spoon-they-want-my-soulartwork

Spoon / They Want My Soul

spoon-they-want-my-soulartwork

Justo han pasado 20 años desde que este combo de Austin (Texas) publicara su EP de debut.  Los años han volado y sin darnos cuenta los Spoon se han ido asentando cómodamente en un segundo plano del circuito alternativo gracias a una extensa discografía (8 álbumes con el nuevo) que han ido construyendo y a un carisma espontáneo carente de aspiraciones.  Aunque a decir verdad lo mejor siempre ha sido su particular sonido pop-rock debidamente regado por otros estilos (garage, folk, country, post-punk, art-rock…) plasmado en canciones a menudo cautivadoras.

Ahora, y tras el injustamente defenestrado “Transference” (2010), han publicado este confeccionado larga duración de preciosa portada  que muchos ya lo han postulado entre las listas de lo mejor de este año. Y razones no les falta.

Spoon-band-2002

Ya desde que aparecen los primeros riffs acompasados con la batería para abrir “Rent I Pay” sabemos que nos van a convencer.  Luego se añadirán las entregadas voces de Britt Daniel y los teclados para completar este fabuloso enérgico y marchoso medio-tiempo. En una línea parecida “Rainy Taxi” que luce con unos desgarros de guitarra que transcurren en medio de unos ritmos casi hipnóticos. La ambiental “Inside Out”relaja el tono y nos recuerda la infinidad de recursos de la formación que para la ocasión se abastecen de una arpa, un sampler, y ecos de piano perfectamente conjuntados. El claro single es “Do You”, de reconocible estribillo, es resultona aunque pueda llegar a aparecer facilona.

Lo mas flojo del álbum lo encontramos en “Knock Knock Knock” y su desorientada experimentación, mientras que  el tono blues lo lleva la excepcional “I Just Don’t Understand”. Para describir a  “They Want My Soul” nos tenemos que remontar a los primeros Spoon, con sus dosis perfectas de power pop y melancolía. “Let Be Mine”, en cambio, es una exhibición de guitarras rítmicas, a pesar que al final tiren un poco de teclados y de algún que otro efecto. Y para el cierre la popera “New York Kiss”, llena de reverberaciones y sintetizadores ochentenos, da una lección a todas aquellas bandas que han fracasado al intentar tirar por este sendero.

Es el poso de un disco para degustar sin prisa y sin  pausa, poniendo especial atención a sus múltiples matices y arreglos, y sobre todo dejándose llevar por las sensaciones que van creando.  Cucharadas del mejor rock de unos norteamericanos que dejan huella sin hacer demasiado ruido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *