Archivo de la etiqueta: Planetas

‘Coge la pistola hermano proletario’ : Crónica del directo de Fuerza Nueva en La Riviera . Enero 2020.


Fuerza Nueva volvía a llamar a sus seguidores a filas el pasado viernes 24 de enero, lo hacía en un pabellón multitudinario, ante el éxito logrado en su anterior puesta de largo en la capital. La Riviera se tornó en el escaparate propicio para que la bendita unión de Niño de Elche y Los Planetas sacudieran nuestras mentes a golpe de shoegaze,psicodelia y neo-flamenco. Un producto no apto para todos los públicos, un disco homónimo que con cada escucha conquista y se engalana, al igual que parece mutar su directo, creciendo y creando su propio ecosistema.Un nombre polémico que incluso los New Order y Joy Division usaran en su momento, un homenaje a estas bandas y un polémico tratado necesario. A esa fuerza descomunal del directo también ayuda el imaginario de Javier Aramburu y Andrés Duque, unas proyecciones que hipnotizan y pueden fagocitar lo que ocurre en el escenario por momentos.

El directo de Fuerza Nueva es una experiencia mística, es todo lo que podemos esperar de la última etapa planetera y de una mente privilegiada como la de Niño de Elche. Un combo interestelar, transgresor y por ende devastador en su puesta en escena. Está claro que a poco que te ponga cachonda una de las dos partes, el conjunto hará llegarte a un éxtasis que ya quisiera Santa Teresa.

https://www.youtube.com/watch?v=p7kKpe7ITTE

Desde los primeros acordes de ‘Santo Dios’ ya podemos intuir por dónde nos van a venir. Tema basado en el himno andaluz que compusiera Blas de Infante, y que a golpe de psicodelia y coros llevan a la misma a sus raíces musulmanas. El milagro que esperan los fieles de las proyecciones, está aconteciendo ante nuestros ojos. Poca broma el chorrazo vocal que el Niño se gasta y exhibe con total naturalidad cerrando la canción. No podemos concebir este disco sin ‘Omega’ y una clara referencia es su siguiente incursión en directo, ‘Los Campanilleros’, oscura y que recupera el aura reivindicativa que La Niña De Puebla podría haber dado y ejercido en pos de la causa libertaria y republicana, sentimiento que desde la tarima insuflaba la banda en segundo plano. ‘Mariana’ en su ejecución bien pudiera ser un clásico de Triana pasada por un filtrado de los Slowdive, en la que la virgen torna aún más humana.

 

‘La Canción de Los Gitanos’ es sin duda uno de los temas bandera de esta nueva formación, un ejercicio en el que Francisco Contreras se come la escena y nos hace caer rendidos ante una propuesta arty y asalvajada del ‘Gelem Gelem’. No menos intensa fue el disfrute en directo de ‘La Cruz’, ese sonido planetero puro subyace y toca fibra.

 

No es de extrañar que el devaneo por la discografía de Los Planetas cayera en el setlist, así ‘La Llave De Oro’ y ‘Tendrá que haber un camino’ fueron intercaladas entre las composiciones de Fuerza Nueva, sin apenas desentonar en la línea de estos, normal. De inmediato también espetaron los últimos coletazos de su álbum homónimo, la grandeza de ‘Canción Para Los Obreros de Seat’ se torna en misal anti-independentista y arrebata la energía del alli presente para el alzamiento. ‘El Novio De La Muerte‘, una lectura pop y un fondo romántico, una manera de dar una nueva lectura a algo ideologizado. Celebrada y cantada sin temor. Paco se viste aún más de Morente en la magnífica ‘Santo Domingo‘ , tema que crece y crece y traspasa la piel en su puesta en vivo.

Ver esta publicación en Instagram

Fuerza Nueva y su insuperable directo pic by @alejandrodelestal

Una publicación compartida por notedetengas magazine (@notedetengas_magazine) el


Noche de las que pasan al recuerdo, de las del boca a boca recomendando acudir a la siguiente cita, del yo estuve allí. De regalo ‘Una, glande y libre’, un alegato contra la violencia ideológica y una rave con caperuchos distribuidos entre la formación aporreando instrumentos y llegando al momento álgido con ‘Romance de Juan de Osuna‘. Un monstruo híbrido que aniquila de forma certera en su puesta en directo, un rara avis que ya es un imprescindible capítulo de nuestra historia musical.

Crónica Festival Do Norte ’10 – Sábado


La noche transcurrió sin sobresaltos entre las tiendas, lo cual es de agradecer (el año anterior una banda de imbéciles nos amargaron la estancia) para aguantar el segundo día con fuerzas. El típico haciendo el gallo (impresionante chorro de voz), gente que vuelve cantando y/o intentando ligar a gritos… Lo normal, vaya. Las fechas y el emplazamiento del festival tienen el punto de riesgo de la lluvia (que apenas hizo acto de presencia), pero por contra permiten dormir en la tienda hasta las 12 sin riesgo de deshidratación. Una ducha (de agua fría ¬¬), al pueblo a comer (berberechos, pulpo, etc., el otro aliciente del festival), y a reanudar la marcha.

La marcha la reanudamos despacio y no llegamos a Carriero Bianco, lo siento. Pablo Maqueda (Little Toys, entrad y descargad su álbum, merece la pena) les etiquetó de “Sopresón. Brutales.”, y me fío de su criterio, así que supongo que fue una pena no llegar. En Rey Sombra les ponen también por las nubes, por si quieres más información.

Los PunsetesAl que no podía faltar era a Los Punsetes. Inamovibles en mi reproductor desde hace meses, me parecen una de las bandas de pop nacional más frescas y necesarias para introducir variedad en el mundillo. Sin embargo, en mi infinita ignorancia, no sabía que el adjetivo que describe a sus directos es ese mismo, inamovibles. Ariadna, la solista (que siempre es el principal foco de atención) se mantiene en pie, sin gesticular (y cuando digo esto es prácticamente sin parpadear) durante todo el concierto (de ahí la peculiar foto elegida para representar el concierto). No me sorprende, en tanto que una de las características (y mayores valores) de Los Punsetes es esa pose de “vale, público, sois tan indies que os vamos a dar algo tan indie que no lo podréis rechazar a pesar de estarnos riéndonos de vosotros”, pero no me convence. Me parece que cuesta mucho más meterse en su actuación (al limitarse la actuación a una estatua humana), y es sobre todo innecesario. No necesitan llamar la atención así. Ariadna sonó perfecta, exacta al disco (nada que ver con la decepción de Klaus & Kinski el día anterior, por ejemplo), y los instrumentos (que tampoco se movieron demasiado) también. Abrieron con Todo por el vicio y una tras otra fueron interpretando buena parte de sus dos álbumes, sonando prácticamente igual que en compacto, algo más ruidosos y sucios quizá. Sí, me gustó esa cosa que hacen ellos, pero me quedé con el regustillo de que podría haber sido un fiestón en vez de sólo un buen concierto, pero supongo que eso irá por barrios. En un alarde de generosidad Ariadna se despidió antes de salir casi corriendo. Buen concierto de un grupo llamado a ser referencia nacional, cuyo directo será genial el día que se cansen de la pose estática. Fotos de Los Punsetes.

La Bien QueridaHablar de La Bien Querida parece llevar a conversaciones polarizadas debido a lo polémica de la producción de su álbum y a su peculiar estilo, pausado y dulzón. Está claro que hay días y lugares en los que encaja y otros en los que no. Si Los Punsetes hubiesen roto su hieratismo y nos hubiesen hecho saltar y botar (como espero que hagan en unos meses, aburridos de el guión actual) el concierto de Ana podría haber sido un fracaso por contraste. Sin embargo, fue simpática dentro de su timidez e incluso animada dentro de su sosegado estilo, y sobre todo muy bien secundada por una banda que transmitió la energía que a le falta a sus canciones para el directo. Yo iba acompañado de una firme detractora suya e incluso a ella le convenció. Interpretó todo su disco y un par nuevas que no desentonaron. Está claro que no todos los discos pueden ser planteados en directo (especialmente en un festival) para que suenen como en el estudio, porque símplemente no funciona, como ocurriese el año anterior en el mismo lugar con Russian Red, y es algo que esta vez han entendido a la perfección, dando la vida, energía y matices que se necesitaban. Muy buen directo. Fotos de La Bien Querida.

NudozurdoIr a un directo de uno de tus grupos predilectos es fácil pero poco objetivo. Nudozurdo acaban de reeditar su primer álbum gracias al pelotazo que pegaron con Sintética, y no les había vuelto a ver desde su brillante actuación en el Sonorama el año anterior, así que mis expectativas eran muy altas. Habían tocado ya Mil Espejos y estaban espectaculares como era de esperar. La primera fila pudo ver cómo el baterista (por cierto, están buscando a uno) le preguntaba “¿A saco?” a Leopoldo, cantante y guitarrista, cuando comenzaba a sonar Dentro de Él. Resultó una interpretación brillante, infinitamente mejor que en el álbum, que ahora me parece floja en comparación con el duro sonido de aquel día. El problema es que esa intensidad significaba que el concierto tocaba a su fin. El tiempo se había echado encima y no había tiempo para más, dejando en el tintero temazos como Hijo de Dios. Conciertazo estropeado por la brevedad. Fotos de Nudozurdo.

Pete & The PiratesPete & The Pirates abrían la sesión internacional del día, y para mí eran un interrogante. Les había escuchado, Spotify mediante, con la típica sensación de ni fú ni fá, y con la misma acabé el concierto. Ni mal ni bien ni todo lo contrario (menuda conclusión sesuda la mía). Mucha guitarra para un sonido que tampoco aporta gran cosa ni destaca respecto a otros tantos. Divertidos, sí, lo cual a veces se agradece entre tanta música para deprimir, pero tampoco nada que destacar. Hubiese preferido menos prisas para Nudozurdo, sin duda. Por momentos hicieron que la gente bailase y les acompañase a las palmas, a base de buscarlo intentando ganarse al público a toda costa. Concierto, que sin ser malo, resultó de relleno. Fotos de Pete & The Pirates.

JJEl disco de JJ sí sonaba diferente. No era la típica música para poner en un festival delante de Los Planetas, así que estaba intrigado de ver qué propondrían. Si no lo has escuchado podrás ver un sonido elaborado y preciosista, buscando hermosas melodías que acopañar a la cálida voz de su solista, por lo que era de esperar unos teclados, samples… la cacharrería habitual. Sin embargo el concierto resultó ser ella cantando, sola en el escenario, con esporádicas apariciones de la otra mitad del grupo, entrando a cuchichear con ella al oído. El desconcierto era generalizado, la decepción era patente. Consiguieron unanimidad en los aplausos con una personal versión de Lithium, de Nirvana, pero fue el único momento para recordar. Se notó que la gente que no había aprovechado el concierto del bueno de Pete para cenar lo hizo en ese momento. Disco recomendable, directo, no. Fotos de JJ.

Los PlanetasCuando se anunció que Los Planetas iban, este año sí, al Festival Do Norte, los ojos me hicieron chiribitas. Hacía años que no les veía, y pensaba que no sería tan fácil. Sin embargo, con esto de que los granadinos van a hacer toda la ruta de los festivales el concierto perdía algo de la importancia que se le presuponía a priori. De hecho todavía me pregunto si el haber estado el día anterior en la otra punta de la península, en el SOS 4.0, les pudo influir para la calidad de su directo, porque algo eché en falta. El sonido no me pareció ni mucho menos bueno, siendo (incluso) más abigarrado y poco definido de lo que requiere su música. Llegaban con todos los ojos analizando su reciente álbum, Una Ópera Egipcia, que se llevó una buena parte de la noche. Abrieron con La Llave del Oro en lo que parecía un concierto presentación de éste, pero esto sólo se cumplió en parte, ya que rebuscaron en el repertorio para regalarnos El Artista Madridista, Rey Sombra, o, lo que me pareció de lo mejor del concierto, Santos que yo te pinte. La selección sorpende, pero está claro que con semejante discografía y trayectoria se pueden permitir omitir grandes himnos. A mitad de la actuación apareció, como era de esperar, Ana -La Bien Querida-, con la que inetpretaron magistralmente No Sé Cómo Te Atreves, dando un contrapunto más accesible a lo que fue un sonido oscuro y psicodélico. Buen concierto, pero probablemente no el mejor que den a lo largo de este verano. Fotos de Los Planetas.

El GuinchoEl festival iba tocando a su fin, especialmente después del concierto más esperado, y la difícil papeleta del cierre tras éste le tocaba a El Guincho. Personaje y sonido peculiar, que claramente es para moverse pero sin saber muy bien cómo, aparecía en el escenario con un teclado y una baqueta con el que aporreaba un plato electrónico. En mi opinión, te tiene que gustar, o tienes que tener muchas ganas de moverte. Personalmente no me llama. Aunque no puedo negar que lo que hace es arriesgado e interesante, por momentos me resultan demasiadas capas de sonidos sin demasiado concierto. Pero, como siempre, sólo es mi humilde opinión, y un concierto que acaba con el público haciendo la conga no se puede calificar de malo. Cumplió, haciendo que la gente se lo pasase bien en los últimos minutos de escenario principal. Fotos de El Guincho.

Y de El Guincho a la tienda, que el día siguiente teníamos un largo retorno a casa con el buen sabor de boca de dos días de música en directo, alvariño y buen ambiente.

Lo mejor del festival, el descubrimiento del directo de Hola a Todo el Mundo, el pelotazo de We Are Standard, perfecto cierre del viernes, confirmar que Los Punsetes en vivo suenan genial, y disfrutar después de tanto tiempo de Los Planetas.

Lo peor, JJ (ya pueden ir buscando otro formato para el directo, no puede haber tanta diferencia respecto al estudio), el tijeretazo a Nudozurdo, y que unos cabezas de cartel como Nada Surf resulten tan anodinos.

… y el año que viene, más.

Cronica Summercase ‘08: viernes 18

kaiser2.jpg

En esta edición del Summercase hubo de todo: calor, desfase, piedras, actuaciones inspiradas, saltos, wayfarer por un tubo, pequeñas decepciones, showmans, 120.000 pastis menos , ceñidos shorts con botas altas y flequillo a lo Chan Marshall (es imposible no fijarse), Nick Cave y hasta algún fallo de sonido.
El ir a un festival en pleno julio requiere un extra de esfuerzo por la solanera que te vas a comer y el calor que da tanta gente disfrutando y moviéndose con buena parte de los grupos con los que ha flipado el resto del año en su casa; no voy a decir nada nuevo: si es cansado, y también es caro, pero yo que tu no me lo pensaría dos veces porque merece y mucho la pena.

¿Que tal les ha salido este año? En plan números no esta mal, datos de sinnamon dicen que entre las dos ciudades y los dos días han tenido 81.000 asistentes, así a bulto sin especificar. Un poco menos que los cerca de 100.000 del año pasado, aunque no ha sido por la competencia: para el FIB han ido cerca de 30.000 (cercano a lo de siempre, o un poco menor) y el experimento Saturday Night Fiber en Madrid ha salido bastante mal, como prueba el 2×1 de ultima hora.
A simple vista el recinto estaba barrido a primeras horas pero a partir de las 8 ó 9 ya tomaba color y tenias colas hasta para comprar tickets de bebida/comida.

Y hablando del recinto, bueno, esto tendría que mejorarse un tanto. En el centro estaba montado una zona verde con césped y carpas, que aun pareciendo pequeña encontrabas sitio siempre que te acercabas para tirarte al fresco a la sombra, pero a parte de eso el resto esta un poco desatendido: el suelo es tierra, que el primer día esta bien compactada, pero al poco trasiego de gente surgen las piedras que se clavan hasta el alma a través de las converse/vans (el año que vuelva la moda de zapatillas tipo air jordan muchos popies lo agradecerán), polvo por todas partes, los puntos de agua que son cuatro y ademas de las colas están uno en cada extremo,…

En cuanto al sonido muy bueno. Los escenarios no se interferían para nada -a excepción de un dj alemán loco que puso los bajos a tope en el converse a las tantas y cuando terminaba la cancion en el walkman (de punta a punta para que os situéis) se percibía- tanto música como voces se oían muy claras. Por ponerle una pega en el escenario walkman el volumen de la voz estaba un poco bajo, cosa que se noto en blondie y maxïmo park. Veamos por grupos que tal fue.

Pete and The Pirates

Tuvieron el honor de abrir el festival y las 17.00 fueron todas suyas. Que paso? pues que como era previsible estábamos cuatro monos achicharrandonos. Tocaron buena parte de su único disco y no lo hicieron mal, aunque nada arriesgados. La gente salto tímidamente con los singles más punteros como ‘Mr. Understanding’, ‘Knots’ o ‘Eyes Like Tar’ y aplaudieron algun tema nuevo que nos presentaron, a pesar de que el cantante se limito a dar palmas amaneradamente solo en ‘Come On Feet’, parecía que tuviese los pies pegados con superglue al escenario, por no comentar al resto de la banda.
Anímate hombre, que no sois post-punkeros y podéis sonreír, emocionaros y saltar lo que queráis!

The Kooks

Dice mucho de un grupo la hora a la que es programado su concierto. Mas allá de querer cerrar con los cabeza de cartel e ir metiendo ‘relleno’ hasta las 21h a este grupo le pega tocar con luz por su música tan directa y el buen rollo que transmiten.
Posiblemente la banda mas easy listening de todo el cartel se defendieron con temas sobretodo de aquel ‘Inside In/Inside Out’ dejando un poco detrás su último disco (sera que no les ha quedado tan redondo?). Sea lo que sea tuvieron una acogida muy buena, de gente y de animo y nos hicieron saltar a placer con un resumen de sus hits, que para eso tienen de sobra.

foto de guilloso

Haciendo tiempo para Los campesinos! pasé por Dorian a ver que tal les iba, y como no, a ver si con un poco de suerte pillaba ‘a cualquier otra parte’. Bueno, pues ni lo uno ni lo otro: justo cuando me acerqué tenían problemas con el sonido (el bajo se acoplaba) y tardaron demasiado en comenzar con la siguiente canción, algo con el teclado. Una pena porque tengo entendido que fue buen concierto.

Los Campesinos!

Los campesinos molan. Iba a dejar ese punto como final y pasar al siguiente grupo porque es verdad, no hay mas que añadir. Remontaron como nadie el comenzar todo un tema con el sonido pésimo (solo se oían los instrumentos y se monto una tangana de impresión hasta que lo arreglaron los técnicos) en base a hits inmediatos que transmiten toda la energía que les adivinabas en el disco.
Su excéntrico cantante aporta la actitud ideal para dar el contrapunto energético y griton a la suavidad del violín, el xilófono y la suave voz de la preciosa cantante que también se encarga de los teclados.
Nos regalaron los luminosos ‘Don’t Tell Me To Do The Math(S)’ y ‘Sweet Dreams, Sweet Cheeks’ como era esperable y la gente enloqueció con ‘You! Me! Dancing!’ su cancion mas radiada. Terminó con el cantante a hombros de algún miembro de seguridad entrando entre el publico y posterior caída, que no fue nada.
Este vez el hype estaba justificado y los campesinos! dejaron muy buen sabor de boca.

Kings of Leon

Tal y como esperaba los KOL llevaron el rollo mas sobrio por el que han apostado a los escenarios, rompiendo un poco con el ambiente facilón y simplista que estaba llenando mi tarde. Su rock sureño de carretera se mostró muy solvente en la ejecución de sobretodo su ultimo disco con algún guiño a su primera etapa. Saben tocar y lo demostraron aportando estilo, atmósferas y profundidad suficientes como para convencer a cualquier despistado.

foto de Quique López

Mogwai

Oír a los escoceses en directo es todo un lujo, ademas solo venian para interpretar su primer disco ‘Mogwai Young Team’, ya del 97. Post-rock a plena potencia, el contraste entre calma y furia fue brutal, con una interpretación soberbia tenían al publico autenticamente hipnotizado con uno de esos discos que hay que oir en directo. Psicodelia en estado puro de un grupazo al que el siglo XXI se les queda corto.

CSS

Las chicas de Cansey de ser sexy estuvieron un poco flojas el viernes. Si la interpretación no era mala, el feeling no era el adecuado, lo cual fue a peor cuando sacaron a relucir algún tema del nuevo disco que sale justo esta semana y no es tan espectacular como su debut.
A ver, no es que fuera un fiasco de actuación, había bien de publico que les siguió el juego y temas como ‘Off the Hook’, ‘Music Is My Hot, Hot Sex’ o especialmente ‘Let’s Make Love…’ puso a la gente a bailar, pero les falto un algo para romper.

css.jpg

Kaiser Chiefs

Ricky Wilson es un hooligan de tomo y lomo, nadie puede negar la evidencia. Con sus juegos con el micrófono, idas y venidas, tonterías varias y charlas entre tema y tema -alguna dirigida a otro grupo, como a los kooks- es único enciendendo a la audiencia.
Abrieron con un ‘Everyday I love you less and less’ con doble de órgano y un ritmo frenético, cayeron también la desgastadisima ‘Ruby Ruby Ruby’, el himno que es ‘I predict a Riot’ o ‘Modern Way’ (aunque yo me quedo con el cover que hicieron The Cribs, muy apropiado para directos). A medida que avanzó el concierto aquello se fue enfriando, aunque no tengo muy claro si es porque a mi el segundo disco de los de Leeds me dejó algo indiferente o por el cansancio acumulado.

Los Planetas

Los planetas tocaron a las 3 de la mañana: dio igual, el escenario movistar -el principal- estaba tan lleno como si fuesen las 10 de la noche. A pesar de las criticas a su ultimo disco (te gusta o lo odias) la expectación era máxima y la acogida muy buena, aunque desde la tercera fila, rodeado de fans hardcore y pesadas grupies, era de esperar. Repasaron su ‘Leyenda Del Espacio’ sonando de disco y también tuvieron tiempo para algunos clásicos como ‘Corrientes circulares en el tiempo’ o ‘Segundo Premio’ del que hace ya 10 años. Como curiosidad fueron de los pocos que hicieron un bis (aunque tenían el escenario para ellos solos porque eran los últimos y no descuadraban a nadie).

los-planetas.jpg

David González Nieto