Luis Ramiro en Valladolid

Crónica del Concierto de Luis Ramiro @ Café Teatro (Valladolid) – 26/11/2010

Viernes 26 de enero, con el clima castellano amenazando seriamente con una buena helada, y al menos cuatro citas en la ciudad: Alice Cooper, Los Delinqüentes, Miss Caffeina y Luis Ramiro. Día complicado para cualquiera, ¿cómo respondería el público, a fin de mes, para ver a un cantautor que en un año ya había venido otras dos veces en menos de un año, una de ellas en un concierto en la Sala Borja con Marwan? (¿aún no has visto el vídeo acústico de Marwan en acordes urbanos?)

Apenas pasaban las 9 (todavía faltaba una hora) y la reja de acceso a la sala ya era un hervidero de gente, despejando todas las dudas. Luis Ramiro llenaría, otra vez, Café Teatro. Comenzó con retraso de casi media hora (la culpa, a las entrevistas y las cañas), y abrió con “Gatito infiel”. Discúlpenme por el título probablemente incorrecto de la canción de apertura, pero probablemente corresponde a su disco nuevo, El Mundo Por Delante, que fue protagonista y a la vez ausente de la noche. El disco físico no ha salido de fábrica a tiempo y por ahora no puede comenzar a circular en lo que, como os comentamos, será su principal canal de distribución, sus propios conciertos.

Ya con la gente más atenta continuó con KO Boy, que, a juzgar por el entusiasmo general, se ha convertido en uno de sus grandes éxitos (aunque volveré a insistir en que tiene muchísimas mucho mejores). A estas alturas de concierto, estando en lo que es un segundo hogar, pidió que le apagasen los focos y dejasen la luz ambiente para podernos ver. Este sencillo gesto facilitó sentirnos un poco más en familia, y durante toda la noche aprovechó esto para hablarnos como quien está en un corrillo de amigos. Esto es un precio que tenemos que pagar los que queremos sacar alguna foto del evento, realmente complicado en estas condiciones de luz, pero el público manda…

A continuación, en uno de los numerosos (y largos) diálogos que mantuvo con el público nos metió a todos en el bolsillo sacando del anecdotario sus conversaciones con los taxistas acerca de la facilidad de triunfar en una noche en la ciudad, y las “alternativas” cuando esto falla. Y es que, las cosas como son, la anchura castellana y la estrechez de las castellanas fue uno de los temas de conversación de la noche. A los habituales a sus conciertos ya nos van sonando algunos de estos recursos, pero, al César lo que es del César, habla con tal naturalidad, sinceridad y variedad que no cansa. Aunque, claro está, le resta tiempo al leitmotiv, a su música.

Siguió con una ronda de viejas conocidas La Sirena, El Café, El Reloj, y Mayo de 2002, hasta llegar a otra de las nuevas (la segunda vez que la interpretaba) y romper con la inesperada Hoy, uno de sus grandísimos y primeros temas, que no se suele dejar ver con frecuencia.

Café Teatro tiene un problema de acústica que hace que dentro de la zona de conciertos se escuche muchísimo a la gente que está fuera, y durante la noche fue jugando con ello intentando hacerles callar. Un mal menor que tampoco tiene muchas importancia, aunque más inexplicable es que haya gente que paga la entrada y no deje de molestar en toda la noche, algo que no acabo de entender. Sin embargo, consiguió hacer el silencio cuando, tras una serie de peticiones (Hoy, Mi Buena Suerte, Romper Perfecta) se subió a un banco lateral y cantó a capella Vagabundo Millonario, el adelanto de su disco que puedes escuchar en MySpace. Inspirada letra que demuestra que Luis sigue manteniendo el nivel año tras año.

Para acabar, Relocos y la ya conocida Tiovivo con invitación al público a subir al escenario con él. Porque nadie como Luis sabe los modos para hacernos creer que cada concierto es para el que lo va a ver, que es el público el que le mantendrá en la carretera siempre que nos siga tratando con el mismo cariño. Una pena no podernos llevar de recuerdo firmado uno de los primeros ejemplares de El Mundo Por Delante.

PD: Luis Ramiro es uno de los artistas que se ha prestado a nuestra iniciativa hermana de Acordes Urbanos. Ya podemos contar que hace unos meses nos regaló un emocionante acústico en el patio de la casa de nuestro cuadrilátero favorito ;). Estad atentos a las novedades de dicha página, porque cuando menos os lo esperéis estará publicado en ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *