14 abril 2024
La Neo-Psicodelia era ésto : Crónica del directo de The Black Angels y Black Market Karma en Teatro Eslava. Madrid. Enero 2023

¿Hay mejor manera de empezar la semana que con un buen directo? Lo dudamos, y así es cómo dimos por arrancada la última semana de un infinito Enero, con una noche de psicodelia comandada por los Black Market Karma y los aplastantes The Black Angels. El recinto elegido, la reformada sala Joy Eslava, reconvertida a Teatro Eslava, buen lavado de chapa y pintura, y con una calidad sonora digna de su sucesora. Aquí se han metido billetes.

Abriendo la velada descubrimos a los londinenses Black Market Karma, grata sorpresa, grupo al que llevar en nuestro radar, buena pareja de baile para los angelitos negros. Una propuesta de sonidos densos y con notas de psicodelia sesentera, sin dejar de lado el mejor pop de la década. El alma del grupo, Stanley Belton, se cascó ocho largos en 4 años por su cuenta, multinstrumentista y tipo prodigio en esto de componer. La banda destiló en el escenario madrileño sus mejores notas de psych viscoso, sonidos lo-fi y ritmos orientales calentando de lo lindo para la llegada del plato fuerte, aunque para muchos el plato fuerte fueron ellos, ahí lo dejamos.

Pasadas las 21 horas llegaban los reyes de la noche, The Black Angels, los Texanos hipsters, gorros impolutos, outfits molones y buena mandanga instrumental para intentar llevar nuestro lunes a otro nivel de la mano de los de Alex Maas . Salvando la distancia de los de Austin algún que otro personaje rondaba la sala, premio especial para el chaval con el sombrero de ala de la pista, concierto con visibilidad reducida para cinco cortesía de la casa.


Pero dejemos la moda para Vogue, la banda nos catapulto de ipso facto a su mundo lisérgico con trallazos como ‘You On The Run‘, ‘El Jardín‘, ‘History Of The Future’, ‘Without a Trace’ o ‘Manipulation‘. La banda no oculta su afán por llevar la psicodelia a su lado más oscuro, sonidos densos, atmósferas aplastantes y desarrollos que enlazan de manera contínua a través de enrevesadas pedaleras, efectos y visuales que no hacen sino aumentar el viaje cognitivo de un sonido de por sí abrasivo e hipnótico. Centrados de primera en su estupendo nuevo trabajo, ‘Wilderness Of Mirrors‘, y rebosando guitarras con vida propia, panderetas que suenan a algo y construyendo nebulosas áridas y psicotrópicas por las que viajar separándonos de nuestros cuerpos.

Un poquito de inmersión en el ‘Passover‘ y en el ‘Phosphene Dream‘ (este siempre fue nuestro álbum fetiche), era necesario. Así pudimos ir disfrutando de ‘Black Grease’, ‘Entrance Song’ o ‘The Prodigal Sun’, antes de que siguieran dando mambo a su último disco, algo que quizás nubló un poco los deseos de los fans, más dispuestos a escuchar un grandes éxitos de la banda que un directo más denso que en ocasiones podía deparar en monótono.

Pero The Black Angels tienen algo muy bueno y eso es que no dejan al público con ganas de más, lo de hacer bises lo entienden como hacer un sub-concierto, y se te marcan entre seis y ocho temas de la manera más tonta, sin forzar, como fue el caso de su directo en el Teatro Eslava, ‘Bloodhounds On My Trail’, ‘Vermillion Eyes’, ‘Choose To Choose‘ o ‘Young Men Dead‘ (ahora que tan on fire estamos con The Last Of Us),  fueron parte de la traca final. Otra buena combinación de garage, neo-psicodelia y rock clásico progresivo para cerrar una nueva visita de los estadounidenses a nuestro país,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *