23 febrero 2024
Fallen Idols? : Crónica del concierto de Sleaford Mods en Madrid. La Riviera. Noviembre 2023

Los Sleaford Mods han ido creciendo a pasos agigantados a cada directo que han ido dando por nuestro país, con opiniones bien dispersas frente a ellos, dos bandos claramente diferenciados, los odias o los amas, si bien nosotros andamos por el segundo – musicalmente hablando – pero a diferencia de ellos, el público si se moja a la hora de elegir. A estas alturas todo el mundo es consciente de la liada de la banda al decidir finalizar prematuramente su directo en La Riviera, bueno que le faltarían 3 temas, pero nos gusta la polémica ya sabéis. Twitter se incendiaba, algunos no entendían nada, otros intuíamos que era por la palestina lanzada al escenario, y así fue. Los Sleaford Mods se declaraban anti guerra, anti cualquier tipo de conflicto bélico que tuviera asesinatos de por medio, pero obviamente no hubo un posicionamiento claro que acabó molestando tanto a la banda como al público, punks pero no tanto, lengua incisiva hacia el poder pero no tanto como para dar una opinión clara en la guerra que nos concierne.

En cierto modo también entendemos que como músico te debas a interpretar tu repertorio y te moleste que te lancen historias al escenario, el debate está aquí, es como todo, si quizás conociéramos más a nuestros ídolos más alla de esa labor cultural, interpretativa, creadora, se nos desmontarían muchísimos más mitos de los que creemos. Seguramente de esta el dúo británico se la pegue con un público español que ha castigado esta actitud.

Respecto al directo, Lonelady volvía a nuestro país, para caminar por páramos más eléctricos y presentar someramente su último trabajo, tirando más de sus anteriores éxitos, los de ‘Hinterland‘, a pesar del poderío de ‘Former Things‘.

El dúo de Nottingham salía puntual a su cita con el público madrileño, público que no llenó la Riviera, público bastante irrespetuoso en bastantes zonas de la sala ( conversaciones y de espalda al grupo, los mismos que se quejaban del final del directo sin enterarse siquiera de qué estaba sonando o del motivo de la finalización abrupta). Los guerrilleros (para lo que quieren) Sleaford Mods no defraudan, sabes a lo que vas, a pasar un rato donde se escupen verdades como puños y críticas contra todo el que se les ponga por delante. Jason tira de verborréa y poses de hooligan endemoniado, mientras sujeta con su mano en jarra y su cabeza el botellín de agua, o sostiene un pollo loco, mientras que Mr. Fearn ha dejado de quedarse estático en las programaciones mientras privaba, para darnos clases de baile freestyle mientras tararea estribillos junto a su compadre. Personaje es poco.

UK Grim‘ es su última fantasía, una nueva patada en la boca al gobierno de UK y un reflejo de cómo tanto allí como en todos los lares, estamos condenados a sufrir decisiones de mamarrachos que condicionan la vida y la muerte, la destrucción o el empoderamiento, todo junto a un hip hop más enrabietado a nivel musical, en el que tanto el kraut electrónico como el punk-hop tienen cabida. Al directo siguen llevándolos de un modo directo y crudo, formula que funciona de sobra, rap con mala baba, ‘UK Grim’, ‘Big Pharma’, ‘Pit 2 Pit’, ‘Force 10 From Navarone’, temarral tras temarral, el vendaval de los Sleaford iba arrasando a un público frío, al menos mitad de la Riviera hacia el fondo. ‘Mc Flurry’, ‘Mork n Mindy’, ‘Strike Force’, ‘Nudge It’ o ‘Dlwhy’, pin pan pin pan, bailes locos y ahhhhhhhhhhhg, gritos desenfrenados de Williamson. La diversión en sus directos en un must, la comunión con el dúo es algo a lo que no todos llegan, quizás confirmaciones como la que les llevará al murciano Warm Up haga salir de la zona de confort a más de uno y amplien la vista hacia propuestas tan necesarias como la suya.

Algo más de una hora con los Sleaford Mods siendo ellos mismos, antes de que finalizaran antes de tiempo su show (que no cancelado como tanto medio se hizo eco), algo más de una hora en el que se abre el debate ¿Debe opinar un músico más allá de su música en un directo? Para muchos es un sí, pero ¿Cuantos nos mojamos en nuestro trabajo ante tantas decisiones políticas en una exposición pública?. Pese a quien le pese la libertad de expresión tiene sus limitaciones. Put it in the bin, This is UK GRIM.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *