Archivo de la etiqueta: 2010

Vídeo: In the Summer – Crystal Fighters


Quizá a muchos de nuestros lectores les suene la banda anglo/navarra Crystal Fighters y su característico estilo folkie/electrónico. Sin embargo lo que nos resulta más sorprendente es la aceptación y acogida que han tenido estos chicos fuera de nuestras fronteras haciendo bueno eso de que nadie es profeta en su tierra. Otra muestra de que muchas veces no valoramos lo suficiente las cosas que se hacen aquí, bien cerquita, o que algunos estilos se escapan al gusto de nuestros oídos (recordando también el caso de The Pinker Tones). Seguir leyendo Vídeo: In the Summer — Crystal Fighters

The Black Angels / Phosphene Dream


Un consejo: hablen de música. Hablen de música con sus compañeros de trabajo, con sus abuelos, con sus vecinos en el ascensor. Y sobre todo hablen de música con la gente que sabe. Disfrutarán del placer de la conversación y con un poquito de suerte descubrirán joyas como The Black Angels. Seguir leyendo The Black Angels / Phosphene Dream

2010: un año de cine


A falta de unas horas para que digamos adiós al 2010, uno siente la necesidad de echar la vista atrás y recordar los mejores momentos del año que acaba. Hablando de cine, que es de lo que aquí se trata, es fácil mencionar de corrido algunas de las películas que más han impactado a los espectadores y la industria en estos doce meses: ‘Avatar’, ‘Origen’, ‘La Red Social’… Pero el séptimo arte ha dado mucho más que una lista de títulos imprescindibles y muchos otros fácilmente inolvidables. Ésta es una selección muy personal de lo mejor -y lo peor- que nos ha dejado el cine del 2010.

2010, el año del 3D

Fotograma de Avatar

Aparte de convertirse en la película mas taquillera de la historia, rescatar del olvido a James Cameron y cosechar un sinfín de premios, ‘Avatar’ quedará siempre asociada a la irrupción del 3D en las salas de cine. Desde su estreno allá por finales del 2009, la mayoría de las grandes producciones de Hollywood, y poco a poco también de otros lugares, se valen de las tres dimensiones para sorprender a los espectadores y de paso recaudar más -la entrada vale el doble-. En el caso de la animación, de hecho, parece que un filme no es importante si no se estrena en 3D.  Tan profundo ha calado esta moda que hasta los blanquecinos vampiros de la saga ‘Crepúsculo’ se han apuntado a las tres dimensiones, como si no fuera suficiente con verlos sólo en dos…

2010: vuelven los 80

Los Mercenarios, Tron Legacy y El equipo A

Fueron ‘La jungla 4. 0.’ y ‘El reino de la calavera de cristal’ las que abrieron la veda, hace un par de años, del rescate de los clásicos de los 80, una moda que en este 2010 ha alcanzado su momento cumbre. Así, durante los últimos doce meses hemos visto ‘El equipo A‘, primera adaptación al cine de la famosa serie de televisión; ‘Los mercenarios‘, reunión en pantalla de las grandes estrellas del cine de acción de entonces; el remake de ‘Karate Kid‘; ‘Pesadilla en Elm Street: el origen‘, nuevo capítulo de la saga de terror; ‘Tron:Legacy‘, secuela del filme de culto ‘Tron’; ‘Predators‘…

Además, esta fiebre de revisar los grandes éxitos de los 80 ha coincidido en el tiempo con el 25 aniversario de dos grandes clásicos del cine: Los goonies‘ y ‘Regreso al futuro’.

2010, el año de la mejor gala de los Goya

Pedro Almodóvar en la gala de los Goya

Cuando se anunció que Andreu Buenafuente sería el encargado de presentar una entrega de premios que destacaba por causar muchos bostezos en el pasado, asomó un rayo de esperanza. Cuando, en febrero, vimos la gala de los Goya con Andreu presentando y Álex de la Iglesia como presidente de la Academia de Cine -su labor ha tenido mucho que ver-, por fin nos sentimos orgullosos de nuestros premios. La gala de los Goya del 2010 fue divertida, original -que si un galardón lo entrega un ciudadano anónimo, que si otro lo da Pocoyó…- y con sorpresa mayúscula final -la reconciliación de Pedro Almodóvar con la Academia-. Todo un espectáculo digno de ver en más de una ocasión. Ojalá siga por ese camino.

Las revelaciones del 2010

Todos los años surgen nuevos nombres en el panorama internacional que dan mucho que hablar. Que si un director despunta con su segundo trabajo –Rodrigo Cortés por ‘Buried’-; que si un actor sorprende y comienza a llenar titulares –Andrew Garfield, visto en ‘La red social‘ y próximamente el nuevo Spiderman-; que si otro que lleva años trabajando por fin recibe reconocimiento –Jeremy Renner, genial en ‘En tierra hostil” y ‘The Town‘-; que si el cine español ha encontrado a su nuevo ídolo de fans –Mario Casas, de ‘A 3 metros sobre el cielo’-; que si surge una nueva niña prodigio –Chloe Moretz, de ‘Kick-Ass’ y ‘Déjame entrar’-; y otra que ya no es niña pero sí muy joven –Mia Wasikowska, la Alicia de Tim Burton y con una larga lista de proyectos-; o que si el cine ha encontrado a su nuevo villano perfecto –Mark Strong en ‘Sherlock Holmes’, ‘Kick-Ass’, ‘Robin Hood’ y pronto también en ‘Linterna Verde’-.

Rodrigo Cortés, Andrew Garfield, Jeremy Renner, Chloe Moretz, Mia Wasikowska y Mark Strong

2010 cine

2010: 10 carteles de película

Un buen cartel es aquel que dice de la película que anuncia mucho más que su título o quien trabaja en ella. Ésta es una selección de algunos de los mejores pósters vistos este año.

Mejores carteles cine 2010

2010

2010, el Óscar huele a mujer

Kathryn Bigelow y su Osca

Nunca antes una mujer había logrado el Óscar a la Mejor Dirección. Nunca hasta este año, cuando Kathryn Bigelow derrotó a su ex marido James Cameron y los apabullantes efectos especiales de ‘Avatar’ y se hizo no sólo con la estatuilla a la mejor realizadora, sino también con la de la mejor película para su intensa ‘En tierra hostil’. Ella, y la nueva Sandra Bullock en su faceta de eficiente actriz dramática, acapararon todas las portadas al día siguiente de la ceremonia.

2010, el año de Pe y Bardem

Penélope Cruz y Javier Bardem en la gala de los Goya

Penélope y Javier son los dos únicos actores españoles que han ganado un Óscar, y de los pocos que tienen en sus vitrinas un buen puñado de Goyas y varios galardones más. Además, protagonizan portadas, se codean con las estrellas de Hollywood y son el objeto de deseo de miles de personas. Este 2010, también, han mostrado su amor en público -primero en la Gala de los Goya-, se han casado en secreto y ahora esperan un retoño. Si una pareja ha dado que hablar este año, aparte de Casillas y la Carbonero, ésa ha sido la de Penélope Cruz y Javier Bardem.

2010: alegrías

Up in the air, Origen y La red social

Mirando atrás, este 2010, sobre todo los últimos seis meses, nos ha dejado un puñado de buenas películas que, ya sea por su calidad o por ver cumplidas las esperanzas que en ellas teníamos puestas, han logrado que salgamos del cine con una sonrisa. Mis sorpresas -porque el buen cine nunca deja de sorprenderme- del 2010 son ‘En tierra hostil’, ‘Up in the air’, ‘Shutter Island’, ‘Origen’, ‘Buried (Enterrado)‘, ‘Kick-Ass’, ‘La red social‘, ‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte. Parte I‘, ‘Cómo entrenar a tu dragón’ y ‘Blue Valentine’.

2010: decepciones

Invictus, Alicia en el País de las Maravillas y Jonah Hex

Como siempre tiene que existir una oveja negra en la familia, ahí van las grandes decepciones del cine del 2010 -como siempre, una selección muy personal-: ‘Alicia en el País de las Maravillas’, ‘Invictus’, ‘Jonah Hex’, ‘Airbender, el último guerrero’, ‘Sexo en Nueva York 2’ -tampoco esperaba gran cosa, por lo que no se puede decir que me decepcionara, pero sí me aburrió-, y ‘Tenías que ser tú’ -el guión no puede ser más malo-.

2011: deseos

– Que ‘Las aventuras de Tintin: el secreto del Unicornio’, o las nominadísimas ‘Black Swan’, ‘127 horas’ o ‘El luchador’ no nos decepcionen.

– Que la saga de Harry Potter encuentre un final a la altura no sólo de las expectativas, sino también de lo que las siete películas anteriores han significado para la industria del cine y toda una generación.

– Que ‘Thor’ y ‘El Capitán América’ continúen en la estela marcada por las dos ‘Iron Man’ para darnos otros dos notables filmes de superhéroes dentro de la franquicia de ‘Los vengadores’.

Que el cine español siga en auge y, aparte de buenas películas, dé lugar a otra entretenida gala de los Premios Goya.

– Que la versión original encuentre de una vez por todas su hueco en los cines.

¡Feliz año a todos!

Crónica del Concierto: The Coral + Nine Stories @ Sala Caracol (Madrid): 10/11/10


El pasado 10 de Noviembre , The Coral volvían a nuestro país de la mano de Mercury Wheels, para presentarnos su último trabajo , Butterfly House (2010), un elenco de buenas canciones donde el rock y la neo-psicodelia en estado puro vuelven a colocar a los de Liverpool a la alza.

Abriendo para los ingleses nos encontramos con el nuevo proyecto del ex-Seine Nacho Ruíz, se trata de  Nine Stories, un proyecto para el  que ha contado con amigos y buenos músicos de la escena madrileña (véanse miembros de las formaciones Orleans y The Secret Society con los que comparte  sello). Pop sencillo , fácil de encajar para el público, canciones que hablan de temas triviales como puede ser un viaje en coche con sus padres, o del amor universal; jugueteos con instrumentos variados y un álbum homónimo por descubrir para el que aún no lo haya hecho, con temas indispensables como All The Sad Young Men o Sea Shanty entre otras. Un trabajo lleno de melodías  deudoras de bandas como Belle&Sebastian o Bright Eyes entre otras.

Lo que The Coral nos tenían deparado esa noche, podría resumirse como un resumen de clásicos entremezclados con los temas que redondean su Butterfly House, un álbum que si no es de lo mejorcito que han hecho de un tiempo a esta parte, poco le falta.

Los de James Skelly siempre se han caracterizado por revolver la psicodelia con el rock sesentero , en una impecable mezcla que se materializa en un estilo personalizado que la banda desprende disco a disco. Injustamente , parece que más allá de Inglaterra el grupo tampoco ha tenido la fama y el apogéo que allá generara, no obstante son deudores de  directos que no defraudan y de una buena colección de temas atemporales que pueden pegar en cualquier momento.

James y los suyos empezaron haciendo de las suyas, cometidos y con elegancia, introduciéndonos en el hogar psicodélico que cobija su nuevo trabajo por partida triple con More Than A Lover,Rowing Jewel y Walking In The Winter .Sonidos cuasi-morricone, fronterizos y donde las guitarras de la banda cobran personalidad propia; reminiscencias latentes en todos sus álbumes a The Byrds , Jefferson Airplane o Love que no quedan fuera de su Butterfly House como era de preveer.

Roots & Echoes (2007), su anterior álbum , tenía joyitas que había que recuperar para este directo como Jaqueline o In The Rain que protagonizó uno de los primeros momentos de agitación masiva de público y es que si estos chicos atacan con una buena melodía , nuestras cabezas se agitan sin parar . Pero en esta cita el principal cometido de la banda era demostrar como suena su último trabajo en directo, al que volvieron para dar un buen repaso , con Green Is The Colour, Coney Island o uno de los hits del año, 10000 Years ,que nos hizo ver a través de un caleidoscopio flower power a un quinteto que desbordaba energía a raudales y donde el sonido hammond se acentúa a la vez que Paul hace virguerías al bajo .

Temas cortos, pero directos, y fundidos que dejan boquiabiertos al público , más si cabe cuando uno de ellos tiene lugar juntando Spanish Main con la enérgica y coreable Who´s Gonna Find Me, que desató el delirio de las fans de las primeras filas, y es que hay que reconocer que J.Skelly y compañía tienen ese resquicio a lo beatle tanto en su pose como en el fenómeno fan. Así mismo ,saben que tienen repertorio suficiente como para trasladarnos de repente a Magic And Medicine y sumergirnos en la americana de manos de Pass It On;  como que de repente nos regalan dos versiones , como no , de influencias como son The Byrds ( I´ll Feel a Whole Lot Better) o de sus paisanos The Beatles (Things We Said Today).

Vertiginosos y distorsionando cuerdas a go go casi podíamos visualizar a nuestro alrededor la silueta de She´s Coming Around , preludio de lo que sería el cuasi-final del concierto. Claro que eso de finalizar y no tocar temas emblemáticos como que no va con los ingleses, y generosamente volvieron a la tarima para  hacer un recorrido express por su primer trabajo y tocar entre otras I Remember When o la hiper-aclamada Dreaming Of You.

Fin de fiesta , concierto generoso, público contento, banda entregada, y mariposas de colores que revolotearán a nuestro alrededor hasta su próxima visita a nuestro país.

Fotos Nine Stories: Diana O.

Donkey Kong Country Returns llega a Wii


Parece ser que está muy cerca de contestarse una pregunta que muchos nos planteábamos desde hace tiempo: ¿tendría un clásico de Nintendo como Donkey Kong el hueco que se merece en Wii? Pues así es damas y caballeros: el simio más famoso del mundo de los videojuegos aterrizará muy pronto para destrozar el mercado navideño a base de barrilazos. ¿Y cuál es el plan para conseguirlo? Pues si algo funciona, no lo cambies.

Seguir leyendo Donkey Kong Country Returns llega a Wii

Crónica Rock In Río ’10 @ Madrid 4-6/06/10


El Rock In Río es a la música lo que Hollywood al cine: estrellas, dinero, publicidad, despliegue de medios, consumo rápido… Como tal, a menudo prima la cantidad sobre la calidad, las cifras sobre el riesgo, pero su objetivo es llegar a la máxima cantidad de público posible, no buscar nuevas estrellas, y, al menos el primer fin de semana, lo ha conseguido. Las cifras son mareantes: unas 172.000 personas han pasado por allí los tres primeros días de festival. Se vendieron 33.000 bocadillos (sin contar 11.000 kebabs ni 25.000 menús en el Burger King), 18000 litros de Coca Cola y 59.000 de cerveza (a 8€, creo recordar, es un pico…). Dejemos a un lado juegos de palabras y prejuicios y centrémonos en lo que ha sido, tres días de pop para el máximo número de gente.

Se desarrolla en un recinto construído ex profeso para el festival, en Arganda del Rey, y eso plantea un primer problema: el transporte. La organización lo ha conseguido resolver relativamente bien, aunque con éxito desigual. Se han habilitado autobuses gratuítos desde el Bernabeu hasta el recinto, y el viernes funcionaron admirablemente bien. A pesar de la afluencia (51.000 personas) las esperas para el transporte fueron mínimas. Sin embargo el sábado la cola daba la vuelta al estadio, aunque el domingo no hubo ningún problema en absoluto. La masiva presencia de público se hizo notar en la “Ciudad del Rock”, aunque los únicos problemas se registraron en la entrada, en donde las colas (especialmente el viernes) eran largas y tensas (más de media hora al sol hace hervir los ánimos de algunos).

Viernes 4 de junio

ZoéGracias al impecable funcionamiento del transporte pudimos estar desde el primer momento en el escenario Sunset. Allí descubríamos cómo el cartel ocultaba una media verdad, ya que se anunciaba a los mexicanos Zoe junto a Anni B. Sweet, pero los fans de ella nos vimos decepcionados al reducirse su participación a una canción. Dicho tema fue Poli, el mismo que interpretan juntos en la recopilación de colaboraciones que acaban de publicar en España para hacerse un hueco a este lado del charco. En él se juntan también a Bunbury y Dorian, en una clara búsqueda de un público menos comercial que apenas hizo acto de presencia por el Rock In Río. Sin embargo Zoe demostraron que pueden bastarse solos, y, a pesar de un sonido algo deficiente que provocaba que apenas se les entendiese, gustaron, y no sólo al público mexicano. Puede que el Rock In Río no fuese su sitio, pero quedó claro que su éxito en su tierra puede trasladarse aquí sin problemas, canciones no les faltan.

Con el agridulce sabor de no haber podido disfrutar más de una de nuestras indies favoritas llegó Mago de Oz, un clásico del rock patrio. A pesar de su tardía incorporación al cartel había un buen número de seguidores que se arremolinaron junto al escenario, cantando eufóricos todo lo que fueron interpretando, está claro que tienen muchos fieles. Cierre con Fiesta Pagana, por supuesto. Algo falto de intensidad, quizá, pero el atardecer (con el sol de cara) no es su hábitat natural. Su público iba convencido, de todas formas, y no salió descontento.

Poco antes del final de los madrileños ya había comenzado en el escenario principal el concierto de Macaco. Estaba allí por la caída de cartel de John Mayer, y no desaprovechó su inesperado ascenso (le habría correspondido el escenario Sunset). A quienes ahora reniegan de ellos habría que recordarles que Entre Raíces y Antenas fue aclamado por su arriesgada y eficaz mezcla de géneros, y eso fue lo que vimos en el escenario Mundo. Secundado por una buena banda (con Mr. Kilombo a la guitarra) sus temas sonaban completos, vivos y ligeramente más electrónicos (especialmente los del último álbum) que como salieron del estudio. Incluso alguno que resulta machacón con facilidad (¿alguien dijo Moving?) mereció con creces la cita en el festival, y se desmarcó cerrando con una divertida versión de Monkey Man. Antes apareció La Shica para rapear con él S.O.S.. Incluso tuvo momentos para sus alegatos político-morales ondeando banderas de marinos y citando al gran Jorge Drexler y a Benedetti. Sólo siento no haber llegado al arranque por haber aguantado a Mago de Oz hasta el final. Un directo imprescindible, de lo mejor del fin de semana.

PerezaTras el gran arranque del escenario con el catalán, llegaba Pereza, que recubrieron todo con alfombras, terciopelo y lámparas para trasladarnos a su casa. No pareció que hubiesen salido de ella, sonando algo flojos y hasta desganados por momentos, pero su ritmo es ese. Sabían que el público estaba ansioso por lo que venía después (“Groupies de Bon Jovi? No me jodas…”), y se les vio casi de paso. César Pop en el teclado, dos bateristas y trompetista compartían escenario con ellos, y algún tema brillo por encima de otros (Lady Madrid, Animales, Estrella Polar…), aunque el gran momento de la noche llegó en su alegato en pro del rock en castellano. Ariel Rot y Carlos Tarque (M-Clan) aparecieron junto a ellos para hacer vibrar a todos con el himno Hace Calor.

Bon JoviY, por fin, el gran momento del fin de semana. Bon Jovi aparecían en el escenario para demostrar que tienen poses variadas para casi dos horas de concierto. Sonido, voz e instrumentos impecables, nadie puede decir lo contrario. Personalmente dos horas algo innecesarias, alargadas en extremo con medios tiempos alejados de alguien que se sigue denominando heavy y, envidioso que es uno, quizá situados para engordar la cuota de primeros planos de sus ojos azules y sus escasas arrugas. Sin embargo el público aguantó toda la duración cantando y gritando con pasión, así que el problema será mío. No falló ningún clásico (Runaway, You Give Love a Bad Name, Bad Medicine…), ni superventas más recientes (Have a Nice Day). Entre medias, versión de Hallelujah para demostrar que no es Jeff Buckley ni Leonard Cohen. Sambora quizá no es el que era pero tuvo también sus momentos de exhibición, y mostró un extenso catálogo de pintorescas guitarras (doce cuerdas, dos mástiles…). El público (más ellas que ellos), satisfecho tras dos horas de jalear a la estrella, y vuelta a casa … quienes no teníamos fuerzas para más, porque a lo lejos comenzaron a golpear (duro y monótono) los beats de Paul Van Dyk. Estoy mayor. A casa con el buen sabor de boca de Macaco, y siendo la envidia de las amigas. Siempre las podré compensar con primeros planos del chulazo

Sábado 5 de junio

Tras el buen funcionamiento de los autobuses el día anterior nos confiamos… y llegamos cuando Los Gerundinos estaban acabando. Lo poco que pudimos escuchar nos dejó con la amarga sensación de que deberíamos haber llegado al principio. Guitarras eléctricas magistrales para uno de los pocos momentos auténticamente rockeros que tendría ese día. Raimundo Amador con unas gafas que no encajaban pero que no le molestaban para dar una buena lección de cuerdas.

DracoTras ellos, una de las gratas sorpresas. Draco ocupaba la siguiente posición en el cartel en un incómodo puesto que parecía de relleno, pero demostró que si estaba allí era por méritos propios. Si bien su último álbum suena más (perdón) latino, en directo fue un vendaval de rock ¿experimental?. Sentado, con la guitarra, o desgañitándose en el micro, seguramente fue la mejor relación calidad/precio del fin de semana (perdón, de nuevo, por la expresión, pero espero que se me entienda). Ójala le podamos ver en alguna sala para que quienes se lo perdieran tengan oportunidad. Grande. Actualización: nos enteramos que Draco repite el 11, pero esta vez en el Escenario Mundo. ¡¡Gran noticia!!

De nuevo hicimos una tardía migración del escenario Sunset (Draco bien lo merecía) al Mundo, a ver si Calle 13 son reggetón tan alternativo como dice su currículum. No todo es gasolina y videoclips de bikinis en ese género, que, en sus raíces, es más próximo al hip hop que al basto producto que ha acampado en nuestras discotecas. Sonaron duros, sinceros y políticamente incorrectos (han sido censurados en su país). No faltó crítica (al mal periodismo, y eso que protagonizan un anuncio de El País) ni la revindicación (de los derechos de los inmigrantes y de la libertad sexual). Y en todo momento buscando el retorno por parte del público. Se comieron el escenario, muy bien.

Momento para queja personal: no todos los medios tuvimos acceso al foso para fotografiar a las dos grandes estrellas de la noche, limitados, supuestamente, por sus respectivos productores. Mal por la organización por la bajada de pantalones, y mal por los productores. No tenemos material gráfico de estos conciertos por esto mismo.

Tras una tarde que arrancaba sorprendentemente bien llegó el turno para una de las vacas (no penséis mal) sagradas. Rihanna llegaba con la etiqueta de superestrella, y no defraudó… en lo negativo. Quienes esperábamos al menos una superproducción movida y entretenida nos vimos gravemente desilusionados. Comenzó con casi tres cuartos de hora de retraso, y cuando no hay ni un técnico en el escenario eso sólo puede significar una cosa. Y cuando salió hizo gala de despliegue de medios mal empleados. Para empezar, el hecho de que tus canciones se compongan de varias capas de tí misma haciéndote los coros con diferentes filtros supone un problema, ya que cuesta separar el playback de lo que no lo es: en los primeros temas ella se dedicó a lucir palmito por el escenario, acercándose el micro cuando la parecía, porque para qué esforzarse si te están sampleando. Y cuando se sentó a ofrecernos ese R&B tan popular con el que debería lucirse tampoco lo aprovechó. Esa voz potente y precisa de los discos no apareció por ninguna parte. Casi de verguenza ajena cuando jugueteó con la guitarra (con Rockstar) y la batería. Y, por si el concierto en algún momento tuvo ritmo (vale, con Please Don’t Stop the Music consiguió levantar a la gente del aburrimiento general) varias veces cortó para proyectar unos vídeos que supuestamente nos hacían ver que estábamos en un sueño (al final “nos despertamos” con What a Wonderful World de fondo). Aburrida, desafinada y sin ritmo. Ni el estilismo (iba hecha un espantajo) la salvaba. Sólo rescataría de aquél rato a su guitarrista, con solos meritorios. Mal, muy mal.

Incluso antes del final del esperpento de Rihanna el público ya coreaba su nombre: Shakira iba a convertirse incuestionablemente en la gran vencedora de la noche, delante de más de 85000 almas. Hace dos años ofreció un espectáculo fantástico y completo, pero este año la duda acechaba sobre ella, principalmente por este último disco en el que tontea con una salida electrónica de pista de baile. En este caso, de nuevo, la duda ofendió. El concierto fue más de banda que de samples, e incluso dejó algún minuto para lucimiento de su grupo (mucha mejor forma de hacer una pausa que poner un absurdo vídeo). Comenzó con Ojos Negros, y de Dónde Están Los Ladrones tampoco faltó la imprescindible Inevitable, momento en el cual cogió la guitarra. Dedicó Sale el Sol a Gustavo Cerati, enfermo, siendo la primera vez que la interpretaba en un concierto. La banda la secundó perfectamente, y el cantante de Calle 13 salió con ella para repetir aquella tarde uno de sus temas, Gordita (“Perverso / como tener sexo / en una funeraria“, grande). Incluso Loba sonó mucho mejor que en el álbum. Gran espectáculo y gran concierto que se nos hizo corto. El día que retome la línea de guitarras eléctricas de su primer álbum volverá a ser una mujer perfecta…

Quien tuvo fuerzas dijo que David Guetta mereció la pena, pero nosotros preferimos irnos con el buen sabor de boca de la colombiana.

Domingo 6 de junio

Día de las familias, que tan buen nombre ha dado a esta edición del festival. Al final parece que el éxito de la convocatoria fue menor del esperado, aunque muy notable.  35000 personas aproximadamente se dieron cita para, principalmente, ver cuánto daban de sí dos grandes estrellas juveniles norteamericanas.

Amy MacdonaldComenzamos la tarde con Amy Macdonald. La joven -y blanquísima- escocesa interpretó su acústico repertorio, a caballo entre el pop y el folk, tan pronto como a las 6:30 de la tarde. Frente al escenario predominaba la histeria de la espera a los siguientes, pero se mostró agradecida y aplicada. Ya la habíamos visto en el Sonorama, pero esta vez pareció más relajada. El joven público de Madrid aquella tarde sin duda iba a ser menos exigente que el arandino. Sin lucirse especialmente sonó bien, todo lo bien que permite su estilo sosegado. Supongo que es difícil que despunte en ningún ambiente, pero no desmerece en ninguno.

El Sueño de MorfeoTras la escocesa, viaje de vuelta al Sunset, donde estaban programados los radioformuleros y televisivos (banda sonora de Física o Química) El Sueño De Morfeo. Comenzaron de forma instrumental, por el violín, y fueron conectando de forma que el público se lo pasó pipa con su concierto, animado y participativo (hicieron subir a un padre que, envalentonado, llegó a atreverse con parte de un tema, Para Tí Sería, de Nek). Un rato más en un día familiar, con mucho niño sobre los hombros de sus padres. Hacen lo que hacen, y lo hacen bien. Si no te gusta su pop nadie te obliga a escucharlo, pero está claro que empatizan con el gran público.

McFlyLos nacionales triunfaron en su liga, pero lo de McFly era competición aparte. En las primeras filas las caras y manos pintadas rivalizaban con la mismísima Miley Cyrus. En el foso, los que sólo les conocíamos de perpetrar algún tema con el Singstar, nos mirábamos como fuera de lugar. Al parecer han entrado recientemente en el rentable circuito de la radiofórmula del país y el número y pasión de las fans eran desmesurados. A escena salió el típico grupo de serie de instituto americano, en esa edad en que nos creemos demasiado rebeldes como para no ser punk, pero demasiados preocupados por la imagen como para no ser pijos. Eso al menos dos de los miembros, el tercero parecía en su mundo, del que bajó para regalarnos un sonoro eructo en el micro (al que tuvo a bien acercarse). ¿Resultado? Punk pijo de saltar y aporrear la guitarra de forma resultona, intercalando algún momento más tierno para cuando te llevas a la chica al borde del campamento. Ellas con las hormonas alteradas, ellos envidiándoles, y el grupo en el escenario a sus anchas, desenfadados y sin complejos. Lo que tiene ser adolescente y movilizar a miles de personas, y encima sonando mejor que mucho pretencioso.

Miley CyrusY llegó el momento esperado del día. Pudimos ver desde el foso momentos de desaforado movimiento fan, con gritos, lloros, cánticos… No sé si desde las Spice Girls alguien había generado tal revuelo. A lo largo del día el flujo de niños ataviados con camisetas de Miley Cyrus fue constante, pero lo que se vivió en primera fila era algo desproporcionado. Poco antes de empezar se vivió algún momento más tenso con desvanecimientos y padres que desertaban de las primeras filas, pero en el momento en que la americana apareció entre el humo el griterío se volvió ensordecedor. Hanna Montana ha muerto ya, y en su lugar lo que hay es una post-adolescente/mujercita que se esfuerza en quitarse el sambenito de estrella infantil a golpe de indumentaria políticamente incorrecta y movimientos sensuales. Como otras tantas que han pasado por eso el personaje les estorba, y su vía para desmarcarse de él es aparecer en ropa interior (body negro) e interpretar temas rockeros (I Love Rock ‘N’ Roll parece que te lo enseñan según sales del Canal Disney). Algún magno dibujante de tiras cómicas twitteaba que “Miley Cyrus suena más rockera que Bon Jovi, y tampoco le faltó razón. Si tiene talento y le dejan igual acabe haciendo música por sí misma, y, si no, seguirá al amparo de los grandes productores haciendo música que suena tan impecable como vacía. Pero en el escenario echó más energía y ganas que posados, y aprovechó al máximo el presupuesto con el que se mueve. Es lo que es, pero tampoco se le puede reprochar nada. Si acaso, quizá unas pilas nuevas para el micrófono de Bisbal, que a este paso no logrará conseguir tajada para su discográfica en el mercado yanki. El público se acabó sus cocacolas encantado para recuperarse de los gritos y del baile, y a casa.

Que el rock del Rock In Río comienza el viernes que viene, y esperamos estar allí para contaroslo.

Crónica Festival Do Norte ’10 – Sábado


La noche transcurrió sin sobresaltos entre las tiendas, lo cual es de agradecer (el año anterior una banda de imbéciles nos amargaron la estancia) para aguantar el segundo día con fuerzas. El típico haciendo el gallo (impresionante chorro de voz), gente que vuelve cantando y/o intentando ligar a gritos… Lo normal, vaya. Las fechas y el emplazamiento del festival tienen el punto de riesgo de la lluvia (que apenas hizo acto de presencia), pero por contra permiten dormir en la tienda hasta las 12 sin riesgo de deshidratación. Una ducha (de agua fría ¬¬), al pueblo a comer (berberechos, pulpo, etc., el otro aliciente del festival), y a reanudar la marcha.

La marcha la reanudamos despacio y no llegamos a Carriero Bianco, lo siento. Pablo Maqueda (Little Toys, entrad y descargad su álbum, merece la pena) les etiquetó de “Sopresón. Brutales.”, y me fío de su criterio, así que supongo que fue una pena no llegar. En Rey Sombra les ponen también por las nubes, por si quieres más información.

Los PunsetesAl que no podía faltar era a Los Punsetes. Inamovibles en mi reproductor desde hace meses, me parecen una de las bandas de pop nacional más frescas y necesarias para introducir variedad en el mundillo. Sin embargo, en mi infinita ignorancia, no sabía que el adjetivo que describe a sus directos es ese mismo, inamovibles. Ariadna, la solista (que siempre es el principal foco de atención) se mantiene en pie, sin gesticular (y cuando digo esto es prácticamente sin parpadear) durante todo el concierto (de ahí la peculiar foto elegida para representar el concierto). No me sorprende, en tanto que una de las características (y mayores valores) de Los Punsetes es esa pose de “vale, público, sois tan indies que os vamos a dar algo tan indie que no lo podréis rechazar a pesar de estarnos riéndonos de vosotros”, pero no me convence. Me parece que cuesta mucho más meterse en su actuación (al limitarse la actuación a una estatua humana), y es sobre todo innecesario. No necesitan llamar la atención así. Ariadna sonó perfecta, exacta al disco (nada que ver con la decepción de Klaus & Kinski el día anterior, por ejemplo), y los instrumentos (que tampoco se movieron demasiado) también. Abrieron con Todo por el vicio y una tras otra fueron interpretando buena parte de sus dos álbumes, sonando prácticamente igual que en compacto, algo más ruidosos y sucios quizá. Sí, me gustó esa cosa que hacen ellos, pero me quedé con el regustillo de que podría haber sido un fiestón en vez de sólo un buen concierto, pero supongo que eso irá por barrios. En un alarde de generosidad Ariadna se despidió antes de salir casi corriendo. Buen concierto de un grupo llamado a ser referencia nacional, cuyo directo será genial el día que se cansen de la pose estática. Fotos de Los Punsetes.

La Bien QueridaHablar de La Bien Querida parece llevar a conversaciones polarizadas debido a lo polémica de la producción de su álbum y a su peculiar estilo, pausado y dulzón. Está claro que hay días y lugares en los que encaja y otros en los que no. Si Los Punsetes hubiesen roto su hieratismo y nos hubiesen hecho saltar y botar (como espero que hagan en unos meses, aburridos de el guión actual) el concierto de Ana podría haber sido un fracaso por contraste. Sin embargo, fue simpática dentro de su timidez e incluso animada dentro de su sosegado estilo, y sobre todo muy bien secundada por una banda que transmitió la energía que a le falta a sus canciones para el directo. Yo iba acompañado de una firme detractora suya e incluso a ella le convenció. Interpretó todo su disco y un par nuevas que no desentonaron. Está claro que no todos los discos pueden ser planteados en directo (especialmente en un festival) para que suenen como en el estudio, porque símplemente no funciona, como ocurriese el año anterior en el mismo lugar con Russian Red, y es algo que esta vez han entendido a la perfección, dando la vida, energía y matices que se necesitaban. Muy buen directo. Fotos de La Bien Querida.

NudozurdoIr a un directo de uno de tus grupos predilectos es fácil pero poco objetivo. Nudozurdo acaban de reeditar su primer álbum gracias al pelotazo que pegaron con Sintética, y no les había vuelto a ver desde su brillante actuación en el Sonorama el año anterior, así que mis expectativas eran muy altas. Habían tocado ya Mil Espejos y estaban espectaculares como era de esperar. La primera fila pudo ver cómo el baterista (por cierto, están buscando a uno) le preguntaba “¿A saco?” a Leopoldo, cantante y guitarrista, cuando comenzaba a sonar Dentro de Él. Resultó una interpretación brillante, infinitamente mejor que en el álbum, que ahora me parece floja en comparación con el duro sonido de aquel día. El problema es que esa intensidad significaba que el concierto tocaba a su fin. El tiempo se había echado encima y no había tiempo para más, dejando en el tintero temazos como Hijo de Dios. Conciertazo estropeado por la brevedad. Fotos de Nudozurdo.

Pete & The PiratesPete & The Pirates abrían la sesión internacional del día, y para mí eran un interrogante. Les había escuchado, Spotify mediante, con la típica sensación de ni fú ni fá, y con la misma acabé el concierto. Ni mal ni bien ni todo lo contrario (menuda conclusión sesuda la mía). Mucha guitarra para un sonido que tampoco aporta gran cosa ni destaca respecto a otros tantos. Divertidos, sí, lo cual a veces se agradece entre tanta música para deprimir, pero tampoco nada que destacar. Hubiese preferido menos prisas para Nudozurdo, sin duda. Por momentos hicieron que la gente bailase y les acompañase a las palmas, a base de buscarlo intentando ganarse al público a toda costa. Concierto, que sin ser malo, resultó de relleno. Fotos de Pete & The Pirates.

JJEl disco de JJ sí sonaba diferente. No era la típica música para poner en un festival delante de Los Planetas, así que estaba intrigado de ver qué propondrían. Si no lo has escuchado podrás ver un sonido elaborado y preciosista, buscando hermosas melodías que acopañar a la cálida voz de su solista, por lo que era de esperar unos teclados, samples… la cacharrería habitual. Sin embargo el concierto resultó ser ella cantando, sola en el escenario, con esporádicas apariciones de la otra mitad del grupo, entrando a cuchichear con ella al oído. El desconcierto era generalizado, la decepción era patente. Consiguieron unanimidad en los aplausos con una personal versión de Lithium, de Nirvana, pero fue el único momento para recordar. Se notó que la gente que no había aprovechado el concierto del bueno de Pete para cenar lo hizo en ese momento. Disco recomendable, directo, no. Fotos de JJ.

Los PlanetasCuando se anunció que Los Planetas iban, este año sí, al Festival Do Norte, los ojos me hicieron chiribitas. Hacía años que no les veía, y pensaba que no sería tan fácil. Sin embargo, con esto de que los granadinos van a hacer toda la ruta de los festivales el concierto perdía algo de la importancia que se le presuponía a priori. De hecho todavía me pregunto si el haber estado el día anterior en la otra punta de la península, en el SOS 4.0, les pudo influir para la calidad de su directo, porque algo eché en falta. El sonido no me pareció ni mucho menos bueno, siendo (incluso) más abigarrado y poco definido de lo que requiere su música. Llegaban con todos los ojos analizando su reciente álbum, Una Ópera Egipcia, que se llevó una buena parte de la noche. Abrieron con La Llave del Oro en lo que parecía un concierto presentación de éste, pero esto sólo se cumplió en parte, ya que rebuscaron en el repertorio para regalarnos El Artista Madridista, Rey Sombra, o, lo que me pareció de lo mejor del concierto, Santos que yo te pinte. La selección sorpende, pero está claro que con semejante discografía y trayectoria se pueden permitir omitir grandes himnos. A mitad de la actuación apareció, como era de esperar, Ana -La Bien Querida-, con la que inetpretaron magistralmente No Sé Cómo Te Atreves, dando un contrapunto más accesible a lo que fue un sonido oscuro y psicodélico. Buen concierto, pero probablemente no el mejor que den a lo largo de este verano. Fotos de Los Planetas.

El GuinchoEl festival iba tocando a su fin, especialmente después del concierto más esperado, y la difícil papeleta del cierre tras éste le tocaba a El Guincho. Personaje y sonido peculiar, que claramente es para moverse pero sin saber muy bien cómo, aparecía en el escenario con un teclado y una baqueta con el que aporreaba un plato electrónico. En mi opinión, te tiene que gustar, o tienes que tener muchas ganas de moverte. Personalmente no me llama. Aunque no puedo negar que lo que hace es arriesgado e interesante, por momentos me resultan demasiadas capas de sonidos sin demasiado concierto. Pero, como siempre, sólo es mi humilde opinión, y un concierto que acaba con el público haciendo la conga no se puede calificar de malo. Cumplió, haciendo que la gente se lo pasase bien en los últimos minutos de escenario principal. Fotos de El Guincho.

Y de El Guincho a la tienda, que el día siguiente teníamos un largo retorno a casa con el buen sabor de boca de dos días de música en directo, alvariño y buen ambiente.

Lo mejor del festival, el descubrimiento del directo de Hola a Todo el Mundo, el pelotazo de We Are Standard, perfecto cierre del viernes, confirmar que Los Punsetes en vivo suenan genial, y disfrutar después de tanto tiempo de Los Planetas.

Lo peor, JJ (ya pueden ir buscando otro formato para el directo, no puede haber tanta diferencia respecto al estudio), el tijeretazo a Nudozurdo, y que unos cabezas de cartel como Nada Surf resulten tan anodinos.

… y el año que viene, más.

Festival Do Norte 30 Abril al 1 de Mayo @ Vilagarcía de Arousa: ¡otro festivalazo a la vista!


festival-do-norte-2010-4

cartelweb1El SOS 4.8 nos gusta, pero esos mismos días, 30 de abril y 1 de mayo, otra delegación de Notedetengas estaremos en la otra punta de España, Vilagarcía de Arousa, disfrutando de un festival que nos encanta, y que ya no es una sorpresa. Esta pequeña población gallega lleva desde el 2000 disfrutando del Festival Do Norte, esta fiesta de la música independiente, que ha llevado por esas tierras a importantísimos grupos, tanto internacionales (Placebo, Echo & The Bunnymen…) como nacionales (Vetusta Morla, The Sunday Drivers, Sidonie, Deluxe…).

En la descripción del festival destacan la orientación hacia el público, y damos fe de ello. El año pasado disfrutamos de dos días de sol y música, gozando con el directo de Havalina o Standstill, bailando con Love of Lesbian… Una organización impecable, una verde zona de acampada a un minuto del pueblo y de la zona de conciertos… El único borrón que recordamos de la anterior edición fue la caída de cartel de Los Planetas, lo cual veremos compensado este año con la actuación de los granadinos el sábado.

Además del festival propiamente dicho, este año tendremos también dos actividades paralelas. El 1 de mayo, en el Auditorio, se proyectará el documental “Buzos haciendo surf, un documental sobre Surfin’ Bichos“, contando con la participación de Fernando Alfaro (líder del grupo). En ese mismo lugar se podrá ver también la exposición  “FDN. Imágenes (2000-2009)“, que recoge la perspectiva del público mediante las fotografías enviadas al concurso.

Los principales protagonistas de la edición de este año serán Los Planetas. El año pasado fueron los grandes ausentes, ya que los “reajustes en su agenda de grabación” hicieron que cancelasen su participación tanto en el FDN como en el SOS. Este año lo compensan apareciendo en ambos carteles, para presentar precisamente la obra cuyo comienzo de grabación provocó su caída, “Una Ópera Egipcia“. El esperadísimo octavo álbum, en la calle desde el 13 de abril tras varios retrasos, será el leitmotiv de su actuación en el escenario Estrella Galicia el sábado. Si vas a esperar a la salida a la venta de la edición en vinilo en junio, puedes disfrutar del mismo en el podcast de Disco Grande en el que fue presentado en su totalidad (el 15 de marzo), programa que había dedicado su edición del 2 de marzo a hablar del Festival Do Norte. No es un riesgo apostar, además, que cuando le llegue el turno a ‘No sé cómo te atreves‘ invitarán al escenario a La Bien Querida, que actúa el mismo día en el escenario Caixanova. MySpace de Los Planetas y de La Bien Querida.

Si Los Planetas son el plato fuerte del sábado, el viernes tenemos que destacar Nada Surf. Los independientísimos norteamericanos son habituales de los escenarios nacionales, y probablemente ya les hayas visto en algunas de sus apariciones en el FIB, B-Side o sus múltiples visitas a Madrid. “Lucky” fue su último disco, en 2008, y será un buen ejemplo de lo que veremos el primer día del festival. MySpace de Nada Surf.

Antes de Nada Surf tendremos a los londinenses Fanfarlo. Tras darse a conocer con varios singles, obtienen reconocimiento internacional con el primer álbum, “Reservoir“, en 2009. Indie británico aderezado con mandolinas, vientos y violines, que nos hacen pensar en grupos como Arcade Fire. MySpace de Fanfarlo.

Ese mismo día en ese mismo escenario tendrán cabida dos de los grupos españoles de los que no se deja de hablar en los últimos tiempos. Por un lado, Dorian, con su propuesta de pop electrónico de la que fuimos testigos recientemente en Mambo, y con su todavía reciente álbum “La Ciudad Subterránea“. Por otro, We Are Standard, cargados de energía y de baile, que a buen seguro triunfarán como están haciendo incluso más allá de nuestras fronteras. Les vimos por última vez en febrero en Málaga, y nunca nos han defraudado en directo. MySpace de Dorian y We Are Standard.

Munich completan el cartel del escenario principal el viernes (el cual arrancan ellos). Los vigueses nos harán vibrar con su propuesta post punk de la que todavía no tenemos álbum. “Confusion” es su primera demo, y este año se espera otra, aunque mientras podremos ir abriendo boca con lo que tienen en su MySpace. MySpace de Munich.

Si Munich son los encargados de abrir el escenario principal el viernes, el sábado hace lo propio Nudozurdo, una de nuestras principales debilidades nacionales, a los que hemos visto ya en varias ocasiones e incluso hemos entrevistado. Tras muchos años en los escenarios en el 2008 dieron a luz “Sintética“, un álbum absolutamente imprescindible en la escena independiente del país. Al igual que ocurriese en el Sonorama el año pasado, oscurecerán el día con su inconfundible atmósfera y sus exhibiciones instrumentales. MySpace de Nudozurdo.

No todo es escenario Estrella Galicia. Klaus & Kinski el viernes y Los Punsetes el sábado serán dos de los conciertos más atractivos del escenario Caixanova. Los primeros llegan con “Tierra, trágalos” bajo el brazo, y, los segundos, con “LP2“. Ambas propuestas de pop nacional, pero tan diferentes que cuesta ponerlas bajo la misma etiqueta, ambas imprescindibles. MySpace de Klaus & Kinski y Los Punsetes.

Aún nos dejamos muchos artistas en el tintero: JJ, Pete & The Pirates, El Guincho… Y, si todavía eso te parece poco, viernes y sábado puedes exprimir tus últimas fuerzas en las sesiones de DJs en el escenario FDN Dance Club. Dos días de música de no parar por 30€ en venta anticipada (aunque también tienes disponibles entradas individuales por 20€), incluyendo la zona de acampada.

Tienes más información en la web oficial del Festival Do Norte.

Si eres usuario de Spotify hemos preparado un par de listas con los artistas del Festival Do Norte: