Brillar en la modernidad – Crónica del paso de Helado Negro por Madrid. Lula Club. 02/10/2022

Domingo, Madrid no descansa, Lula Club, sangre nueva en el circuito de salas, impresionante local presidido por una magnérrima bola de discoteca que invita a todo el que se pase a caer rendido ante su lujosa entrada y disposición. Entrada, nos atreveríamos a decir, cercana al aforo completo, amplio espectro de edades, desde el que necesita reposar en el sofá viendo desde un segundo plano el directo, a la efusividad de la juventud ávida de devorar nuevos sonidos y tendencias.

El encargado de unirnos a todos fue Roberto Carlos Lange y su banda, Helado Negro, crisol de sonidos que convergen en esa maravilla editada el pasado año por 4AD, ‘Far In‘, punta de lanza
para que el New Yorker con raíces ecuatorianas haya traspasado las fronteras que merece. Cuando el mundo cambia, tú cambias, a Roberto este cambio le pilló en pleno desierto, algo de paz y miedo tiene que dar aquello, algo que traslada a las composiciones de este disco, la modernidad se origina en los espacios más insólitos.  Su prolificidad, su cultura musical y su bagage a lo largo de los últimos diez años tiene cabida en su show, en el que para la ocasión, formato trío, llevó la vaporosidad, el groove y el folk psicodélico a la capital.

Pletóricos, con un Roberto risueño, participativo, agradecido y bailongo – cuando procedía – universo sonoro propio en el que caer rendidos cual satélites a su alrededor. La sensibilidad y melancolía de su último trabajo aparece reflejada también en su ejecución en directo, su sensibilidad flota, su aura enriquece el ambiente y sus sintetizadores colorean la atmósfera. Del ‘Wake Up Tomorrow‘ al groovy discotequero del inmenso ‘Gemini And Leo‘, ‘Aguas Frías‘ y ‘There Must Be A Song Like You‘, templando los tempos, oscilando entre lenguas con la misma versatilidad que se cambia entre el dreamy y el ritmo latino. ‘Telescope‘, ‘Thank You For Ever‘ y
el subidón de ‘Outside The Outside‘, da la sensación de que todo se puede arreglar cuando la banda sonora la pone Helado Negro.

Aunque el grueso del directo lo lleva ‘Far In‘, nos da la sensación de haber pasado por toda su discografía con una celeridad apabullante, así hasta llegar al sprint final, amagando con ‘La Naranja’, tema que
bien podría firmar Kevin Parker en una soleada tarde levantina, y dejando al público con el corazón en un puño mientras ‘País Nublado’ enmudecía el Lula antes de que ser cerniera sobre nosotros una ‘Sábana de Luz‘.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.