Vivian girls en Sala Lexington, Londres 12.06.2009

, , 1 Comment

Las ruidosas chicas de Brooklyn terminaban su gira Europea, después de su celebrado paso por el Primavera Sound, en esta activa sala londinense (poco después pasarán los Pains of being pure at heart entre otras bandas). Garageras en su estilo de base ofrecieron un repaso de su debut homónimo de 22 minutos, decimosexto mejor disco del 2008 para el gigante pitchfork y algunas de su continuación ‘Everything Goes Wrong‘, grabado solo en 6 días que saldrá en septiembre.

Pero antes de saciar las ganas de una buena descarga de garage punk los grupos teloneros nos presentaron sus propuestas, alguna más decidida que otra.
La noche era de los tríos monosex y comenzaron las chicas de Wetdog, un nombre tan poco afortunado como lo disperso de su propuesta, que mostró una serie de influencias muy claras pero totalmente disociadas por temas, como si en cada puñado de canciones cambiaran de tercio sin poder hacer convivir esa serie de elementos que reclamaban.

Desde el casio punk que se reveló después de una apertura atmosférica muy notable al concierto, pasaron por algunos estilos mas duros con una batería cercana al metal, acercamientos guitarreros al indie de nuevo cuño con múltiples cambios de ritmo -algunos acertados, otros no- (si, me estoy refiriendo a los ferdinand) o pasajes más oscuros influencia post-punk con unas líneas de bajo muy cañeras, donde mostraron sus temas más interesantes de un concierto muy veloz y perfecto para abrir boca.

Los segundos teloneros (si, dos por uno) fueron Male Bonding, tres chicos de los que poco se puede decir puesto que su punk ruidista no parecía salirse del guión, pero cabe destacar que forman un combo compacto, potente y rabioso, de esos que en directo se encienden y ocupan todo el escenario ofreciendo exactamente lo que vas a buscar a partir de estos patrones.

Por fin, con puntual media hora de retraso, aparecieron las Vivian sobre el escenario demostrando que pueden ser tan ruidistas, garageras y optimistas en directo como en el disco. En una hora y poco despacharon además de nuevas composiciones -supongo- su famoso homónimo, y digo supongo porque para el oído no extensamente entrenado en su ‘Vivian Girls‘ (© In the Red Records, 2008) diferenciar entre ciertas canciones es como hacer encaje de bolillos, uno de los lastres que no impidió para nada disfrutar de un concierto directo, enérgico y bien disfrutable.
La amalgama de influencias (aquí sí están bien incorporadas) dio paso a una demostración del dominio de su propio  repertorio para un grupo novato pero experimentado por el hype que le ha permitido rodarse en una buena giras. Así desgranaron «Where Do You Run To?«, «All The Time» o «Wild Eyes» en los que la voz se iba cubriendo oportunamente, desplazada al fondo por una guitarra y bajo que apuntaban a un ruidismo shoegaze capaz de facturar melodías reconocibles, o salía a flote para mostrar su lado más pop, barnizado de garage lo-fi con esas reminiscencias vocales a grupo de chicas de los sesenta.

Un muy recomendable trío para vivir en directo, cuyo concierto terminó de la forma más sorprendente pero arquetípica: invasión del escenario por parte de uno de los miembros de los teloneros -al que más tarde siguió el resto- que decidió que tocaba la guitarra mejor que Cassie Ramone y se la arrebató para continuar él con el desarrollo final de la canción de despedida (parece que en Londres, o en esa sala, no hay cultura de bis y se avisa que es la última canción del set), seguido de un quitate tu que me pongo yo entre las Vivs y sus instrumentos, que finalizó en una fiesta del ruido con más personas apretujándose en el suelo del escenario que de pie, pero sin dejar de tocar y, como no, en destrozo de todo cuanto se encontraba en el escenario.

¡Visita la galería completa de fotografías del concierto en nuestro flickr!

 

Una Respuesta

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico