The_Black_Keys_Turn_Blue__Album_Cover

The Black Keys / Turn Blue

The_Black_Keys_Turn_Blue__Album_Cover

Con la disolución de los White Stripes se han convertido en el dúo rock por antonomasia. Junto a aquellos, fueron artífices de la recuperación y actualización de los sonidos vetustos blues para llevarlos a los iPods de las nuevas generaciones.

Así fue como lo petaron con ” Brothers” (2010)” y sobre todo con  “El Camino”(2011) logrando consolidarse definitivamente como uno de los claros referentes del indie-pop actual y apareciendo en las galas de los Grammy.  La continuación “Turn Blue”,  nos llega con mucha expectación y tras más de dos años de espera, pero para muchos con la intuición de que el combo no iba a defraudarnos. Y así ha sido, pues el nuevo elepé de Dan Auerbach y Patrick Carney mantiene el tipo a la vez que consigue que no suene a repetitivo,  todo ello sin perder un ápice su identidad.

Tomándose más tiempo que con los anteriores trabajos, los de Ohio han usado hasta tres estudios distintos (Nashville, Michigan y Hollywood) para registrar las canciones bajo la batuta de su productor Danger Mouse. Y eso se percibe al desaparecer la inmediatez lúcida de los precedentes y por una mejora en arreglos, cuidados instrumentales e introducción de más recursos  sonoros electrónicos.

Pero si en algo se caracteriza el disco es por la proliferación de medio tiempos alargados en búsqueda de profundidad, con el poso bluesy característico de quien lo hace.  Despliegues musicales que merecen más de una escucha para ser valorados y que llevan al oyente hacia nuevas sensaciones sónicas.

No es el caso de la inmediata canción de escucha compulsiva ‘Fever’, cuyo ritmillo electrónico está pensado para contentar a quienes busquen lonelyboys en el disco, ni tampoco de la final ‘Gotta Get Away‘, atípica en ellos nos recuerda a lo que hacían los rollings en los setenta pero también a la versión acústica de grupos glam británicos de aquella década como Mott The Hopple o T. Rex.

Los espacios pinkfloydianos aparecen en muchos momentos , como en ‘Weight Of Love’ con un punteo de guitarra que emula a David Gilmour de Echoes (luego se repite en     )

Pero también tenemos ritmos Bo Diddley en “It’s Up To You Now”, e influjos stax-motown de producción moderna siguiendo la estela del “Brothers” ( es el caso de “10 Lovers”, “Turn Blue”, “Years In Review” y “Waiting On Words”).

theblackkeys

“Turn Blue” no es un disco fácil aunque lo pueda parecer, es el resultado de la búsqueda de sus autores hacia nuevos horizontes, creando una gratificante atmósfera que hace de hilo conductor sin perder el espíritu al que se deben. Es un disco blues, también algo psicodélico, pop y garage rock. En definitiva, rock ‘ n roll para el nuevo milenio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *