16 junio 2024

madre-coraje-cartelLa figura materna es, sin duda alguna, la que más profundamente marca, no sólo nuestra infancia, sino el resto de nuestra vida. Como ejemplo de superación, sacrificio y cariño sin límites, la madre se erige en un ser especial, de otra pasta, con súper poderes, capaz de tirar hacia delante con todo y con todos a sus espaldas.
Fuertes, inteligentes y verdaderas equilibristas de la vida, hacen que todo funcione a la perfección, mientras el resto de la familia se empeña en instaurar el caos a sus espaldas sin apenas conseguirlo. Los hijos son para una madre la mayor de las alegrías y probablemente los causantes de algunas de sus tristezas, pero siempre son las personas más protegidas por ella, en cualquier caso, bajo cualquier circunstancia, incluso en los momentos más complicados o situaciones difíciles. Las guerras que nos han acechado a lo largo de los siglos, y que por desgracia siguen haciéndolo, son ese tipo de escenarios en los que surgen asombrosas historias de superación y entrega, pero en las que este afán de superación puede cegar el verdadero sentido de los actos hasta deformarlo todo por completo.

El Centro Dramático Nacional nos presenta “Madre Coraje y sus hijos”, recuperando el texto original de Bertolt Brecht, en la versión de Antonio Buero Vallejo y bajo la dirección de Gerardo Vera.

Un montaje muy trabajado, con muchas caras conocidas en el reparto, como la televisiva Malena Alterio o Carmen Conesa, entre otras, y con una oscuridad intensa que ambienta perfectamente el ambiente bélico en el que transcurre la historia.
Madre Coraje se sitúa en la Guerra de los 30 años, y nos traslada la historia de supervivencia de la protagonista, como mercader ambulante, en medio del conflicto entre protestantes y católicos, aprovechándose del dolor de una guerra que al final le hará perder a sus tres hijos.

Un contraste de humanidad y mezquindad, que se revela como un manifiesto antibelicista con el que Bertolt Brecht muestra la unión de la guerra y del comercio frente a la razón y el amor.
Un tipo de teatro que supone un impacto directo al hipotálamo del espectador, por la crudeza de sus textos, la interpretación soberbia de los actores y la dramática situación narrada. No se trata de simple entretenimiento, sino de sentir muy dentro, de asumir inquietudes o al menos alcanzar una pequeña reflexión acerca de lo que vemos.

Teatro Valle-Inclán
Plaza de Lavapiés, s/n (28012) Madrid
Teléfono: 91 505 88 01

Del 11 de febrero al 4 de abril de 2010
Martes a sábados a las 20.30 horas
Domingos a las 19.30 horas
Entradas en taquillas del teatro y Servicaixa.

Escrito por Rubén Leonor

httpvh://www.youtube.com/watch?v=swroUOtYemQ