Crónica del Dcode Fest (I). Viernes 14. Madrid.Septiembre 2012.

, , Leave a comment

El Dcode celebró este pasado fin de semana su segunda edición, un festival joven que parece puede lograr asentarse en éste cada vez más árido terreno céntrico para este tipo de eventos. Una edición que superó a su antecesora en diversos aspectos, sobretodo en lo referido a organización ( siempre habrá el que se queje y el que no haya experimentado auténticos destrozos organizativos, cada uno que interprete). Cambio en los escenarios, comida a tutiplen (calidad/ precio es otra cosa), ‘tokens’ con los grupos del cartel como fichas de cambio por bebercio y otros enseres y una zona verde que siguió acusando la ausencia de sombra en las horas de mayor solana .

El viernes comenzaba el cotarro, con una temprana actuación de ‘Le Traste’, al que no llegamos lamentándonos sobremanera y más tras el buen sabor de boca que nos dió, entre otras, teloneando a Damien Jurado.

El escenario Dcode recibía la visita de Niños Mutantes, los granaínos han ido forjándo una carrera paso a paso, que les ha ido colocando en el puesto que se merecen, temas que calan hondo en el público, estribillos pegadizos, arreglos en consonancia y saber estar en escena, los mutantes repasaron sobretodo sus últimos trabajos llegando a momentos de perfecta comunión con el público en esos misiles que son ‘Errante’ o ‘Te Favorece Tanto Estar Callada’.

De Granada iba la cosa, y superpuestos con sus paisanos , hacían entrada  ‘Napoleón Solo , que presentaba en festival su nuevo y reciente trabajo ‘Chica Disco’. Algo de desparpajo y una voz que a unos gustará más que a otros, efectividad post-adolescente y producto nacional con guiños setenteros , y con momentos cumbre en ‘Lolaila Carmona’, ‘Ramira’ , o ‘Perdiendo El Tiempo’, habrá que sacar más a bailar a esa chiquilla discotequera para forjar una opinión más sólida.

El arranque nacional se agradece, hay que apoyar a los nuestros, aunque la mayoría de las veces sólo se meta en cartel a ‘los de siempre’, en esta ocasión no fue así y pudimos disfrutar de otro elenco que muchas veces se echa en falta. Dorian volvía a la capital, Marc y los suyos siempre consiguen extasiar a sus fans, aunque la voz no fuera del todo adecuada en los primeros temas y hubiera que reforzarla en coros.Su paseo por ‘La Ciudad Subterránea’ siempre es placentero, ‘Paraísos Artificiales’ , ‘Verte Amanecer’ o ‘Estudios De Mercado’ entre otras son algunas de sus pildoras de la felicidad con la que logran encajar sus éxitos más tempranos con la chavalería y los ya entraditos en edades, si se hacen de querer que le vamos a hacer…

Dinero comparecía en el escenario Heineken, en el innecesario solape entre bandas  que obligaba a tirar moneda a cara o cruz en ocasiones.Sean , Ruben y Ekain son ese tridente que azota Neptuno cuando desata su furia, y provoca maremotos en el público cuando se lo proponen.Un Año Perro para muchos, incluido para ellos, nuevo trabajo que se separa en cierto modo del anterior, pero no desmerece en su directo, sino que complementa a la perfección su maridaje con sus primeros temas, nada nuevo que inventar, rock con buena dosis popera , pero efectivo. ‘En Invierno’,’Cómo,Cuando,Quien’, ‘Mentiras’ …fueron alternándose para empezar a pillar velocidad y sentirnos con ese acelerón necesario que aún no se nos había inyectado .

Lo de Kings Of Convenience es harina de otro costal, ¿por qué son tan adorables? ¿cómo no te pueden provocar esas ganas de darles un achuchon? Erlend y  Eyrik son mágicos, crean un halo a su alrededor de delicadeza y sólos con dos guitarras se valen para apaciguar a los más sedientos de fiesta y amarrar con su propuesta al grueso del público para quedarse junto a ellos. Un folk donde la bossa y la electrónica más elegante pueden convivir por momentos, unos embaucadores nocturnos, con un Erlend bailongo y florido, convencieron y protagonizaron uno de los mejores  directos del festival (momento fan a parte) interpretando ’24 25′, ‘Ms Cold’, ‘Toxic Girl’ , ‘Boat Behind’ o sacando a su banda a formar parte de ese tanteo a la otra banda de Erlend (The Whitest Boy Alive) tras un buen rato donde el dúo se valió por si mismo para ofrecer todo un ejercicio de artesanía y animando al personal , alcanzando el clímax con su ‘I´d Rather Dance With You’.

Si bien ahora pegarían más los islandeses, el recorrido se trasladó desde Noruega hasta Francia, con The Shoes, sí, su nombre puede darnos una idea de lo que ofrecieron, zapatilla y de la buena, percusión atronadora que reventaba los token por la mitad.Bases y ritmos que poseían a los que ansiaban el momento Justice y un hit ‘Time To Dance’  que hizo justicia al show de la banda.Lo que los señores Guillaume Brière y Benjamin Lebe tienen entre manos para su larga duración puede hacer a más de uno embriagarse de un refrito de electrónica heredado pero disfrutable.

Deus fueron , con diferencia, de lo mejorcito del viernes, todo un triunfo para los belgas ( que ya visitaron a principios de año la Joy Eslava) que se saldó con un grueso de público, que ya iba cogiendo posiciones para Sigur Rós , pero la apisonadora fue para los belgas, arrollaron todo con su paso, un directo eléctrico que bien derrochaba rock , que se ponían experimentales, que alargaban los tempos o que formaban sombras chinescas en sus proyecciones. ‘The Architect’ (madre mía que temón!), ‘Keep Your Close’,’Suds&Soda’, ‘Constant Now’, perlitas que iban soltándonos como un gancho directo, con un Tom Barman ejerciendo de director de orquesta experimentado, una veteranía que casi dos décadas después sigue manifestando el cómo seguir en la cresta de la ola.

La verdad es que Kimbra tampoco era algo que esperásemos sobremanera, y después del directazo de Deus , fue un poco como el directo de tránsito.Más conocida por su tema con Gotye realmente que por ella misma, dio un show donde la estridencia y los bailes excesivos hacían que por momentos se pudiera disfrutar de temas como ‘Settle Down’ , una propuesta que no aporta nada nuevo pero que había generado tanta expectación que había que darla una oportunidad, no sé si otra más la daremos.

La Noche cerrada en el recinto, y Jónsi hacía acto de presencia acompañado de vientos y cuerdas, ¡Sigur Rós ,señores y modernos!, con una puesta en escena impoluta y erizando los vellos de los más fanáticos sin tan siquiera haber ejecutado una nota. ‘Í Gær’ elevaba su voz hacía el infinito, no sabemos quién tendría pelotas de cantar sus temas, pero el trance en el que estuvimos durante una hora y media fue algo que permanecerá en la retina de muchos , una majestuosidad que remueve y que revuelve, coros y orquestaciones que si sonaban así en este recinto no queremos imaginar la de orgasmos que provocarán en un auditorio. Del falsete a la delicia, de las tinieblas a los halos de luz mística, de las tormentas instrumentales de ‘Ný Batterí’ a esa oda que esclarece los cielos nórdicos , ‘Hoppípolla’. No faltaron temas nuevos incluidos en su último trabajo ‘Valtari’ , como ‘Varúð’. No faltaron los que bostezaron , quiero pensar que porque fueron trasladados a esos pasajes oníricos donde la niebla se funde con las notas de una banda que dio un directo que ya quisieran los de Brandon Flowers.

Sigur Rós nos hizo irnos un poco palotes hacia el escenario Heineken, donde tocaban esas bestias pardas que se hacen llamar Triángulo de Amor Bizarro y que lograron mantener la erección, esos creadores de temazos con forma de ostión espabilador, que fueron sacando todo su arsenal , ‘El Himno De La Bala’ , ‘De La Monarquía A La Criptocracia’, ‘Isa Vs El Partido Humanista’… ¡el peor sitio para descansar en ese momento era la Universidad!  Horario que les merece y que supieron aprovechar demostrando lo que mejor saben hacer a golpe de ruidismo.

Justice Live , como bien comentaba un colega, es live porque se abre el set, sale un piano y lo tocan un rato. Un espectáculo que la primera vez tiene gracia, la segunda lo sigues gozando un rato , y la tercera pierde un poco su efectividad y su credibilidad, quizás la culpa es nuestra y el habernos tomado un empacho de los franceses entre el Primavera, el Optimus y el Dcode, una vez al año es una dosis justa y admitimos que necesaria. Derroche de luces, efectos y cabina que ya quisiera Chimo Bayo (¿os le imaginais en ese tinglao?) , ‘Audio,Video,Disco’ ,’ We Are Your Friends’,’ D.A.N.C.E’, Justice For All, ‘la canción del anuncio de Adidas’ como decían cerca de nosotros, y rompepistas y ladrillos electrónicos que hicieron empezar la fiesta a muchos , para seguirla con Joan S Luna a los platos,  y terminarla a otros cuantos .

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico