Kurt Vile

Kurt Vile / Wakin on a Pretty Daze

Siempre dicen que la música amansa a las fieras, y esta frase se hace más comprensible cuando escuchas a Kurt Vile. Esa voz masculina y a la vez dulce acompañada de una relajante parte instrumental consigue que hasta la persona mas hiperactiva alcance una tranquilidad momentánea. Sus comienzos fueron lo-fi, género que dejó apartado con la publicación de Smoke Ring For My Halo, en la que voz e instrumentación tomaron mucha más naturalidad sin dejar de lado ese encanto que rodeaba a Kurt.

Ciertos discos me provocan una imagen o sentimiento instantáneo nada más escucharlos, y la de este es como entrar en una habitación blanca llena de cojines, cerrar los ojos, poner Wakin On a Pretty Daze y quedarme escuchándolo por horas desconectado del mundo. Sorpresivo y variado son los adjetivos que mejor describen al trabajo, desafiando la paciencia de algunos con canciones que duran hasta diez minutos no es un disco de escucha rápida, hay que darle su tiempo, ya que la más corta tiene 3 minutos y 23 segundos de duración.

Lógicamente como en todos los discos hay que sacar los singles mas fáciles y comerciales, que en este caso son de manera acertada los que ya conocíamos, Wakin on a Pretty Day fue presentada como el aperitivo de este nuevo trabajo junto con Never Run Away, dos piezas acompañadas de vídeos, no videoclips, que destacan conjuntamente por representar la parte más amable.

Pero si hay una que me ha enamorado fulminantemente esa es Girl Called Alex, cada vez estoy más convencido de que la fuerza y distinción que le puede dar el bajo a una canción no es superada por ningún otro instrumento, de este punto a favor se aprovecha con una secuencia que destaca sobre voz y resto de acompañamientos. La canción mas profunda sin duda alguna.

Goldtone el corte de mayor duración del disco, consigue romper con la monotonía ayudándose de unos coros femeninos, cosa que no consigue del todo en Too Hard de ocho minutos de duración, bonita, pero no llamativa. En KV Crimes vuelve al Kurt del principio, con una guitarra más dura al igual que la voz, presente también el guitarreo en el comienzo de Shame ChamberWas All Talk Air Bud comienzan con unos aires experimentales, ayudados por algún sonido electrónico que continúa presente en la primera y desaparece a medida que avanza la segunda. 

Pure Pain deja ver otra vertiente del disco que alterna a trozos la relajación absoluta con partes en las que el banjo toma el poder, y para terminar la lista de las once canciones que componen este disco tenemos Snowflakes Are Dancing, positiva y animada marcada por un solo en el minuto dos.

De todo esto podrán disfrutar los que se hayan animado a asistir el viernes al Primavera Sound, y los que no pueden deleitarse viendo este video de 40 minutos en la web de Pitchfork, en el que interpreta canciones de sus anteriores discos y del nuevo.

Un comentario sobre “Kurt Vile / Wakin on a Pretty Daze”

  1. Crítica muy acertada de un disco espectacular. Coincido contigo en la belleza de Girl named Alex.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *