Crónica del PortAmérica 2017: “paraíso gallego en la mejor compañía”

, , Leave a comment

Una nueva ubicación no es fácil. Conlleva muchos cambios respecto a ediciones anteriores, el público no está acostumbrado a la zona ni al manejo, la disposición del recinto es diferente, pero el PortAmérica 2017 ha logrado consolidarse en Caldas de Reis impolutamente.

El festival gallego PortAmérica, hasta esta edición se había celebrado en Nigrán, como parte de los festivales que se llevan a cabo en Rías Baixas. Sin embargo, este año, el anuncio de su confirmación sería retrasado por un cambio de localización. Ahora pasaba a estar en Caldas de Reis, en Pontevedra. Se avecinaban cambios, para la organización podía ser un suplicio. El público se quejaba de la falta de playa pero Villagarcía está a escasos minutos en coche. El río, al lado mismo del recinto, y te puedes bañar, si no temes al frío.

Pero aquí hemos venido a hablar de música. Bueno, y de todo lo que hacen en el PortAmérica. Porque además de un entorno inigualable como la carballeira en la que estaba situado el recinto, había una cosa muy característica gallega: comida. Un escenario entre medias de los dos principales, con el nombre de “Showrocking” y preparado para recibir a los 30 chefs que pasarían durante los 3 días del festival a Cocinando en el fin del mundo. Algunos gallegos, otros desde el otro lado del charco, otros del resto de la Península. Anda, como el cartel musical. A 3€ el pincho, en diferentes turnos cada noche, y delicioso todo.
La oferta gastronómica de foodtrucks era también envidiable. Desde unos burritos picantes de la muerte, hasta hamburguesas de lacón, fideos thai, crepes, helados, y bocadillos argentinos. Para todos los gustos.

Super conjunto liderado por Pepe Solla en el Showrocking | Foto: Montse Sing

Super conjunto liderado por Pepe Solla en el Showrocking | Foto: Montse Sing

Las bandas se repartieron entre dos escenarios, el Cultura Quente y el principal, el Estrella Galicia. Más cerca del río, fuera de la zona principal de conciertos, zona chill-out con dj. A veces, era completamente necesario.

JUEVES 13 DE JULIO

Ángel Stanich estrena temazos en el escenario Cultura Quente | Foto: Montse Sing

Ángel Stanich estrena temazos en el escenario Cultura Quente | Foto: Montse Sing

Como os hemos ido adelantando desde que se anunciara la celebración del festival, la oferta musical vendría desde América Latina, incluso Estados Unidos, y la escena nacional. Y nos dimos cuenta de la presencia de los diferentes sonidos desde el minuto 0. Kanaku y el Tigre, grupo peruano, fue el elegido para abrir el festival. Dura tarea a las 18h en un día con esa temperatura. Pero no pasaba nada, porque después de la fusión pop andina teníamos a un regular muy nuestro que venía con su material más nuevo, uno de nuestros barbas favorito: Ángel Stanich y compañía. Con la promesa de hacer de nuestra jornada Un Día Épico, estrenaron sobre las tablas gallegas al Señor Tosco Escupefuegos. Además claro, de sus grandes éxitos CarburaMetralleta Joe. Expectantes estamos de ese nuevo disco en octubre. Y subía la temperatura, pero esta vez en el escenario Estrella Galicia. Nikki Hill, muy bien acompañada, desde Nueva York con buen R’n’B y rock’n’roll. Entre mi top 3 del festival sin duda. Qué fuerza, qué garra, qué voz.

Desde Nueva York, Nikki Hill | Foto: Montse Sing

Desde Nueva York, Nikki Hill | Foto: Montse Sing

Aterciopelados volvió en representación hispanoamericana, pero nada demasiado destacable más que un par de bailes. El público se dispersaba al Mercado de talentos o a ver qué pincho iban a tomar ahora. Y claro, las actuaciones sorpresa del ShowRocking no podían faltar. Iván Ferreiro fue el encargado de abrir la veda, pero también participaron Alice Wonder (vaya voz y rollo el de la chavala), Caloncho o el mismísimo comisario de la cocina Pepe Solla rindiendo homenaje a Bowie.

Iván Ferreiro nos llevó a todos a "Casa" | Foto: Montse Sing

Iván Ferreiro nos llevó a todos a “Casa” | Foto: Montse Sing

Y fue el mismo Ferreiro que enloqueció a los asistentes de la primera jornada festivalera. Fue en Casa como encantó a los allí presentes; fans desde el tiempo de Los Piratas con “Años 80” a modo karaoke hasta los de su último disco como “Pensamiento circular”. Poco después estaba Carlos Sadness estrenando “Volcanes dormidos” a tan solo minutos de estar disponible en Spotify, y haciendo de la carballeira una pista de baile con “Miss Honolulu” “Que electricidad”. Sin embargo, no parecía ser suficiente con estas dos grandes bazas de la escena nacional en el PortAméricaNiños MutantesTriángulo de Amor Bizarro, fueron los predecesores de un escenario principal no tan hasta las trancas como esperaríamos con un directazo como el de The Horrors. Sin embargo, el fan del indie español estaba satisfecho y listo para descansar la jornada después de los de granada y los gallegos. Y… ¡hay que aprenderse “Still life” de los Horrors de una vez!

VIERNES 14 DE JULIO

Rufus T. Firefly no deja de sorprender con "Magnolia" | Foto: Montse Sing

Rufus T. Firefly no deja de sorprender con “Magnolia” | Foto: Montse Sing

La segunda jornada se venía encima bañada de más sol, de más calor, de esa humedad gallega tan característica y a la que nos tiene desacostumbrados esta Castilla nuestra. Uno de los ganadores del concurso de demos de Estudio Mans fue el encargado de abrir este viernes. Say My Name fueron los valientes. Una voz que desentonaba un poco con el sonido general de la banda, como en dos géneros diferentes que no terminan de lograr conmutar. Pero un primer paso de apertura muy digno. Mateo Kingman, performer ecuatoriano que, mendiante sus particulares mezclas transmitía las tonalidades más amazónicas de la tarde. Sonidos de animales, ambientales y una singular mezcla de voz y banda. Y otros que hacen un homenaje a la naturaleza y al amor eran los que congregaban al público en el escenario principal. Rufus T. Firefly, con ese directo que nos encanta, perfectamente estructurado y enlazado con el hacer de cada uno de los músicos. La locura de Rodri con la pandereta, las baquetas de Julia y los bailes de Vic. Es sin duda uno de mis conciertos favoritos, no importa cuánto los vea interpretar los éxitos de su más reciente “Magnolia”.

Los Amigos Invisibles hicieron bailar a más de uno con su cumbia-pop, tan característica de su tierra Venezuela, y el resto de Latinoamérica. Lo sé, lo digo desde la experiencia. El tema más bailado fue claramente la del estribillo más pegadizo “Mentiras”. Pero no era para ver a los venezolanos los que se arremolinaban en el recinto y gritaban ese nombre: Kase.O. Con disco nuevo bajo el brazo, “El Círculo” retumbó en la voz del público y del rapero en un show muy bien cuidado con círculos de luces y más graves de lo que nuestros pequeños cuerpos pueden soportar.  No mi pan de cada día, pero un show digno de ser admirado.

Kase.O en el escenario Estrella Galicia | Foto: Montse Sing

Kase.O en el escenario Estrella Galicia | Foto: Montse Sing

Del otro lado del recinto BNegao & Seletores de Frequencia intentaron hacer que los rezagados de la hora de la cena bailaran con su sangre brasileña. Fue complicado, pero lograron crear buen ambiente y una fiesta aperitivo perfecta para los Asian Dub Foundation que dieron y repartieron para una noche que estaba destinada a dejarnos tumbados de tanto meneo. Novedades Carminha con un “Te quiero igual” y sus temas más bailongos y Carlos Jean cerraba la noche.

 

SÁBADO 15 DE JULIO

El descubrimiento del festival fue Fizzy Soup | Foto: Montse Sing

El descubrimiento del festival fue Fizzy Soup | Foto: Montse Sing

Definitivamente el descubrimiento del festival; muchos lo veníais diciendo y teníais toda la razón… Fizzy Soup lo peta. Percusiones, energía, una mezcla de voces tan poco común que respira frescura y un bombazo con “No prayers”. Si los tenéis en la letra pequeña de algún festival veraniego, no os lo perdáis, ya os lo aseguro. Otros muy recomendables fueron los que la primera vez que los vi fue en esa mítica Plaza del Trigo de un Sonorama 2013, y no había tenido otra oportunidad hasta ahora. Los gallegos Igloo. Su tema más coreado fue “Han Solo” sin duda alguna, aunque también versionaron un tema de un grupo de Caldas “Samba”. La versión de “Ni tú, ni nadie” los despedía con la promesa de un nuevo disco.

El mexicano Siddhartha en el escenario Estrella Galicia | Foto: Montse Sing

El mexicano Siddhartha en el escenario Estrella Galicia | Foto: Montse Sing

El cartel sufrió una baja, una gran baja para esa tarde de sábado. Enric Montefusco, antiguo frontman de Standstill que venía en presentación de su proyecto en solitario Meridiana, no podría actuar por dificultades médicas. ¡Ánimo, Valiente! aunque no sea un tema suyo.

El mexicano Siddhartha era otro de los grandes esperados, sino el que más de los llegados del otro continente. “Tarde” “Loco” no faltaron en un set que empezó con un pequeño tropiezo de sonido en “Ser Parte”. Un directo redondo en el escenario Estrella Galicia.

Qué decir de un grande. Con una sonrisa y los temazos de su último trabajo PasajeroDepedro salía a saludar al público con su banda en la carballeira. Jairo y compañía trajeron el ritmo panhispánico y prepararon una ronda de no parar en el recinto del PortAmérica. En el escenario Cultura Quente, que parecía que se le iba a quedar pequeño, brillaron Quique González & los Detectives. Un sonido inigualable, una banda de 10, una voz de Nina que para qué deciros más, y los temas de uno de los cantautores más queridos por el público.

Leiva conquistó Carballeira | Foto: Montse Sing

Leiva conquistó Carballeira | Foto: Montse Sing

Y ya llegaba el plato fuerte, Leiva salía a un escenario muy conforme a su persona: lleno de luces, de musicazos y con la promesa de sus éxitos más karaoke. Tuvo unas palabras (y canción) de homenaje para el recientemente fallecido Chuck Berry y más tarde un homenaje a Calamaro con esos “Crímenes perfectos” en compañía de Quique. Un set que a los fans no dejaba indiferente, pero que servidora solo acompañó a “Lady Madrid”. Principalmente porque es imposible no hacerlo.

Porter nos daba baile. Otros iban a por cena, otros hacían cola para ver al estrella. Recomendable, pero a esa hora un poco soporífero, especialmente ante el presagio de lo que se nos venía encima. Los grandes éxitos del hijo pródigo, Xoel López saltaba a escena listo para hacerse con “Tierra”, “Hombre de ninguna parte”, “A serea a o mariñeiro” “Que no”. Imposible describir la magia de este gallego en el escenario. Imbatible. Invencible. Y quiero repetir.

No daba ya el cuerpo para ver a Yall e Instituto Mexicano de Sonido. Esa es la única recomendación que desde mi humilde opinión de festivalera doy al evento gallego: no hagáis jornadas tan largas. Repartir un poco a los artistas en horario diurno no es pecado, menos aún con el calor veraniego de las tiendas de campaña que tan temprano nos hace levantarnos. Y que tan pronto nos manda a la cama del cansancio.

Por lo demás, ya tenéis disponibles los bonos para el año que viene y os aseguráis un viaje inolvidable a Caldas, a la carballeira llena de música, de comida y de su gente. Porque allí he escuchado más gallego que en toda mi castellana vida y oye, qué bonito es.

Xoel López en el escenario Estrella Galicia | Foto: Montse Sing

Xoel López en el escenario Estrella Galicia | Foto: Montse Sing

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico