Archivo de la etiqueta: internacionales

Mejores canciones internacionales de 2012

20. Rebeka – Stars
Este ‘Original Mix’ nos recuerda en su inicio a aquellas canciones míticas de Gala. Pero pronto el dúo polaco formado por la voz de Iwona Skwarek (vocales, guitarra y teclado) y su compañero productor Bartosz Szcz?sny (sintetizadores y bajo) nos envuelve en una atmósfera de sonidos synth pop con un pegadizo y rompedor estribillo que la hacen ser uno de los rompepistas del año para nuestro equipo.

19. The Delta Saints – Sing To Me
Este grupo de rock de Nashville consiguió en 2012 financiar su primer disco (ya tenía varios EP) mediante crowdfunding reuniendo la friolera de 18.000$. No era para menos, su sonido fresco pero a la vez tradicional y de raíz se nos incrustó en el cerebro desde la primera nota y este ‘Sing To Me’ es uno de los mejores temas de su ‘Death Letter Jubilee’.

18. Chromatics – Kill For Love
Después de versionar a Neil Young al comenzar el disco y salir aclamados del asalto, Chromatics continúan con el tema que da nombre al disco, una maravilla que te lleva por valles y montes a lomos de sus sintetizadores analógicos, aumentando o disminuyendo el ritmo a placer (el nuestro, por supuesto). “Everybody’s got a secret to hide“, como reza la letra. Si esta es la manera de Ruth Radelet de decir que mató por amor, bienvenidos sean todos los secretos que tenga que desvelar.

17. The Raveonettes – She Owns the Streets
Desde el momento en que entra el riff de ‘She Owns The Streets’ sabes que estás ante una de las canciones del año. Una letra desgarradora de fuerte componente melancólico acompaña a las guitarras, cristalinas pero rotas, que parecen querer buscar el sol y no encontrarlo. ‘She Owns The Streets’ cohesiona el magnífico ‘Observator’ y se convierte en su joya mejor guardada. Voilá, es la canción más bonita del año.

16. Tame Impala – Feels Like We Only Go Backwards
El segundo mejor disco del año en la lista internacional para nuestra publicación es una fuente de un buen número de grandes canciones, además de la cohesión que presenta, que hace que la suma sea mayor que cada trozo por separado (por algo es el segundo). Si hay que aupar a un tema sobre el resto, ‘Feels Like We Only Go Backwards’ se lleva la palma. Escondido sin llamar la atención en la parte media del disco, cuando llega su turno su prominente línea de bajo y la fuerza con la que estalla la frase titular en el estribillo hacen más notable la grandeza de ‘Lonerism’.

15. Benjamin Folke Thomas – (Will You Be) Able To See
El cantautor sueco afincado en Londres se cuela en nuestra lista con este señor single que se convirtió durante muchos meses en canción de escucha compulsiva. Como si de un joven Dylan se tratase, Benjamin se marca esta bella canción que nos transporta a un woodstock pasado. Cuidada voz y preciosión absoluta a la guitarra. Un tema 10.

14. The Maccabees – Unknown
Desde principios de año, tuvimos la oportunidad de hacer girar el tercer disco de The Maccabees una y otra vez para desgranar al máximo esta recopilación de pequeñas gemas que se esconden tras el nombre de ‘Given To The Wild’. ‘Unknown’ entra tarde, en undécima posición, pero se convierte pronto en una de las mejores del disco. Potentes riffs de guitarra enmascarados bajo una atmósfera de voces y coros que eclosionan en una perfecta mezcla entre la voz de Orlando Weeks y el agudo tono de Catherine Pockson –vocalista de Alpines-. Un must en la lista de canciones del año, sin duda.

13. Melody’s Echo Chamber – I Follow You
No sabemos a ciencia cierta cuánto le debe Melody Prochet a Kevin Parker, líder de Tame Impala. Intuimos que mucho. Él grabó y produjo el disco junto a la francesa pero, sin embargo, se antoja difícil imaginarlo con la misma efectividad sin la dulce voz de ella. El debut de Melody’s Echo Chamber es una brillante paleta de psicodelia soleada y pop y ‘I Follow You’ es una canción como la copa de un pino.

12. The xx – Angels
Está claro que con mi crítica de ‘Coexist’, segundo álbum del grupo de moda
por excelencia, The xx, no he logrado convencer ni a mis propios compañeros de página, que lo han votado como tercer mejor disco internacional del año. Rompiendo una lanza a favor del trío londinense, es de justicia reconocer que ‘Angels’, primer corte de ‘Coexist’, no muestra aún los vicios que estropean todas las composiciones que la siguen en el tracklist. Y sí, la letra, con esos “You move through the room like breathing was easy”, “I know you know what I mean/ And the end is unknown/ But I think I’m ready/ As long as you’re with me” y, por supuesto, el ya famosísimo estribillo “Being as in love with you as I am”, es preciosa. El que tuvo, retuvo.

11. Citizens! – Reptile
Gran parte del tirón pop infeccioso e irresistible del debut de Citizens!, ‘Here We Are’, se debe a este artefacto sonoro que tiene esa característica de aferrarse a la mente a través de su estribillo sensual (en la melodía, porque ‘reptil‘ no es que lo sea precisamente) y la reconocible melodía de teclado que es la seña de identidad del tema. Una canción sencilla que explota perfectamente sus recursos para que te descubras tarareándola sin darte cuenta.

10. Tenacious D – Roadie
Y diréis… ¿Tenacious D? ¿En serio? Pues sí amigos… tras 10 años, el grupo liderado por Jack Blaco nos sorprendió este año con un discazo llamado ‘Rise of the Phoenix’, del cual queremos destacar ese homenaje a los Road Managers que es ‘Roadie’. Una canción de carretera, rock puro americano con toques heavys que, de manera divertida, cuenta lo importante que es para las bandas de rock la figura del road manager.

9. Dead Times – Slow Burning Bliss
Prácticamente recién llegados a todo esto, Calvin Markus y Travis Bunn dejaron caer esta pegadiza perla en la red hace escasos meses, pero tampoco les ha hecho falta mucho tiempo más para que empezase a subir como la espuma y a estar en las mejores listas e incluso como banda sonora de varios reportajes de la prestigiosa revista Vogue. No sabemos si el regusto de sus bases R&B o la mezcla con la electrónica es lo que nos atrapa, pero es imposible escucharla una sola vez.

8. Die Antwoord – I Fink U Freeky
El dúo sudafricano Die Antwoord, sin lugar a dudas la pareja más extravagante e inquietante del panorama musical, son los autores de una de las canciones que más nos ha hecho bailar este año, ‘I Fink U Freeky’. Un trallazo para el que grabaron un videoclip que bien refleja su universo, feísta y perverso como pocos. ¡Y encima se atreven a llamarnos frikis a nosotros!

7. DIIV – Doused
DIIV tampoco pueden estar fuera de esta lista. Con su debut ‘Oshin’, Zachary Cole se ha metido en el bolsillo a muchos de los seguidores de Beach Fossils y a muchos otros que se unieron más tarde gracias a ‘Doused’. Un gancho que hipnotiza desde las primeras notas, es una experimentación sensorial muy lograda que consigue que movamos los pies de principio a fin. Denle al play si aún no la han escuchado, probablemente se convierta en un bucle a partir de ahora.

6. Django Django – Default
Nuestro rompepistas del año. No sabemos qué es lo que tiene este tema pero nos vuelve a todos loquísimos. Quizá sea su particular estribillo trabalenguas, su imponente percusión o la mezcla extravagante del “todo en uno”. Pero lo que sí sabemos es que este cuarteto proveniente de Escocia se marcó un auténtico temazo que cuenta con una increíble fuerza desde la primera escucha. ‘Default’  ha sido pinchado en numerosas pistas de baile y salas durante 2012 y, fruto de esa repercusión mediática, pudimos verles en directo por Madrid en septiembre en el DCODE Festival.

5. The Delta Saints – Death Letter Jubilee
Y vuelven estos chicos, sin duda una de las canciones que más nos transmiten es la que da título a su nuevo álbum. Medios tiempos, momentos de frenesí, blues sucio y pantanoso, una armónica que haría las delicias de los mismísimos Blues Brothers… Escúchenla en casa y con el volumen bien alto.

4. Of Monsters And Men – Little Talks
Buenrollismo, alegría, esperanza y una sonrisa en la cara es lo que profesa este Little Talks. El grupo procedente de Islandia es una de las grandes revelaciones en este 2012 dentro del género indie folk, siendo ‘Little Talks’ su tema bandera.  A primeros de este año, alcanzó el puesto nº1 de las listas de EE.UU pasando así del anonimato al estrellato de manera meteórica. No nos sorprende para nada  escuchando las emotivas vibraciones positivas que te arranca este gran tema.

3. Peace – Bloodshake
Cuando ‘Bblood’ asomó por la red, nos pusimos hasta nerviosos. ¡Y eso que sólo era una demo! Ahora Peace son una banda con todas las de la ley (firmados por Columbia, encabezando giras, gran revelación del año que nos deja) y ‘Bloodshake’ es la versión definitiva de estudio de su primeriza demo. Pegajosa, tropical y con un punto rompedor en los punteos y las melodías, estamos ante una canción llamada a ser grande. ¿Quién dijo que el indie de guitarras estaba muerto?

2. Alt-J – Breezeblocks
?, pronunciado Alt-J (?), ha sido uno de los grupos revelación de este año. El segundo single extraído de ‘An Awesome Wave’, su álbum debut, se llama ‘Breezeblocks’ y tiene de todo: unas rimas muy divertidas (“she’s morphine/ queen of my vaccine”), una letra muy guay sobre intentar retener a alguien a la fuerza con ropa mojada y bloques de hormigón, un videoclip al revés y un cambio de ritmo final tan inesperado como adictivo (“Please don’t go, please don’t go/ I love you so, I love you so”).

1. Hot Chip – Flutes
Hot Chip han publicado este año ‘In Our Heads‘, su quinto (!!) álbum, que nos ha dejado, como mínimo, dos canciones enormes. Una de ellas es la c.e.c. ‘Night & Day‘, de la que ya os hablamos. La otra es ni más ni menos que el buzz-single del disco, la más-grande-que-la-vida ‘Flutes’, cuyo videoclip es casi tan repetitivo –the joy of repetition really is in us!– como la propia canción y sigue la política del grupo de cuidar al máximo todos sus vídeos -ya habréis visto la ida de olla del de ‘Don’t Deny Your Heart‘, ¿no?-. Con una estructura perfecta, es difícil decantarse por cuál es el momento que más mola: ¿el estribillo? ¿el “never again”? ¿las estrofas? ¿la parte de “and watch things drop down”? ¿el final? Tantos son los momentos álgidos -todos, de hecho-, que ni te das cuenta de que dura casi ocho minutos. Por nosotros, como si dura ocho horas. Canción del año.

Escucha la lista en Spotify.

Mejores discos internacionales de 2012

10. Alt-J – An Awesome Wave
El primer larga duración de este cuarteto de Leeds recibió desde el primer momento alabanzas y buenas críticas de la prensa musical especializada. Se trata de un compendio de trece canciones que combinan rock, pop, folk e incluso un poco de electrónica -tal vez por eso haya calado en tantas personas- en las que destaca la peculiar voz de Joe Newman, característica donde las haya.  ‘An Awesome Wave’ ganó el Mercury Price de este año, uno de los premios a la música más importante de Inglaterra, signo de reconocimiento al buen hacer que han demostrado los británicos en su álbum debut, mimado y cuidado hasta el último detalle. Nos vuelve locos.

9. Wild Nothing – Nocturne
Si antes Wild Nothing eran el cargado mojito veraniego en la tumbona de una idílica playa, ahora son la melancólica resaca del domingo de otoño, atardecer y hojas caídas por la ventana incluidas. En otras palabras, los chavales han crecido. Con la intención ochentera, surfera y dreamy intacta, sí, pero con muchísimo más estilo y menos inocencia. Un disco donde Wild Nothing se mantienen en la cumbre del dream pop de baja fidelidad y superan con creces la prueba de fuego del LP sophomore sin, por ello, dar muestras de haber alcanzado su techo.

8. Rufus Wainwright – Out of the Game
Seamos sinceros: por una razón o por otra, los discos de Rufus Wainwright nunca han sido el paradigma de la accesibilidad ni del estribillo que te aprendes a la primera escucha. En cambio, su último álbum, con Mark Ronson como productor, se anunciaba “pop y radiable” y, aunque al final no haya sido así del todo, ‘Out of the Game’ tiene tantas buenas canciones que por momentos parece más un recopilatorio de grandes éxitos que un álbum de estudio. En ‘Perfect Man’ -una de las melodías más bonitas del álbum-, Rufus confiesa que está haciendo lo que puede para que “todas las rosas florezcan al mismo tiempo” y, si tomamos esa afirmación como una metáfora en la que las rosas son las canciones de un disco, no podemos negar que en éste lo haya conseguido. Al final, el mensaje de ‘Out of the Game’ queda más que claro: Rufus is back, bitches.

7. The Delta Saints – Death Letter Jubilee
Vale, hemos hecho trampa… diréis… ¡Pero si aún no ha salido el nuevo disco de The Delta Saints! ¿Por qué está en esta lista? Muy sencillo… el disco debería haber sido lanzado a finales de año pero, suponemos, por trámites con la discográfica, han tenido que postponer el lanzamiento a febrero de 2013 pero el disco realmente se grabó a lo largo de 2012. Hemos tenido la oportunidad de escuchar este DISCAZO debido a que financiamos su lanzamiento a través de Kickstarter con lo que lo tenemos en nuestros iPod desde Noviembre y os podemos decir que es una delicia. Rock en estado puro… fresco y a la vez añejo. El joven grupo de nashville ha conseguido empacar lo mejor de su sonido en 12 fabulosas canciones que transmiten fabulosamente la potencia de su eléctrico directo. Magnífica voz, magnífica instrumentación y fabulosa producción. Escuchadlo en cuanto salga, no os defraudará.

6. Of Monsters And Men – My Head Is An Animal
Of Monsters and Men son la gran revelación de este 2012 dentro del indie folk. Sincronía vocal e instrumental con un alma alegre y sincera en los doce cortes que componen su primer largo. Los islandeses han elaborado un trabajo muy redondo sabiendo tocar la tecla para emocionar con ritmos pegadizos y vibrantes que llenan de felicidad a aquel que tiene el placer de escucharlos. Voces dulces y amables y elementos instrumentales como el acordeón y la trompeta que armonizan los ritmos de las guitarras de este sexteto del norte de Europa. A ver si en 2013 podemos disfrutarlos en directo por España.

5. Hot Chip – In Our Heads
¿Cómo es posible que este grupo se enfrente ya a su quinto disco de estudio bajo los paradigmas de la modernidad y no resulte pesado ni repetitivo para los que les hemos seguido todo este tiempo? Quizá porque más alla de esas influencias ochenteras, los teclados cruzados, las vocales -y juegos de voces- muy cuidadas, algunas guitarras muy Prince y capas de beats y samplers locos -entre otras cosas- el grupo de Alexis Taylor ha construido un disco muy compacto, con más bien pocos singles pegadizos de primeras (ni siquiera el adelanto del disco que fue ‘Flutes’, temazo de 7 minutos) que tiene su gran recorrido en las escuchas posteriores y la apreciación de los detalles y grandes melodias; y dejarse capturar por emocionantes baladas (me refiero a la grandísima ‘Look at Where We Are’ entre otras), disfrutar con la elegancia mayuscula de temas como ‘These Chains’ o locuras de ritmo del tipo ‘Night and Day‘.

4. DIIV – Oshin
De una pequeña colección de experimentos creados en su habitación a un discazo como es ‘Oshin’. Zachary Cole Smith no era consciente de lo que tenía entre manos hasta que la bomba estalló. Un viaje de trece canciones que recrean diferentes ambientes y atmósferas que beben del dream-pop ochentero y un shoegaze poco agresivo que incluso a veces escupe post-rock en pequeñas dosis. Este larga duración es una obra maestra de melodías agridulces donde los instrumentos devoran cada corte. Una mezcla de géneros donde las voces ininteligibles hacen que cada canción crezca y se enlace con la siguiente como si se tratase de una sola. Un puesto número 4 que bien podría ser el 1 del indie internacional de 2012.

3. The xx – Coexist
La continuación más esperada de los últimos 10 años llegó por fin este septiembre y ha resultado también ser uno de los discos que más polémica ha generado. Tras su debut allá por el verano de 2009 con un álbum increíble que los llevó a los altares, les hizo girar por todo el mundo e incluso ganar el prestigioso e importante -también monetariamente- Mercury Prize las opiniones enfrentadas no se hicieron esperar. ‘Coexist’ sigue la línea de su predecesor, siendo capaz de mantener esa sensación tan característica de “coitus interruptus”, de subidón que no llega, pero se vuelve más minimalista si cabe y se le añade una capa extra de base electrónica que subraya la elegancia y base rítmica del conjunto. Lo mejor, los temas ‘Angels’, ‘Fiction’ o ‘Sunset’, sin duda a gran nivel y el equilibro en general del CD. ¿Lo peor? Hacer uno de esos discos que entró directamente en esas listas de “imprescindibles de los 1700s” pesa como una losa y le saca los colores a cualquiera, éste incluido, lo cual no habla precisamente mal de él. Un tercer puesto con opiniones diversas entre los redactores de NTD.

2. Tame Impala – Lonerism
Hace poco que empecé a leer ‘Cosmos’ de Carl Sagan. El libro es un tratado de divulgación científica orientado a todos los públicos, haciendo de todos los entresijos del universo y de la vida un ente comprensible, fácil y entretenido. El segundo trabajo de Tame Impala es, en cierto modo, bastante deudor de esa filosofía. Los australianos recogen la siembra de la psicodelia clásica, alejada en general de la cultura de masas, y la transforman en algo pop, accesible y divertido. ‘Lonerism’ es un disco grandilocuente, épico, tremendo. Que busca el sol a través de guitarras, de melodías soleadas y estructuras disonantes. ‘Lonerism’ es un disco del que, con toda seguridad, hablaremos a nuestros hijos mientras sacamos pecho. Hijo, yo estaba ahí.

1. Chromatics – Kill For Love
El de Chromatics no es un disco que, por norma general, debiese gustar a demasiada gente a la hora de abordarlo. ‘Kill For Love’ es un trabajo en sí, incoherente si lo analizamos en extractos sueltos. Y es lógico que encontrarse un disco de hora y pico después de cinco años sin material nuevo de la banda pueda echar atrás. Sin embargo, es esa concepción cinematográfica la que lo convierte en algo enorme. Es imposible pulsar el play en la evocadora ‘Into The Black’ y que no te dejes llevar, mecido por sus sensuales ritmos, por las voces aterciopeladas, por sintes y ritmos cargados de oscuridad, por esa sensación de opresión que acaba en placer. Y si por el camino te encuentras temas tan soberbios como la homónima ‘Kill For Love’, ‘These Streets Will Never Look The Same’ o ‘Lady’, acaba por un salir un disco redondo.