Cronica del concierto de Stay en el Espacio Joven (Valladolid)

, , Leave a comment

Los barceloneses Stay nos visitaron el pasado sábado 9 de febrero con «The Change is Coming«, su último EP, y la reedición de «The Fourth Dimension» (Subterfuge, 2012) debajo del brazo. En un ambiente un tanto aséptico pero con excelente sonido como el que propone el Espacio Joven, Stay nos insuflaron una buena dosis de energía y positivismo en la fría tarde-noche invernal vallisoletana.
Su música nos retrotrae a décadas pasadas, en un recorrido que probablemente empieza con los Beatles (no en vano, su último disco ha sido grabado en Liverpool) y otros grupos sixties, pasa por el britpop (con claros los ecos a Oasis o Primal Scream, por citar algunos), y tiene algunas concordancias con sus paisanos Sidonie, especialmente con su época pre-castellano.

Y esa mezcolanza genera un resultado fresco y plenamente disfrutable. Vale, no inventan la rueda (¿quién lo hace?), pero esa energía positiva que transmiten es algo de agradecer en tiempos de negatividad imperante.

Stay disfrutan sobre el escenario, sus melodías coloridas hacen que el movimiento nos venga casi de serie: cuando no te has querido dar cuenta, y a pesar de no poder disfrutar de una cerveza (el binomio cerveza-concierto es casi un dogma para muchos de nosotros), te descubres moviendo la cabeza al ritmo de canciones como «Someday«, «Yellow rainbows«, «So slow» o «You got me going«. Se atrevieron también con «I feel the rain» de Marmalade, de la que salieron más que airosos. Su presencia escénica es dinámica (especialmente reseñables los bailes de su panderetista), navegan en aguas repletas de hammond, psicodélica y armonía, y se abrazan temporalmente a la fuerza rock de canciones como «The world is in our hands«, pero también dejan paso a la sensibilidad en temas como «Everything«.

Para terminar, «The change is coming» y «I don’t see myself» (esta última con una magistral demostración a la batería), dos claros ejemplos de la fuerza y el buen gusto que atesoran los catalanes, aunque quizás el concierto hubiera sido más disfrutable de haber tenido lugar un par de horas más tarde.

Fotografías cedidas por el Espacio Joven

 

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico