Crónica del concierto de Andrew Bird . HMS. Teatro Circo Price. Madrid. Junio 2012.

, , Leave a comment

El pasado 13 de Junio recibimos de nuevo la visita del genio multiinstrumentista de Chicago, Andrew Bird, en un concierto enmarcado dentro del Heineken Music Selector, y en una ubicación excepcional, como es el Teatro Circo Price.

El norteamericano ha publicado  este año su sexto trabajo de estudio, ‘Break It Yourself‘ , todo un ejercicio de consolidación para un músico que ha demostrado álbum a álbum mantener un nivel instrumental luminoso y ahora se acerca a un nivel lírico más personal, donde las emociones y las historias personales se hacen latentes en sus melodías.

Andrew hizo entrada en el recinto , en solitario, rodeado de pedales y formando una atmósfera de capas donde la belleza del sonido de su violín traspasaba nuestra propia piel , enmudeciendo a todos y rompiendo las cuerdas con sus característicos silbidos . Estructuras donde la elegancia coexiste con el noble arte de tocar el violín dando una vuelta de tuerca a la escuela clásica. Tras una pequeña intro instrumental , Andrew sacó su faceta crooner para viajar hasta su lejano ‘The Swimming Houry zambullirnos en  ‘Why’, con esa vena de picaresca y de descaro encantador.

Tras esta carta de presentación , hizo entrada en escena la banda de Andrew, bajo, guitara y batería caldearon el recinto (prácticamente lleno) con una obertura con guiños al africanismo poblada de sutiles  silbidos (‘Nyatti’). De súbito la banda se introdujo en ‘Break It Yourself‘ , ‘Desperation Breeds‘ sonó sobresaliente, cruda, hiriente, quizás ese desnudo hizo acabar a Andrew el tema y saludar a los allí presentes, encantado de volver a la capital.

Emocionante versión de ‘ Measuring cups‘ (‘Andrew Bird And The Misterious Production Of Eggs‘) , con ligero despiste del intérprete, subsanado por la banda , entre medias de la canción y disimulada con un efusivo aplauso del público ; ‘Lazy Projector‘ recogió el testigo del último LP, transformando ligeramente las interpretaciones en directo, dotando de un protagonismo especial a su banda, siempre con una voz que comandaba con precisión la puesta en escena.

El hecho de salir acompañado , hizo que la labor de hombre orquesta tomara un segundo plano, la creación de capas envolventes y la precisión al manejo de los pedales  tuvo un papel menor que en otras ocasiones en las que hemos podido gozar del directo de Andresito, pero ésto no significó que no nos pusiera la piel de gallina con cada una de sus interpretaciones magistrales al violin, guitarra, xilófono … ayudado por una banda efectivista con especial protagonismo de una percusión jazzistica más que adecuada.

El optimismo y la claridad vinieron de la mano de ‘Danse Carribe’  y ‘EyeOnEye’ , ésta última con coros que agudizaban el crescendo del tema. También tuvo tiempo el mago de Illinois de llevar sus arreglos y su derroche vocal a la rana Gustavo , interpretando Bein`Green’ incluido dentro de la OST de la película de Los Teleñecos.

A posteriori  uno de los temas más esperados y celebrados de su último trabajo ‘Give It Away’ a la que imprimieron un aire colorista a pesar de la bajada rítmica respecto a su versión en disco , semi-retomando un ligero ascenso con la ayuda a las palmas de un público volcado.

Algunos de los momentos más especiales de la noche fueron los que protagonizaron Andrew junto a su guitarra y su bajista, introduciéndonos en el sur profundo, mientras se ponía el sol, golpeados por una brisa arenosa en pleno centro de Madrid, con una emocionante cover de ‘The Handsome Family‘ . ‘Effigy’ fue el primer tema rescatado de ese maravilla llamada ‘Noble Beast‘  , (ligeros susurros entre los presentes ..It could be you /It could be me /Walk in the door/Drinking for free /Carrying on with your conspiracies /Filling the room with a sense of unease)

Xilófono y silbiditos marcaban el ritmo de ‘Near Death Experience Experience‘ . Rozada la hora y media de espectáculo, Andrés se marcó una desgarradora versión deFatal Shore’ . Volviendo al formato acústico a posteriori para formar un trío alrededor de un único micro y transitar entre el country y el blues con una cover de If I Needed You’ y otra deI’m Goin’ Homepara finalizar con un auténtico subidón de fin de fiesta, convirtiendo el Circo Price en una masa rendida a los pies de la banda al son de ‘Fake Palindromes‘ , mientras la banda emprendía vuelo y los violines resonaban en nuestra caja torácica.

Fotos cortesía de HeinekenPro. Fotógrafa.Carla Mir.

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico