Archivo de la etiqueta: Thomas Mars

Crónica del VIDA Festival 2017. Jueves 29 de Junio.

Primera jornada del VIDA Festival 2017 protagonizada por los consagrados Phoenix y la gran sorpresa del festival, Parcels.

Siguiendo un pasillo abierto en el medio del bosque, los pasos nos conducen hacia el VIDA Festival 2017, un mundo mágico donde, durante tres días, lo único que importa es la música. Medusas flotantes, peces suspendidos entre los árboles, madera, telas, incluso un caballito de mar gigante son los elementos que confieren al recinto del VIDA Festival 2017 el marco perfecto para disfrutar de la música en directo.

El plato fuerte del jueves era Phoenix que llegaban al VIDA Festival para presentar su último trabajo; Ti Amo. Seleccionaron del mismo canciones grandiosas como “J-Boy” o “Fior de Latte“, que se fundieron con grandes hits de su discografía como “1901“, “Litztomania” o “Entertainment“. Pese a no disponer de la escenografía deseada (debido a la tormenta del día anterior la organización optó por no colocar el gran espejo que acompaña a la banda gala en esta gira sobre el escenario), Thomas Mars declaró que nada importaba más que el propio público, que coreó y bailó con euforia las canciones de la banda. Y aunque el concierto fue impecable, lo cierto es que no llegaron a sorprender, menos aun después de haber visto a Parcels sobre el mismo escenario poco tiempo antes.

016 - PHOENIX - christian bertrand

Si, Parcels, la banda australiana que dejó boquiabiertos a buena parte de los asistentes con su re-interpretación juvenil de la música disco. Su ejecución perfecta y un sonido irreprochable consiguió hacer del directo de Parcels el mejor de la jornada del jueves en el VIDA Festival 2017. Es admirable la complicidad de una banda que, pese a su juventud, ejecutó un concierto perfecto mostrando una destreza asombrosa en el manejo de guitarras y teclados, el colchón perfecto sus pulcras armonías vocales. La frescura que aportan a la música funky impulsó al público a bailar al ritmo de canciones como la increíble “Hideout“, “Older” o “Overnight“.

19488564_1315341851916497_5717066540285165265_o

Más allá del escenario principal, Guadalupe Plata consiguió congregar una buena multitud frente a la cabaña de La Cabaña Jägermusic. Su recital instrumental de blues áspero, guitarra, bajo y batería, llenó de sonido la parte más frondosa del bosque. Quizás fuese necesario integrarse más entre el público encendido para obviar la homogeneidad de sus canciones.

El broche final de la primera jornada del VIDA Festival 2017 lo pusieron Las Bistecs. El dúo femenino consiguió llenar todo el espacio reservado para el escenario La Cova tras el concierto de Phoenix, según ellas, “sus teloneros”. Su electrodisgusting, como ellas mismas califican su sonido, hizo vibrar a un público entregadísimo que cantó y bailó los temas de su primer disco; Oferta. “HDA“, “Señoras bien” y “Cosas Negras” fueron algunos de sus temas más celebrados. No cantan bien, no tocan ningún instrumento, pero no aparentan lo que no son, y esa sinceridad unida a la diversión que generan, consiguen que las adoremos.

VIDA17-LAS_BISTECS-LR_PHOTO-MIKA_KIRSI_MG_8313

 

Versióname otra vez #36: Alone On Christmas Day – Phoenix vs. The Beach Boys

Las versiones de las grandes canciones de los Beach Boys están a la orden del día. Hace poco conocíamos la que han grabado Baston del hit ‘Little Honda‘, rebautizada por ellos como, simplemente, ‘Honda’. Los últimos en sumarse han sido Phoenix, que han participado en ‘A Very Murray Christmas’, programa navideño para Netflix, protagonizado por Bill Murray y dirigido Sofia Coppola, pareja del vocalista de la banda francesa, Thomas Mars. Para ello han recuperado ‘Alone On Christmas Day‘, original de los Beach Boys. Se trata de un villancico de 1979 que nunca llegó a ser formalmente publicado. Todos los beneficios obtenidos con la canción serán donados a UNICEF. Os dejamos con las dos versiones.

Phoenix (2015)

The Beach Boys (1979)

Canciones para Pomelo #7: Ring Ring

#7
Pomelo y yo somos hijos de nuestro tiempo: nacidos a finales de los años 80, no hemos utilizado el teléfono como medio habitual para comunicarnos jamás. Muy de vez en cuando nos llamamos, sí, pero lo cierto es que el impacto del invento de Graham Bell en nuestra relación ha sido cercano a cero. En su lugar, hemos utilizado, por orden cronológico, el MSN Messenger, los SMS, el Skype durante el año en que los dos estuvimos de Erasmus en la misma ciudad (?), los mensajes privados de Facebook -ahora imposible, no somos amigos en esa red social (!)- y, por último, el WhatsApp. Este séptimo disco para Pomelo contiene 19 canciones sobre ese dispositivo que nunca usamos y que pone en evidencia lo jóvenes y modernos que somos.

1. The Nerves – Hanging on the Telephone
‘Hanging on the Telephone’ es una canción que popularizaron Blondie, pero que en realidad pertenece a un grupo bastante desconocido llamado The Nerves. Su perfil en Lastfm revela que ésta es su canción más famosa, lo que convierte a The Nerves en unos one-hit-wonder cuyo one-hit todo el mundo piensa que es de otra banda.

2. Abba – Ring Ring
Las canciones de este disco se pueden clasificar fácilmente en tres grupos temáticos: “quiero que me llames”, “no quiero que me llames” y “me has colgado, cabrón”. Las mejores son las primeras, claro está, y entre ellas se encuentra ésta de Abba, el grupo favorito de mi grupo favorito, los Magnetic Fields.

3. Saint Etienne – He’s on the Phone
‘He’s on the Phone’ es una gran canción de ese gran grupo que son Saint Etienne. Es, de hecho, su mayor éxito, y con ella cierran sus conciertos, como debe ser.

4. Phoenix – Long Distance Call
Lo que Pomelo siente hacia Thomas Mars, vocalista de Phoenix, no es amor, se llama obsesión. Todo viene de su conciertazo en la pasada edición del SOS: su bonita voz, lo bien que le quedaba la camisa, su acento francés y las proyecciones de Versalles. Un cóctel molotov, vaya. El estribillo de ‘Long Distance Call’ es el que da título a su estupendo disco ‘It’s Never Been Like That‘.

5. Francisco Nixon – Nombres y teléfonos
A Francisco Nixon ya le puse en el primer disco, pero, aún a riesgo de repetirme, me he visto obligado a rescatar esta canción tan bonita que viene tan al pelo.

6. Alaska y los Pegamoides – La línea se cortó
Había dicho que iba a meter a Alaska en todos los capítulos de esta sección y creo que ya lo he incumplido unas cuantas veces, así que me alegra poder volver a respetar mi palabra gracias a este tema de los Pegamoides.

7. Mastretta – Me cuelgas el teléfono (con Ajo)
Hace dos semanas se celebró el Día de la Música, con ese festival divertidísimo de dos días conmemorando los 25 años de Subterfuge, en el que Nacho Mastretta fue una de las grandes ausencias. En esta ‘Me cuelgas el teléfono’ canta la gran micropoetisa Ajo.

8. Maroon 5 – Payphone
Al grupo de Adam Levineel hombre mejor tatuado del mundo– también los he puesto en otro disco y, de hecho, Pomelo me ha preguntado si esta canción no estaba ya en otro CD. Normal, porque todas sus canciones son la misma. ‘Payphone’, en concreto, la ponían todo el rato un verano en la emisora de radio que mi compañera de trabajo escuchaba, así que al final acabó gustándome mucho. Pero he de reconocer que, previamente, pasé una etapa en la que el falsete de Levine me impulsaba a tirarme por la ventana.

9. Lady Gaga – Telephone (con Beyoncé)
‘Telephone’ es una gran canción, que, además, tiene la virtud de capturar toda la esencia de Lady Gaga: su inconfundible sonido y su imagen de estrella de la MTV, con ese videoclip antológico (“You’ve been a very, very, bad, bad, girl, Gaga”) que ha sido uno de los mejores momentos del pop de masas de los últimos años.

10. Beyoncé – Videophone (con Lady Gaga)
‘Videophone’ es una gran canción, que, además, tiene la virtud de capturar toda la esencia de Beyoncé: su inconfundible sonido y su estrategia de perfil bajo, con ese videoclip aburridísimo -no aguanta comparaciones con el de ‘Telephone’, claro está-. Por sorprendente que sea, pasados más de cinco años del lanzamiento de estas dos canciones -gran idea la de esta doble colaboración- Beyoncé está triunfando mucho más que Gaga, cuyo último álbum ha resultado ser un fiasco total.

11. Sophie Ellis-Bextor – Dial My Number
No tengo ni idea de quién es esta señora pero, a juzgar por la poca gracia con que se mueve por el escenario, si me dicen que es una corista de Operación Triunfo, me lo creo. Su ‘Dial My Number’ es una canción muy eurovisiva. A Pomelo y a mí nos gusta mucho Eurovisión, otro día os cuento lo que pasó en el de este año y su impacto en que ya no hablemos por mensajes privados de Facebook.

12. Pet Shop Boys – For Your Own Good
A los Pet Shop Boys también les vimos Pomelo y yo en el SOS, justo después de Phoenix, en esa maratón que nos pegamos de seis horas delante de un escenario. ‘For Your Own Good’ es una canción-amenaza muy apropiada para este disco.

13. Stevie Wonder – I Just Called To Say I Love You
No podía faltar este gran éxito de Stevie Wonder en una canción sobre las llamadas de teléfono, ¿no?

14. Lou Reed – New York Telephone Conversation
‘New York Telephone Conversation’ es un tema incluido en esa obra maestra que es ‘Transformer‘, del grandísimo -que no “grande” ni, mucho menos, “grandérrimo”- Lou Reed.

15. The Marvelettes – Beechwood 45789
Las Marvelettes son una girl group de la Motown de los años 60 -no es una forma de hablar, su primer disco es de 1960 y se disolvieron en 1970-, muy al estilo de la época, como las Supremes o las Shangri-Las. ‘Beechwood 45789’ es el número al que piden que las llames y, sin duda, la mejor canción de este disco. Un dato: parece que ya lo han arreglado, pero hasta hace poco en Spotify estaba rayada. WTF.

16. Raffaella Carrá – 53 53 456
Otra canción titulada con un número de teléfono, aunque en este caso es el del chico al que Raffaella llama compulsivamente como una puta loca. Atención a los estilismos y coreografías del vídeo.

17. Cola Jet Set – Suena el teléfono
A Pomelo le gusta el tontipop, así que puede que le guste esta canción de Cola Jet Set, ese grupo heredero de los Fresones Rebeldes. A mí no me gustan mucho.

18. Blondie – Call Me
Si antes no he puesto la versión de Blondie de ‘Hanging on the Telephone’ ha sido, en parte, porque el grupo de Deborah Herry tiene una canción mucho mejor sobre hablar por teléfono: este superéxito llamado ‘Call Me’. Nuestras canciones favoritas de Blondie, sin embargo, son otras: la de Pomelo es ‘One Way or Another‘ y, la mía, ‘Maria‘.

19. Carly Rae Jepsen – Call Me Maybe
Una elección bastante obvia para cerrar el disco, con esta gran canción –mi favorita de su año, el 2012- de Carly Rae Jepsen, quien tiene toda la pinta de, como los Nerves, ir a convertirse en otro one-hit-wonder.

Lo que piensa Pomelo: cuando se dio cuenta del tema del disco, acertó tres canciones que están en él antes de oírlas. No me ha dicho de cuáles se trata, pero yo apostaría que son la de Stevie Wonder, la de Blondie y ‘Call Me Maybe’.

Si tú también quieres ser como Pomelo, puedes escuchar la playlist entera en Spotify.

Haz clic aquí para leer la anterior entrega de Canciones para Pomelo.

Phoenix / Bankrupt!


phoenixbankrupt

Hay dos cosas muy evidentes con respecto a ‘Entertaiment’, el sencillo de presentación del nuevo disco de Phoenix, ‘Bankrupt!’. La primera es que, pese a ese toque oriental tan latoso en un momento dado, es una canción brillante con una melodía bastante lograda. La segunda, que no le llega ni a la altura de los zapatos a los dos trallazos de ‘Wolfgang Amadeus Phoenix‘, a saber -si es que ha habido alguien capaz de olvidarse de ellos-: ‘1901‘ y ‘Lisztomania‘. Y la crítica de este disco bien podría terminar aquí, porque estas reflexiones se pueden hacer extensivas sin mucha dificultad al resto de temas que lo componen.

Ciertamente, la sensación de que nos encontramos ante un hijo menor de ‘Wolfgang Amadeus Phoenix’ está presente de la primera a la última canción. Lo cual no es de extrañar si partimos de las premisas de que a) lo mejor de ‘Bankrupt!’ es el primer corte y b) éste tampoco nos ha emocionado en exceso. Por otro lado, con ‘Entertainment’ les ha ocurrido algo parecido a lo que le pasó a la infumable Adele con la versión que hizo John Legend de su ‘Rolling In The Deep’ -que en su momento recibió muchos más elogios que la de ella-, siendo los culpables, en este caso, Dinosaur Jr., autores de este bonito covera la postre bastante más aplaudido que la versión original del cuarteto francés. Una ordinariez total que lastra ya desde el principio la escucha del álbum.

‘Bankrupt!’ es, como ellos han reconocido, su disco más electrónico hasta el momento, y así lo atestigua la pista que le da nombre, en la que se dedican a jugar con sintetizadores durante casi siete minutos. Pero, en realidad, la experimentación se queda ahí, siendo el resto del álbum, de hecho, bastante lineal. Demasiado, en algunos casos, como en las monótonas ‘Trying To Be Cool‘ -intento fallido-, ‘Don’t’ o ‘Chloroform’. En el otro lado de la balanza podríamos colocar a ‘S.O.S. In Bel Air’ y su súper pegadizo “And you can’t cross the line/ but you can’t stop trying”, a ‘Drakkar Noir’, muy beneficiada por esa rima “jangle jungle/ jingle junkie” y por su “Till I die” final en falsete y a ‘Bourgeois’ -cuya letra tanto remite a las películas de Sofia Coppola, esposa del vocalista-, que funciona bastante bien como contrapunto tranquilo a los temas más guitarreros.

Aunque es muy tentador hacer un chiste fácil asociando el título del álbum y la, por momentos, preocupante falta de inspiración que en este disco muestran, siendo objetivos no se puede decir que los franceses se encuentren en una bancarrota de ideas. Parece más bien una cuestión de desarrollo de las mismas, teniendo en cuenta que en esta entrevista para Jenesaispop afirman que no les gusta quedarse con lo que les sale a la primera porque “suele sonar bastante predecible”. Como si eso fuera un problema y como si, sin ir más lejos, ‘It’s Never Been Like That‘ no fuera el disco más predecible en el que podamos pensar. Por suerte para ellos, si les ha salido alguna que otra canción “predecible” que les salva el disco (‘Oblique City’, tan bien situada cerrando el álbum) y, también por suerte, siguen contando con la baza indiscutible de la voz de Thomas Mars, tan bonita y personal como sugerente y llena de matices -todos los adjetivos que no se pueden predicar de ‘Bankrupt!’-. No podemos, por ello, sino coincidir con los chicos de Fantastic Plastic Mag cuando dicen que quizás este álbum sirva para reubicar a Phoenix en un lugar más modesto como banda. Y es que, por muy bien que nos caigan, este álbum no está, ni mucho menos, a la altura del estatus del que -¿injustificadamente?- gozan a día de hoy como grupo. 5,7/10.