20 abril 2024

Siempre es grato ver cómo Cupido ha ido subiendo de nivel durante estos años, en nuestro caso los descubrimos en un ya lejano Primavera Club en el Barceló, y una propuesta que de primeras resultaba curiosa e innovadora se tornó en necesaria y catalizadora. La simbiosis de Pimp Flaco y los Solo Astra ha ido mutando en su concepción del pop, alumbrando sobremanera un estilo propio y sumando adeptos a su alrededor. Una muestra más del crecimiento que han ido recogiendo show a show y festival a festival fue llevar su show al ring del Wizink Center, pasando así de un formato Riviera anterior en la capital a cinco mil almas unidas en comunión sentimental el pasado 14 de febrero.


Técnicamente pocos peros se les puede poner, visualmente, nos acompaña la propia banda, engrosando su poder como deidades de un amor en todas sus vertientes, ¡Feliz San Valentín, Madrid!, felices nosotros de poder cantar al amor en todas sus etapas con ellos, claramente.

Un directo para disfrutar con los ‘5 senti 2′ desde el primer momento, y el delirio colectivo fue presente también desde los primeros acordes de una banda que se antojaba en estado de gracia, flechas que iban golpeando nuestras gargantas para gritar aquello que rodea su ‘Sobredosis de Amor’, apuñalándonos verbalmente con una ‘Almohada‘ como escudo, confesándonos en ‘Todas Menos Tú‘, o agradeciendo y desgañitándonos con ese nuevo hit acorde a nuevos códigos del olvido, ‘Lo Dejo‘. No podían faltar otros clásicos que transcurren entre el pop urbanita y el sonido dreamy más cálido ‘U Know‘, bla bla, besos, abrazos, cervezas que salpican, amplio rango de edades de menos de 20 a más de 40, ¿hay una edad definida para poder disfrutar de un género?, sin duda no, y así lo intensifican unos Cupido que llegan a amplios espectros de público para bien y para mal. Besos, kiss cam y ‘Privilegios‘ que salen a la estrada.

‘El Tiempo Es Oro’, un clásico de la banda, gratamente celebrado, no tanto como otros momentos álgidos de la talla de ‘Santa‘, o ‘Tu Foto’, (nos gustaría pagar con esa foto las cañas del Wizink y alrededores – Jesús que sabladas en los aledaños)…emotividad pura y comunión con ‘La Pared‘, pelos como escarpias en un ring a los coros. Sin duda un sprint final para volver a posicionar a los Cupido como una de las bandas más necesarias y retratistas de una era, ya lo cantaba Pimp Flaco, con toda su ‘Autoestima‘, quizás esa noche fuimos unos cabrones con suerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *