Crónica del Festival Bilbao BBK Live – julio 2014

, , 1 Comment

bbk live recintoPor noveno año consecutivo, la ciudad de Bilbao acogió a miles de adictos a la música entre sus amables brazos. Concretamente, unas 120 mil almas nos reunimos en el Kobetamendi, donde se han venido celebrando las últimas ediciones del festival Bilbao BBK Live. Este año, por primera vez en su historia, arrancó con el cartel de «Sold Out». Hecho que nos preocupaba a los que somos asiduos al festival, con la duda de si no implicaría un mogollón de gente quizá difícil de manejar. Porque, seamos realistas, el acceso al monte Kobeta no es lo que se dice práctico. Pero una vez más, la organización puso esfuerzo en comunicar a los asistentes que era mejor acceder escalonados y evitar las horas puntas, así como habilitar buses continuamente desde dos puntos de la ciudad. Esfuerzos en vano para la primera jornada, ya que las colas para acceder a los buses desde San Mamés y desde el BEC fueron impresionantes y desalentadoras. A favor diré que sólo fue esa tarde, el resto de los días se desarrollaron las idas y venidas bien y sin problemas. Lo que sí que se repite cada año, es el tradicional «último repecho» hasta el recinto, desde donde tiene la parada el bus. Esos 900 m cuesta arriba, cuando pega el sol, son una tortura «a la vasca». Y ya no hablamos de los pobres que van con los útiles de cámping… Pese a lo poco cómodo de su acceso, la enmarcación del festival es impresionante. Pero aunque sea precioso, no es el entorno natural del festival lo que mueve a 120 mil personas a acercarse a Bilbao, sino su oferta musical. Este año tenía como cabezas de cartel a Franz Ferdinand, Prodigy y The Black Keys, en su única actuación en España y, quizá, principal motivo del Sold Out. O quizá fue que su cartel ha sido el único que fue más allá del más de lo mismo, destacando entre la oferta festivalera de este año, donde se pueden ver cómo se van repitiendo los mismos grupos en distintas localidades. Sea como fuere, el Bilbao BBK Live es ya uno de los más grandes de nuestro país, y eso, se nota.

La jornada del JUEVES 10 se abrió con los británicos White Lies, que movieron a los primeros asistentes al ritmo de sus notas y éxitos como «To Lose My Life». Tras él, su compatriota John Newman, que con sus pegadizos y bailables temas consiguió que la gente entrara en ambiente. Y es que cuando sonó su radiado hasta la saciedad «Love Me Again» el público asistente al escenario principal botó, bailó y coreó como si fuera su propio himno.vetusta morla Tras él, y por cuarto año ya, se subieron al escenario los madrileños Vetusta Morla, con su Deriva bajo el brazo. Los de Tres Cantos hicieron el show al que nos tienen ya acostumbrados: impecable, enérgico y adictivo. Porque puedes haberles visto numerosas veces, pero siempre te sorprenden, como cuando Pucho hace su speech final con toques políticos y sociales. El publicó abarrotó el escenario Heineken, volcándose con sus éxitos y con sus nuevos temas coreados ya como el resto. Tras despedirles con piel de gallina mientras sonaba el temazo «Los Días Raros», nos dirigimos de nuevo al escenario principal, donde nos esperaban Franz Ferdinand. Los escoceses se ganaron a sus fans, con su rock y sus archiconocidos temas, pero sinceramente, a mí no me convencieron. Su directo no fue lo que se esperaba para un cabeza de cartel, le faltó garra y sobre todo, ganas. ¿Bueno? Sí, sin duda, pero les faltó…algo. Y sobre todo, porque tras ellos llegaron Phoenix y ahí sí se vió el espectáculo que un grande debe dar. Los franceses, junto a Vetusta Morla, fueron sin duda lo mejor de la jornada, con un directo espectacular. Su cantante, Thomas Mars, se entregó a un público que empezó a sufrir el ya tradicional «txirimiri del bbk» y que, pese a eso, no perdió energía acompañado de los temas de la banda como «Entertainment», «Long Distance Call» o «If I Ever Feel Better» . 

phoenix tom hagen

De vuelta al escenario principal nos encontramos con que una banda escapada de alguna tribu lejana lo había ocupado. Y es que Crystal Fighters subieron con una divertida indumentaria para traer su eficiente repertorio: la gente bailó con ellos como si no llevaran horas botando. Ya para terminar, el broche final del Jueves corrió a cargo de los barceloneses Dorian, haciendo vibrar literalmente a los asistentes en la novedosa carpa Sony, con su innovador suelo que hacía que botar fuera sumamente fácil.

crystal fighters

El VIERNES 11 comenzó para nosotros con Bastille, que consiguieron congregar a todo el público extranjero de los alrededores. Los londinenses acudieron a suplir la baja de Imagine Dragons, y aunque están a años luz del show de éstos, hicieron un directo correcto, gustando mucho a sus fans, abriendo así con buen sabor de boca la segunda jornada del festival.

jack johnson tom hagen Tras ellos, llegó el peor momento, elegir entre Jack Johnson en el escenario Heineken o Izal en la carpa Sony. A la que escribe, los españoles le gustan bastante en directo, pero dado a que suelen aparecer más ocasiones para seguir disfrutándoles, acudí a la cita con el hawaiano. Sé que para muchos Jack Johnson no es carne de festival, y puede que sea así, pero lo cierto es que el escenario estaba llenísimo de gente coreando todos y cada uno de sus temas. Un muy buen directo, emotivo y lleno de buen rollismo, que hizo que fuéramos con una sonrisa a ver a Foster The People. Hay que decir que la banda fue de lo mejor del día, sus canciones pese a ser bastante conocidas, han ganado un punto de madurez en sus directos. E hicieron que el público llegara con ganas a recibir el plato fuerte, Prodigy. Y una vez más, el cabeza de cartel fue un tanto decepcionante. Sus ritmos machacones no consiguieron colmar al público, ni siquiera con sus vanos intentos por animar unos temas con bastantes años a la espalda. Para compensar el bajón, unos cuantos acudimos a la carpa Sony a disfrutar con El Columpio Asesino. El suelo de la nueva carpa hace que botar, bailar y darlo todo sea mucho más fácil. Pero eso sí, le falla la ventilación, llegándose a convertir con «Toro» en una auténtica sauna.

Foster The People Rythm

La última jornada, el SÁBADO 11, se preveía como el llenazo absoluto del festival. Y así fue, la afluencia de gente de ese día llegó a ser agobiante. Habría que replantearse si el número de servicios y puestos de comida son suficientes para el número de gente que acude en la cita más concurrida. En cualquier caso, lo importante volvía a ser la oferta musical. Lo iniciamos con el directo de Band of Horses en el escenario Heineken. Esta decisión por parte de la organización fue bastante desacertada. Era uno de los platos fuertes del día y el escenario se les quedó muy pequeño. Pero pese a ello, la calidad del grupo suplió cualquier problema y ofrecieron un recital que hizo las delicias de todos los asistentes. Y de vuelta al escenario principal para asistir al show de The Lumineers.
the lumineers music snapper

En mi humilde opinión, tampoco estuvo acertada esta programación. El show de los de Denver es demasiado tranquilo para la hora a la que tuvo lugar, con lo que el público perdió fuelle y se dedicó a hacer otros menesteres,como, principalmente, coger sitio para The Black Keys. Y llegó, para una servidora, el mayor desencanto del festival. Sí, hacen un directo correcto, técnicamente impecable, con grandes canciones y cuando sonó «Lonely Boy» parecía que se iba a hundir el monte entero, aunque se hizo rogar su llegada. Pero la banda es lo más soso que ha visto el Kobetamendi en mucho tiempo. Muchos de los asistentes se preguntaban después si habían llegado a decir «Buenas noches» siquiera. No tienen garra, no tienen energía y no tienen, sobre todo, el carisma que se espera de un cabeza de cartel. Una pena. Recta final del festival con MGMT y su llenazo hasta la bandera, que hicieron que la gente ya dejara allí sus últimas energías al ritmo de «Time to Pretend» o, por supuesto, con el hit «Kids»

the black keys

En definitiva, el Bilbao BBK Live en general nos ha dejado buen sabor de boca. Ha habido grandes momentos musicales y, pese a todo, la nota de la organización es de notable. Para finalizar, he de decir que nos ha dejado la sensación de que el año que viene, al ser su 10º Aniversario, pueden armar una muy mítica y grande. Por lo que una servidora, espera estar allí para comprobarlo y disfrutarlo en primera persona.

recinto bbk 2

Nota: Fotografías oficiales del festival a cargo de Music Snapper (fotos 1, 7), Tom Hagen (fotos 2, 3, 4, 5) y RythmAndPhotos (fotos 6, 8, 9)

 

Una Respuesta

  1. yomismo

    21 julio 2014 17:10

    No fueron 120.000 almas, salvo que la gente cambie de alma cada día 😉

    La cifra oficial es de 40.000 personas cada uno de los tres dias.

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico