28 febrero 2024
Dispararon al pianista

La melódica bossa nova y la brutal realidad política convergen en Dispararon al pianista. A través de la animación, la película de Fernando Trueba y Javier Mariscal te sumerge en la desgarradora desaparición de Francisco Tenório Júnior.

Este artículo va dedicado con cariño a mi amiga Marcia Castello Branco, quien nos dejó este año. Su casa respiraba jazz, bossa nova y el alma de Río de Janeiro

A las tres de la mañana del 18 de marzo de 1976, después de dar un concierto en el Gran Rex de Buenos Aires, Argentina, junto a Vinicius de Moraes y Toquinho, el pianista salió a por cigarrillos y medicamentos. Esa sería la última vez que se le vería con vida: Tenório Júnior nunca regresó al hotel donde se alojaba. Tenía 34 años. ¿Qué ocurrió esa noche?

Tenório Júnior fue uno de los pianistas más destacados de Brasil en las décadas de 1960 y 1970. La película Dispararon al pianista es un viaje a través de la fascinante era de la bossa nova, yendo más allá de la música para explorar los matices políticos y sociales que rodearon su desaparición. El personaje ficticio del periodista neoyorquino, interpretado con autenticidad por Jeff Goldblum (La Mosca, Jurassic Park), nos guía a través de entrevistas con una impresionante variedad de músicos, desde leyendas como João Gilberto y Caetano Veloso hasta figuras menos conocidas pero igualmente influyentes en la escena musical brasileña.

Es importante aclarar que se utilizan grabaciones reales de entrevistas y testimonios de personas relacionadas con la vida del artista brasileño desaparecido. Estas grabaciones fueron luego animadas y visualmente interpretadas a través de un estilo de animación único, con imágenes dibujadas a mano que dan vida a los relatos.

They Shot the Piano Player, también conocida por su título en inglés, logra capturar así la esencia de la bossa nova, no solo a través de la música en sí, sino también al ilustrar cómo esta forma de expresión artística estaba intrínsecamente ligada a los acontecimientos políticos tumultuosos de la época. Las entrevistas ofrecen una ventana única a la vida y el misterio que rodea a Tenório Júnior, pintando un retrato de un músico talentoso y la trama intrigante que se desarrolla en torno a su desaparición en Buenos Aires.

Fernando Trueba y Javier Mariscal, un tándem insuperable

Fernando Trueba y Javier Mariscal, previamente colaboradores en la película Chico & Rita de 2010, donde fusionaron romance y música en la historia de un pianista y una cantante de jazz cubanos, volvieron a unir sus talentos en Dispararon al pianista. La película de animación está nominada en los próximos Premios Goya.

Trueba, desempeñando un papel vital en la dirección y guion, se sumergió durante aproximadamente 15 años en la recopilación de material documental. En este proceso, la colaboración de su amigo João (Tony Ramos) fue esencial, ya que contaba con extensas conexiones en Río de Janeiro y una mente ingeniosa e incansable.

Dispararon al pianista

En el contexto de la película, Mariscal se desempeña como uno de los directores y contribuye al estilo visual único de la animación. El artista aporta su experiencia en el diseño gráfico y su habilidad para crear imágenes expresivas. Su participación implica la creación de los diseños visuales que se animan para dar vida a la narrativa alrededor de Tenório Jr. Esto incluye el desarrollo de personajes, escenarios y la peculiar paleta de colores vibrantes utilizada en la película.

La bossa nova cobra vida con el legado de Tenório Júnior

Dispararon al pianista escena de la pelicula

En Dispararon al pianista, la pantalla cobra vida con la presencia de destacados artistas de la escena musical brasileña, como Vinicius de Moraes, Caetano Veloso, Antonio Carlos Jobim, Joao Donato, Toquinho, Bill Evans, Bebo Valdés, Tamba Trío, Milton Nascimento y Ella Fitzgerald. Esta colaboración de alto calibre establece las bases para continuar el exitoso legado de Francisco Tenório Jr. Sus voces y recuerdos se entrelazan para construir la narrativa en torno a su misteriosa desaparición.

João Gilberto, una figura central en la revolución de la bossa nova, comparte sus experiencias y recuerdos personales, brindando una perspectiva única sobre la influencia y el legado de Tenório Júnior.

Caetano Veloso, otro pilar fundamental en la música brasileña, aporta su insight, recordando la talentosa impronta de Tenório en el panorama musical.

Milton Nascimento, conocido por su contribución al movimiento Clube da Esquina, también deja su huella en la película, compartiendo sus impresiones sobre el brillante pianista y la época en la que la bossa nova floreció.

La interacción entre estos músicos legendarios y la trama de la película forma un entramado emocional, conectando los elementos de la bossa nova con la historia de un músico cuya desaparición dejó un vacío impactante en la escena musical brasileña.

A medida que estos músicos comparten sus recuerdos, la película se convierte en un viaje nostálgico a través de la época dorada de la bossa nova, ofreciendo momentos reveladores y conmovedores. Además, la inclusión de detalles sobre la banda sonora, como la interpretación de una sesión de grabación de 1964, añade capas de autenticidad y emoción a la experiencia cinematográfica.

La música, en su belleza melódica, se convierte en un personaje por derecho propio, guiando al público a través de la historia y sonando mucho después de que la pantalla de los cines se apague.

Novela gráfica de Dispararon al Pianista por Salamadra Graphic

La obra maestra cinematográfica Dispararon al pianista cobra vida en una nueva dimensión a través de su adaptación literaria. Con un total de 256 páginas, esta obra se erige como una joya para el público adulto, fusionando la genialidad de Fernando Trueba y Javier Mariscal en un formato de tapa dura con sobrecubierta.

Novela gráfica dispararon al pianista

Publicado el 31 de agosto de 2023 por la prestigiosa editorial Salamandra Graphic, el libro proporciona una inmersión más profunda en la narrativa y el arte de la película.

Las grandes dimensiones de 282 mm x 359 mm ofrecen una experiencia visual cautivadora, convirtiendo este libro en un tesoro imprescindible para los amantes del cine, la música y la expresión artística en su forma más pura.

La huella distintiva de la Familia Trueba en la intersección entre el cine y la música.

Fernando Trueba y su familia han dejado una huella distintiva en la intersección entre el cine y la música. Fernando Trueba ha explorado la rica relación entre la música y la narrativa a lo largo de su carrera. Películas como Calle 54 (2000) destacan su pasión por el jazz latino y sus legendarios intérpretes. Además, El Milagro de Candeal (2004) sumerge al espectador en la música brasileña y la vida del legendario músico Carlinhos Brown. Y por supuesto las ya nombradas en este artículo, Chico y Rita y Dispararon al pianista.

Por su parte, David Trueba, hermano de Fernando, ha contribuido al panorama cinematográfico con documentales impactantes sobre figuras como Sánchez Ferlosio y Francisco Nixon. Sus incursiones narrativas, como Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013) y Casi 40 (2018), demuestran una habilidad única para utilizar la música como un hilo conductor esencial que enriquece la trama.

Jonás Trueba, siguiendo los pasos de su familia, ha dirigido su documental Quién lo impide en el que también se rinde homenaje al icónico Rafael Berrio aunque su vida no sea el eje narrativo principal. Además, destaca la cautivadora narrativa de Todas las canciones hablan de mí y la realización de algunos videoclips como “La gran broma final” de Nacho Vegas, o “Balada Baladí” de El Hijo, “Oda al amor efímero” de Tulsa, “Arcadia en flor” de Rafael Berrio y “Aurora y Ayer” para Soleá Morente.

Esta familia de cineastas ha creado historias memorables que capturan la esencia de la música en diversas formas y géneros, consolidando su legado en la cinematografía española contemporánea. Y toda esta información bien merece un artículo completo.

Verdades entrelazadas: la mirada política de Trueba

Fernando Trueba ha demostrado su habilidad para abordar no solo la riqueza cultural y musical de América Latina, como lo hizo en Dispararon al pianista sino también cuestiones políticas y sociales más profundas, como evidencia en El olvido que seremos.

Mientras que Dispararon al pianista se sumerge en la historia de un músico brasileño desaparecido en la Argentina de los años 70, explorando las conexiones con el régimen autoritario de la época, El olvido que seremos se centra en la vida del activista colombiano Héctor Abad Gómez, ofreciendo una mirada intensa a la lucha por los derechos humanos en Colombia.

Ambas películas, cada una a su manera, reflejan el compromiso de Trueba con la exploración de las complejidades políticas y sociales de América Latina. Su habilidad para contextualizar narrativas personales dentro de los tumultuosos trasfondos políticos de Argentina y Colombia destaca su agudo ojo para analizar la intersección entre la vida individual y la historia colectiva en la región.

Dispararon al pianista trompetas

La película Dispararon al pianista, o casi documental, según como se mire, es en última instancia, un recordatorio melancólico de un período tumultuoso en la historia latinoamericana, donde la música y la represión política bailaban en una danza complicada.

Sin desvelar demasiado, podemos afirmar que la película logra equilibrar hábilmente la celebración de la bossa nova con la cruda realidad de los eventos que rodearon la desaparición de Tenório Júnior.

Tras varias semanas en los cines de España, aún se puede en ver en salas pequeñas o pases especiales, como este próximo miércoles en el Artistic Metropol de Madrid. Ya me despido con una foto de Fernando Trueba, el día 13 de octubre, que presentaba la película en los cines Renoir Princesa.

Proyeccion renoir Fernando trueba dispararon al pianista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *