( a las que ya nos teneis acostumbrados los tsunamis) donde vuelven a convivir los fantasmas de American Football, Idaho o Mojave 3 , y donde degustamos trazas de bandas como Mercromina, Standstill o Balago . Melodías más limpias si cabe, y un balancéo en el que dejáis flotando al oyente, esas sillas voladoras proyectadas a una instrumentación de regocijo cinético dinámico ¿a cosas cómo éstas se les llama experimentación, madurez, trabajo definitivo o fruto de la evolución?


Las sillas voladoras
fue la última canción entrar en el disco, pero curiosamente ha acabado dándole título y a la vez una coherencia temática. No buscábamos un disco conceptual ni nada por el estilo, de hecho, dentro de unos límites, somos conscientes de una cierta dispersión, pero sí es cierto que tendemos a crear paisajes etéreos, espaciales, siempre abrigando para el duro invierno los bocetos iniciales con capas y capas. Nos gusta usar la imagen de un globo que se va hinchando. Los pies en la tierra los trabajamos más bien poco. ¿Trabajo definitivo? Uy no, ¡qué horror!  ¿Luego qué? Somos más de la máxima de Becket: seguir fallando, ¡pero cada vez mejor!

incendios

  • Me comentabas en anteriores ocasiones que cuando Álvaro andaba haciendo las américas le tocaba a Rodrigo ( Paracaídas) hacer de pivot (bueno aquí el término apagafuegos le viene que ni pintado)  en Incendios ¿Cómo ha sido el papel de ambos en este nuevo trabajo? ¿os habéis planteado pasaros al formato siete samuráis?

La mayoría de bajos del disco estaban medio hechos por Álvaro antes de irse a NYC. Rodrigo, además de regalarnos el bajo de Las sillas voladoras hizo el trabajo sucio de pulir líneas, tocar las canciones en directo y finalmente grabarlos. La verdad es que nos salvó la vida, en un momento de transición en el que nos hubiera costado mucho meter a alguien externo en nuestras dinámicas, de grupo que lleva tocando juntos más de 10 años. Le estamos super agradecidos.

Por su parte, Álvaro, al estar fuera, nos ayudó mucho a ver con perspectiva lo que habíamos grabado en La Mina y fue imprescindible a la hora de darle feedback a Pep Roca con las mezclas del disco. Después de grabar, Rodrigo se dio cuenta de que el multitasking iba a acabar con él si no cortaba por algún lado y decidió que iba a volver a dedicar el poco tiempo que le deja su trabajo de arquitecto a su editorial Ochoacostado y a escribir poesía (con más razón después de ganar el Adonáis este año). Con Paracaídas tiene suficiente cubierto el terreno musical. 

La verdad es que igual de natural que fue su entrada en el grupo, así lo ha sido su salida porque a los pocos meses Álvaro estaba de vuelta y AT e Incendios volvíamos a ser los mismos.  ¡Menudo ladrillo! ¿Alguien habrá llegado hasta aquí?

  • En este trabajo os habéis agenciado los cellos de Pablo Moreno ¿Cómo surge esta colaboración? ¿habrá próximo duelo con Manu a la Viola?

Con Pablo colaboramos casi desde el principio. Siempre que imaginamos cuerdas en las canciones, Pablo recibe una llamada y cuando no está ocupado dándole a la esgrima (si es un crack con el chelo, no sabéis como usa el florete con el equipo español que intenta el asalto a las olimpiadas), nos coge el teléfono y le tenemos inmediatamente poniendo la guinda al pastel. En este disco en concreto, ha llevado a Las sillas voladoras, Fuegos artificiales o Disecar o otro nivel con sus arreglos.

  • Algo que me chocó de este nuevo trabajo fue el título de algo que me sonaba ya haber escuchado, y es en ese momento cuando tiras de hemeroteca y retrocedemos a 2007 ¿Qué hay de este momento revival Healthcontrol y esta nueva revisión de ‘Quiero Ser Como Bergman’? 

Esto era una espinita que teníamos clavada. El caso es que la versión que grabamos en el Estacalma no nos convencía del todo. Es de esos casos en los que te frustra ver que no has sabido llevar una idea inicial a alcanzar todo su potencial. Para El cuerpo humano la intentamos sacar adelante, pero no llegamos a tiempo de grabarla así que digamos que cuando empezamos con Las sillas…, la primera canción ya estaba hecha. Por otro lado, con Incendios estamos recuperando aspectos de healthcontrol que habíamos ido dejando atrás paulatinamente con la evolución de Atención Tsunami hacia terrenos más físicos y bailables, así que echar la vista atrás, hasta aquellos años locos de post rock nos pareció buena idea. Las dos versiones no se parecen casi en nada. Por ejemplo, en la de Healthcontrol no había batería, sino una programación mínima de bombo caja y en la de Incendios creo que se pueden conta aproximadamente 10 millones de golpes.  

  • Nueve temas conforman finalmente vuestro segundo trabajo , ¿Podríamos decir que “Las Sillas Voladoras” es el trabajo más Tsunami que habéis hecho hasta la fecha dentro de vuestras sagradas mutaciones? Se me hace muy imaginable el ver temas como ‘Disecar’ o ‘Arde, Pt.1’ entre las nuevas composiciones de ese combo que tanto adoramos

Ya que comentas sobre Arde pt.1 aprovecho para contar una cosa que no sé si la gente sabe. En realidad el título de la canción es Arde #1 pero Spotify nos obligó a cambiarlo. Al parecer, las reglas de la plataforma impiden homenajear a Elliot Smith como queríamos. Recuerdas Waltz #2, ¿no?.

Pero bueno, volviendo a la pregunta, tienes toda la razón. Es una canción totalmente Tsunami. De hecho nos gusta verla como una intersección de conjuntos, igual que pasaba con Cables en Que le corten la cabeza, que era la más Incendios de ese disco. Eso creo que responde a que una vez que los proyectos ya están consolidados ya no tenemos tanta obsesión por hacer cosas totalmente distintas, que es algo que nos pasó al principio. Nos hemos dado más libertad. Así que si se filtra algo de AT ya no nos autocensuramos. Como mucho hacemos otra versión alternativa (Arde #2) ¡jajajaja!

  • Éste año que entra qué te toca ¿pasamos a la creación de un cuarto elemento (recordamos que faltaba algo más terrenal) , hay salto desde las alturas,  toca llamar a las olas a filas o habrá pack?

A ver, el estado de la nación es el siguiente. Ahora mismo estamos 100% metidos en el proceso de composición del tercer disco de Atención Tsunami. Sólo hemos hecho un paréntesis para preparar la presentación en Madrid de Incendios (este jueves 21 en el Tomavistas Ciudad con nuestros admirados Being Berber). Pero desde el viernes volvemos manos a la obra con AT. Es decir, que la gira de presentación de Las sillas voladoras propiamente dicha será en abril y mayo, al acabar la grabación tsunamita. Van a ser 10/12 fechas que anunciaremos en breve. Luego habrá que pensar el mejor timing para que el disco de AT tenga la mayor repercusión posible. Tenemos muchas esperanzas puestas en ello. Mientras tanto, paracaídas seguimos acumulando más y más material. Cuando las olas y llamas nos dejen un hueco, nos grabamos un disco triple a lo Emilio José. ¡Jajajaja!

  • Este jueves encadenáis vuestros asientos y los impulsáis hacia la Moby Dick dentro del Tomavistas Ciudad , junto a Being Berber ¿Cómo habéis planteado el directo para la ocasión? ¿al final alguien se salva?

Pues nos hace mucha ilusión tocar con los Berber, que nos haya invitado Jose Gallardo y compañía del Tomavistas y también que sea en Moby Dick, la que para nosotros es la sala con mejor sonido de Madrid. Las canciones de este disco están pensadas para el directo y es ahí donde creo que se va a poder disfrutar más la propuesta. Al final solo se salva quien venga a vernos el jueves. 

tomavista

Paracaídas:

Atención Tsunami