26 mayo 2024
Javi Tejero Minnesota

En nuestra charla con Javi Tejero, desentrañamos los orígenes de Minnesota, desde la canción que marcó el inicio de esta travesía hasta las experiencias que enriquecieron su trabajo.

En el vibrante cruce entre la esencia del folk, el toque íntimo de la canción de autor y la influencia rica del rock, emerge el talento singular de Javi Tejero. Con tres discos a sus espaldas, el músico granadino nos invita a adentrarnos en su más reciente creación, Minnesota.

En una conversación exclusiva, exploraremos la inspiración detrás de este álbum, su evolución musical y las historias que residen en cada una de las once cautivadoras canciones. En un viaje musical que destila elegancia y madurez, Minnesota se revela como el testimonio más reciente de la ascendente carrera de Javi Tejero en el panorama musical nacional.

NoTeDetengas: Dado que mencionas que “Minnesota” ha sido un proceso largo y emotivo, ¿puedes contarnos cómo comenzó este proyecto y cuál fue la inspiración detrás de él?

Javier Tejero: Podría decirse que el punto de partida fue “Cabaña en el bosque”, una canción que compuse cuando nació mi primera hija. Tenía otras canciones por ahí sin grabar, pero no quería que pasara mucho tiempo antes de publicar esta en concreto porque no tendría tanto sentido, así que la lancé en 2022 sin tener todavía conciencia de cómo sería el resto del proyecto (ni siquiera tenía claro del todo si habría resto del proyecto). Entonces fui recabando canciones que encajaban y componiendo otras hasta ver que había material para un disco. A partir de ahí tocaba ensayar, perfilar, encontrar huecos para grabar…

 

NTD: Has mencionado que te encuentras en una etapa de madurez musical. ¿Cómo crees que este álbum refleja tu evolución como músico y compositor en comparación con tu trabajo anterior en 2020 Pontiac-Springfield?

JV: Creo que compongo y canto mejor que entonces, porque creo en la continua evolución, o eso es a lo que intento aspirar. Pontiac-Springfield supuso un paso importante respecto a lo anterior, y ahora de nuevo he pretendido ir un poco más allá. He grabado casi todas las guitarras, lanzándome a hacer yo más punteos, he hecho más coros, trato de dar lo mejor que tengo en cada momento y que cada vez sea más. También me noto una voz con más poso, las tomas de voz salieron prácticamente a la primera o la segunda por cuestión de confianza que he ido ganando.

 

NTD: Hablemos de la colaboración con Jose Ignacio Lapido en “La partida”. Por cierto es un tema que me ha gustado mucho. ¿Cómo surgió esta colaboración y qué aportó Lapido a la canción y al álbum en general?

JT: 091 es una de las bandas de mi vida porque desde niño los tuve muy cerca, y después en la adolescencia los trabajos de Lapido en solitario me marcaron mucho, porque me interesaba la poesía y el rock, y ahí lo encontraba perfectamente conjugado. José Ignacio grabó en el mismo estudio unos meses antes que yo, y Carlos Díaz, el técnico, sabe de mi admiración por él y le propuso la colaboración. “La Partida” es una canción que me encanta desde que la terminé, a mis allegados también, y vimos que era la idónea para que participase. Ha aportado su amabilidad, sabiduría y buen hacer, y para mí es un regalo que me ha dado la música. Se lo debía a mi yo adolescente.

 

NTD: Hay sin duda una mezcla de estilos en tu música, como el rock, blues y folk. ¿Cómo encuentras el equilibrio entre estas influencias para crear un sonido único en “Minnesota”?

JT:En un principio mi idea para todo el disco era algo más folk, más íntimo y cálido. Ya en “Cabaña en el bosque” se intuye esta intención, pero al mismo tiempo hay distorsiones contundentes en los estribillos. Había una idea inicial, pero cuando me colgué la eléctrica para grabar algunos temas nos dejamos llevar por el rock, y de hecho algún tema que en principio no iba a ser tan potente acabó convirtiéndose en un cañonazo (hablo por ejemplo de “Vampiros”). Entre los momentos más íntimos y los de descarga de energía hay unos planos medios en los que más que en estilo pienso en la propia música que pide la canción, en los arreglos, y creo que de esa manera voy encauzando mi propio sonido.

Minnesota

 

NTD: ¿Cómo fue la experiencia de grabar, mezclar y masterizar “Minnesota” en el estudio Santa María de la Vega en Granada? ¿Cómo influyó el entorno en el resultado final del álbum?

JT: Es una casa antigua en mitad de la Vega de Granada, un terreno llano y fértil. Vas en tu coche por los caminos escuchando música, pasas antiguos secaderos de tabaco, y cuando aparcas tienes delante de ti un mar verde y de fondo Sierra Nevada. Se me ocurren pocos sitios más inspiradores. Luego Carlos te acoge en tu casa, y si hace frío tiene la chimenea encendida. Además le gustan los instrumentos y equipos vintage, gran parte de la música ha sido grabada con ellos. Resumen: una gozada, es el segundo disco que grabo allí y es una experiencia muy hermosa.

 

NTD: De las once canciones en “Minnesota”, ¿hay alguna en particular que consideres especialmente significativa o que tenga una historia detrás que te gustaría compartir?

JT: Todas son significativas y especiales, soy un músico muy honesto que en mis canciones me lo dejo todo. Huyo de las canciones de relleno, incluso el pequeño instrumental (“Equinoccio”) que incluyo para cerrar la obra es mi primera incursión componiendo con la guitarra en afinación abierta. Me cuesta mucho decidirme por una porque todas guardan grandes historias, y además me gusta reservarme la mayoría porque creo que en la interpretación de cada oyente está parte de la magia. No obstante quizá “Nocturno Hindú” sea la más representativa de la vertiente acústica del disco, su primera frase lo dice todo: “Ya están todos durmiendo, ahora despierta la voz interior”. Siendo padre de familia a veces el único momento que he tenido para componer y ensayar ha sido la noche, cuando todo por fin está en calma, y una parte importante de este trabajo se ha fraguado de noche, robándole horas al sueño.

 

NTD: ¿Hay planes para presentar “Minnesota” en concierto? ¿Cómo te preparas para llevar estas canciones al escenario?

JT: Por supuesto, en el primer tramo de 2024 hay varios conciertos cerrados o al menos apalabrados, y seguro que surgirán más. Estoy deseando presentar el disco en directo, habrá algún concierto con banda, pronto empezaremos los ensayos. Pero también me preparo para defender las canciones en versión acústica. Estoy acostumbrado a actuar en solitario con mi guitarra, a veces acompañado por algún otro instrumento, porque es más habitual que surja ese tipo de actuación.

 

NTD: Recientemente me gusta acompañar mis entrevistas con preguntas cortas que tienes que rellenar con una palabra nada más. ¡Vamos a ello!

Si “Minnesota” fuera un color, sería… verde.

El lugar perfecto para escuchar tu música es… en concierto.

Si tu música fuera una película, el género sería… aventura.

Si pudieras describir tu proceso creativo en una palabra, sería… desordenado.

Un lugar del mundo que te encantaría visitar para inspirarte… los Apalaches.

 

Si quieres conocer la autenticidad y profundidad que emanan de “Minnesota”, te invitamos a explorar las historias que se encuentran entre los acordes de sus once canciones. ¡Permanece atento, no tardaremos en revelaros los detalles de su gira!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *