Crónica del Low Cost Festival (Benidorm) – julio 2013

, , 2 Comments

Con el letrero de “no hay entradas” y los abonos para el fin de semana agotados arrancó el pasado viernes en Benidorm el Low Cost Festival, una de nuestras citas festivaleras favoritas, que este año celebraba su quinto aniversario. Y para tan destacado acontecimiento la organización del Low Cost logró componer uno de los carteles más jugosos y repletos de buenos grupos de toda la oferta de festivales veraniegos.

Los norirlandeses Two Door Cinema Club, trajeados para la ocasión -hace falta valor-, fueron los cabeza de cartel del primer día, con su efectivo directo que puso en pie desde el primer tema al público que se había congregado alrededor del escenario Budweiser. Evidente resulta que las canciones de ‘Beacon‘ no son tan dignas de celebración como las de su primer álbum, ‘Tourist History‘. Ni siquiera hace falta irse a ese núcleo duro formado por ‘Something Good Can Work’, ‘I Can Talk’, ‘Undercover Martyn’ y ‘What You Know’, sino que incluso los temas más olvidados de su debut, -‘You’re Not Stubborn’, ‘Do You Want It All?’- siguen brillando mucho más en directo que los de su continuador. No obstante, el público parecía no hacer muchas distinciones y recibió con el mismo entusiasmo todas las canciones, ¿quizá creyendo que la que en realidad sonaba era otra?

Momentos antes, en el escenario Energy Sistem, presentaban Veronica Falls su bonito repertorio, que contiene esa c.e.c. que es ‘Teenage‘. Unas canciones tan bien hechas poco se pudieron ver empañadas por los desafines de la cantante, que fueron de aúpa, teniendo en cuenta que esto es un festival de música y no ‘La Voz’. Nos hubiera gustado que tan disfrutable como el suyo hubiera sido el concierto de Delorean: al menos en primera fila, el sonido era tan ensordecedor que hacía daño en los oídos. Una pena, porque seguro que los temas de su próximo álbum merecían ser escuchados en mejores condiciones. Entre ambos grupos, se hizo especialmente corto el concierto de Svper, quienes presentaban su disco homónimoPegasvs‘ y en el que demostraron que no sólo tienen buen gusto a la hora de componer sino también a la hora de poner en escena esas composiciones.

Pero sin ninguna duda, la revelación de la noche -y me atrevería a decir que del festival- fueron !!! -a.k.a. Chk Chk Chk-, cuyo cantante, Nic Offer, es a día de hoy el mejor frontman sobre la faz. Enfundado en su ya típico bañador -esta vez llevaba el mismo que luce en el videoclip de la también c.e.c. ‘One Girl / One Boy‘-, no paró de bailar y de hacer bailar a la audiencia durante todo el concierto, ora subiéndose a un altavoz, ora bajándose al foso y metiéndose entre el público, etcétera, mientras interpretaba temas antiguos y temas de su último álbum, ‘Thr!!!er’.

Por lo que a la jornada del sábado se refiere, la gran atracción eran Portishead, en su única fecha en España. Los de Beth Gibbons dejaron bien claro por qué eran los principales cabeza de cartel del festival, con una puesta en escena portentosa para ese repertorio lleno de canciones sobrecogedoras. Sonaron impecables ‘Nylon Smile’ -uno de los mejores finales de canción que hemos escuchado nunca- y ‘Machine Gun’ y el bis con ‘Roads’ y ‘We Carry On’ fue indubitadamente uno de los momentos mas álgidos del fin de semana. Con seguridad todos echamos de menos alguna favorita personal -¿se acordarán de que ‘Deep Water’ existe?-, pero pocas pegas se le pudieron poner al setlist.

Mucho más se prodigan en nuestro país los escoceses Belle and Sebastian, lo cual, claro está, les abarata mucho y hace que el tamaño de la letra con la que viene su nombre en el cartel sea más pequeña de lo que debería. Con un setlist muy volcado en canciones antiguas -a excepción de ‘I Want The World To Stop’ y ‘I Didn’t See It Coming’, de su último álbum-, sus pizpiretas composiciones resultan mucho más amenas para los no-fans que las de, sin ir más lejos, Portishead, cuyo concierto no fue tan bien recibido por quienes no conocían sus canciones. Tocaron la preciosa ‘Dog on Wheels’ y no faltó el numerito de subir a una decena de jóvenes del público al escenario durante ‘The Boy With The Arab Strap’. Realmente fue una pena que no se alargara algo más su actuación, visto que últimamente suelen meter algunas rarezas en el repertorio que no dio tiempo a que sonaran en Benidorm.

Crystal Castles desplegaron más tarde toda su electrónica ruidista, para cuyo completo disfrute cada día parece más claro que hace falta algo más que buena voluntad. Les siguieron en el escenario Monarchy, que presentaban las estupendas canciones de su ‘Around The Sun’ junto con la más reciente y exultante ‘Desintegration’.

Mendetz y Dorian sin duda se comieron las tonterias y fallos de Alice Glass y compañía a base de hit rompepistas, contundentes, bailongos, electricos y sin nada que envidiar a las bandas extranjeras y dj set varios que cerraban escenario, bravo por ellos!

La jornada del domingo se caracterizó por el eterno concierto de Love of Lesbian, esa intrascendente banda a la que la organización decidió premiar dándole más tiempo que a Glasvegas y a Fangoria, los grupos que les precedieron y les siguieron en el escenario, respectivamente. Alaska y Nacho, después de ejercer de grupis -“Estamos muy contentos de compartir escenario con grupos como Glasvegas”, dijo ella, sin mencionar ninguno más- presentaron su espectáculo ‘Fangoria no es un color’, que consiste, básicamente, en ir alternando un gran éxito de Fangoria o de sus grupos anteriores -sonaron ‘Bailando’, ‘No sé qué me das’, ‘Absolutamente’, ‘Ni tú ni nadie’…- con canciones de su último disco, ‘Cuatricromía‘, que eran acogidas, como es natural, con menos entusiasmo. La escenografía es de las más bonitas que han llevado nunca, con unas columnas de colores que remiten al título de su álbum, y el hecho de que sólo estén en el escenario el cantante el corista Spunky, Nacho, la guapísima guitarrista Ikerne y Alaska da un resultado estético muy bueno. Mención aparte merecen las coreografías del nuevo ballet Fantasía, que imagino que hacen que el espectáculo sea más llevadero para su nuevo público, ése que desde que se emite el reality que protagoniza la señora Gara puebla los conciertos del grupo y del que basta decir que aplaudieron más a las Nancys cuando salieron a tocar cantar bailar su nuevo hit -el concierto se clausuró con su impagable versión de ‘I Love It‘- que a los propios Fangoria. Tras el espectáculo, parece que se hicieron amigos de Toy, quienes también presentaron en el escenario Enery Sistem su álbum ‘TOY’.

Standstill presentaron el sublime espectáculo Cénit, ( para el que ahora escribe lo mejor del festival junto a Portishead y !!!) enmarcado en la presentación de ese nuevo disco catártico que lleva por nombre ‘Dentro De La Luz’ ( con un espectáculo que hace honor a su nombre y que recomendamos encarecidamente verlo donde podáis) y que vuelve a dejar a la banda a años luz de tantas otras bandas nacionales en lo que a ambición,puesta en escena y perfeccionismo a nivel compositivo se refiere. Vidrieras donde la espiritualidad se entremezclaba con el misticismo y la armonía, donde la luminosidad se reflejaba en el recinto mediante proyecciones con un láser y un haz de colores que sobrevolaba nuestras cabezas. Vidrieras, coros, campanas y capas que ponen piel al esqueleto de su cancionero hasta formar ese hombre de Vitrubio donde la simetría la pone la exquisita interpretación del conjunto. Recordar la representación de Montefusco y los suyos en nuevos temas como ‘Adios, Madre, Cuidate’, ‘Un Sitio Nuevo’, ‘Conjuro de todos los tiempos’ o ‘Tocar El Cielo’ aún nos pone los pelos de punta. No solo se ciñeron a su último trabajo, la locura colectiva vino con antiguas composiciones como ‘La Mirada De Los Mil Metros’, la gente coreo ‘Adelante Bonaparte’ o volvió a emocionarse con ‘Feliz en tu día’, sin duda si fue su día sí.

Volvemos a repetir el cariño que tenemos a Grises, ya no sólo como músicos, coincidir con ellos  es ya un clásico en festivales como Carmencita, el SOS o el Low Cost, y parece que poco a poco las organizaciones tienen claro que su despliegue colorista tiene su lugar en una hora más avanzada, que sus directos son una fiesta, un derroche de energía que levanta a rezagados y suma a filas a neofitos por doquier. ‘Wendy’, ‘El Hombre Bolifgrafo’ o ese himno que nos hace sentir vivos como ‘Parfait’ fueron algunos de los cortes que rescataron para otra de sus muchas victorias en directo.

Destacables las actuaciones de la entrañable Zahara o los mallorquines L.A. otros de los infalibles en un directo cada vez más perfeccionista. Tal como comentamos , Love Of Lesbian dio un show para masas , estilo Lori Meyers, sin duda parece que el ¿indie? nacional tiene en ellos dos de sus estandartes más claros, y que son una apuesta segura para un festival de la península …eso sí esperamos que algunos de los asistentes se hayan culturizado un poco al menos interesándose por bandas como Portishead ( el que aquí escribe tuvo que reprimir sus ganas de matar cuando en ‘Cowboys’ un grupillo exclamaba su aburrimiento….)

Mención especial a las zonas VIP y VIP Pool donde incluso pudimos disfrutar de la sesión de nuestro amigo Man Pop tomando una budweiser bien fresquita, o ver a las nueva celebrities como la escritora Lucía Etxebarría dándolo todo después de su polémica estancia en el Campamento Veraniego de Telahinco.

Por lo que respecta a la organización, no se le pueden hacer muchos reproches. Desde luego, el festival hace honor a su nombre, y tanto el abono como los precios de las consumiciones dentro del recinto eran asombrosamente baratos -una cerveza costaba tan sólo dos euros y medio-. Entre el cartelón y el buen hacer de la organización -las colas eran prácticamente inexistentes-, no resulta nada extraño que el Low Cost batiera un récord de asistencia en esta quinta -¡y divertidísima!- edición.

Crónica: Water Gun / Francisco

 

2 Respuestas

  1. Moisés

    1 agosto 2013 13:55

    El concierto de Love of Lesbian genial! Y las dos horas me supieron a poco.

Leave a Reply

(*) Requerido, tu email no se har pblico